Hilda Hidalgo, orgullosa discípula de Gabriel García Márquez

0
9

Como homenaje a Gabriel García Márquez se presentó en Unasur Cine “Del amor  y otros demonios“, versión cinematográfica de su novela homónima, realizada por la costaricence Hilda Hidalgo quien recibió un impensado regalo de su profesor de la Escuela de Cine de Cuba  obsequiándole los derechos de su novela para llevarla al cine, luego de 5 años de trabajo quedo plasmada “Del amor y otros demonios” convirtiéndose en su ópera prima.

AF: Ante tamaña responsabilidad depositada en  vos ¿cuál fue tu principal preocupación en la tarea que tenías por delante?

HH:  Bueno, cuando empezamos el proyecto para mí fue muy importante repasar las razones por las cuales la novela me cautivó por primera vez cuando la leí en 1994. En esencia tiene una historia de amor prohibido entre personas de edades diametralmente opuestas, como es una niña de 13 años, criada por esclavos en el siglo XVIII y este cura que está viviendo este conflicto que vive la humanidad de cara a la Iluminación y esa historia de amor es lo que me atrapó de la novela y sobre lo que me centré en la adaptación porque la historia original de la novela tiene como protagonistas a María y a Cayetano, y tiene flashbacks donde se van contando historias del pasado, como la de los padres que son los personajes que tienen mas peso en la novela. Quise plasmar esa relación de poder, difícil pero que lograba un equilibrio.

AF: Has dicho que “pareciera que la novela me  eligió a mí y no al revés”

HH: Pues lo digo porque en realidad siempre pienso que es como casual y causal que empezó todo en esta historia de amor de involucrarme en hacer esta pelicula. En ese momento yo estaba trabajando otro guión, otra historia y cuando García Marquez me preguntó si quería hacer, pues claro cómo no. Y sin embargo, en esta novela en particular es la única que podría haber trabajado y que de algún modo me obsesionan y apasionan. De ahí que la novela me eligió. Unos días despues de haber hablado del proyecto fui a su casa de La Habana y entonces a la salida le digo que se suponía que debía regresar a Costa Rica y alargué mi viaje y entonces no hubiera estado aquí. Y él me dice “Cómo crees que uno del destino se escapa?”. Y siempre pensé que tenía tanta razón.

AF: ¿Cómo fue el proceso de guionizar la novela?

HH: Fue largo, porque la pelicula es una coproducción Costa Rica y Colombia y nosotros queríamos mantener el control de esa producción por lo que tuvimos que conseguir tambien los fondos de Costa Rica. Entonces fue un proceso dual: escribir el guión por un lado y conseguir fondos por el otro.. despues yo necesité muchísimo ir a Cartagena. No teníamos dinero y se dio otro vuelco del destino: se estaban ofreciendo unas becas para estudiar la historia de Cartagena a personas que habían sido ex becarios de la Fundación Carolina, yo soy becaria de la fundación así que estaba diseñada par mí. terminé viviendo en Cartagena para empaparme de la historia del siglo XVIII en aquella ciudad. Investigué muchismo la ciudad y la viví mucho.

  AF: Habiendo transcurrido realmente en Cartagena de Indias gran parte de lo que nos cuenta la novela y la mayor parte de su ciudad conserva las imágenes barrocas lo cual hace que Cartagena se convierta de alguna manera en otra protagonista de la película.

HH: Una de las cosas que me dijo Gabo cuando empecé fue que tenía que conocer Cartagena. Me enamoré de la ciudad porque efectivamente muchos de los escenarios de la novela están inspirados en escenarios reales. La casa del Marquez de Valdeollos es la casa del Marquez de Casalduero, el propio palacio de la Inquisición que es una de las locaciones principales. Cartagena tiene una cosa muy sensual que se nota en la novela y que era imprescindible retratar. Para mí era como imposible no filmar allí y tambien implica un costo alto. Es una ciudad turística y filmar no es fácil. Un grupo de amigos y familiares de García Marquez  nos apadrinaron sino hubiera sido imposible prácticamente.

AF: ¿Cómo trabajaste el personaje con Eliza Triana que con sus 13 años tiene sobre sus hombros el peso de la película?

HH:  Eliza es una niña que no había actuado antes y apareció de manera muy linda en el proyecto. Necesitaba alguien que tuviera una mirada con un mundo interior y a su vez con una actitud rebelde. Era una combinación muy particular que yo quería y la conocí cuando tenía 11 años. En realidad es hija de mi director de casting, la vi pasar por la casa. Cuando cumplió 13, yo ya había hecho casting a 800 niñas y de repente la escuché en unas pruebas de casting, nomás hablando, y me volví a convencer que tenía que ser ella. La verdad fue un proceso muy lindo porque fue un juego, no tenía experiencia actoral y el trabajo con el actor español Pablo Derqui que interpreta a Cayetano fue muy importante. El fue muy generoso con la niña.

AF: La película es un retrato de la intolerancia de  la iglesia católica a través del poder absoluto de la inquisición, intolerancia que de distintas manera llega hasta nuestros días.

HH: El tema religioso y político es el verdadero escenario en el que transcurre esta historia. Intolerancia que todavia se vive hoy. Y me interesaba mucho porque en ese siglo XVIII, la fe y la razón entran en gran contradicción. Empieza la humanidad a batallar entre esas dos dualidades. La colonia no es lo que nos habían tradicionalmente contado que era. En Cartagena ocurren cosas extraordinarias que nos cuentan de la colonia y del Caribe que recién ahora estaos conociendo. San Basilio del Palenque tiene una comunidad de esclavos que lograron escaparse y nunca fueron atrapados y lograron mantener sus costumbres y sus modos, y sus lenguajes hasta hoy. Por otro lado, el obispo de Cartagena traficaba harina., por ejemplo. La  novela termina siendo una novela histórica. Cuando estuve investigando sobre todo este contexto descubrí que García Marquez se había inspirado en muchas historias reales.Me pasó con Abrenuncio, el médico portugués que fue expulsado de la Pnínsula Ibérica por querer ejecutar una medicina más naturalista y está inspirado en Méndez Nieto que efectivamente fue un médico portugués real y en la novela dice que Abrenuncio fue pupilo de Méndez Nieto. Todo el tiempo se rompe la frontera entre lo real y lo ficticio.

AF: ¿Cuál fue la opinión de García  Márquez sobre la película?

HH: La verdad que fue muy emocionante mostrarle la película. La primera vez fue increíble. A los 20 minutos me dijo que el relato estaba muy bien contado. Y cuando terminó me dijo que había visto el espíritu de la novela. En ese momento, el alma me volvió al cuerpo.

AF: Habiendo sido alumna de Gabriel García Márquez me gustaría que nos contaras  de esa  intensa relación que viviste con él, qué es lo que te aportó y qué recordarás de Gabriel como persona y como maestro.

HH: Como maestro fue muy exigente y  muy generoso. Combinación que le agradezco. Era un gran apasionado por las historias y nos contagiaba, era muy generoso con el conocimiento. Ese taller lo disfruté muchísimo porque era un taller para egresados de la escuela de cine y esa escuela se fundó con el dinero del Premio Nobel, le tenía especial cariño. Mas que bien, la Escuela de San Antonio de los Baños termina formando una especie de familia. En lo personal lo que pasó fue que como ese taller se daba una vez al año, él tenia una idea de algo que tenía que trabajar y no terminaba de resultar. Uno tiene la impresión que alguien que ha llegado a ese nivel creativo va a imponer sus ideas y no fue asi. A pesar de la experiencia que tenía siempre compartió todo con gran generosidad. Esa fue una enseñanza de vida.

Muchas gracias por tu película Hilda porque muchísima gente que, por distintas circunstancias, no tenga posibilidades de leer la novela conocerá una obra fundamental  de la carrera de Gabriel García Marquez.