Unasur Cine 2014: El río que nos atraviesa

0
8

El río que nos atraviesa es un documental bastante personal – ya que su directora ha formado parte de la comunidad de los waraos y crecido en ella – que pretende hacer eco sobre la contaminación de la cuenca del río Orinoco, y sobre las consecuencias que genera en los pueblos indígenas. Más precisamente es un llamado de conciencia a esas contradicciones donde sus habitantes han dejado de pensar en el “nosotros”, para centrarse en el “yo”.

- Publicidad -

La pregunta angustiante para el espectador, que se desprende de la realidad en que viven sería:¿Que puedo hacer con el Orinoco? Ya que los indígenas viven rodeados de agua, pero está sólo sirve para bañarse o lavar la ropa.

La explotación del petróleo es el eje del cambio de su ecosistema debido a la tentación del poder económico.

Este documental comenzado en el 2007, nos muestra además la riqueza infinita que podría generar el río, y los cambios que se suman cada día más. No pudiendo controlar ni la muerte de la flora, y la fauna, sino el latente peligro de los escapes de gas.

La película se estrenara en las salas comerciales 8 de octubre. Pero antes ha tenido un recorrido previo por las comunidades indígenas, porque esta les sirve para discutir el tema de los “seudo” beneficios de algunos pocos, y la realidad de su costo.

El cine en Venezuela es una industria que crece año a año. En el 2014 se han estrenado 52 películas, ya que el CENAC, les ha dado un apoyo grande a los nuevos realizadores, y un espacio.

El río que nos atraviesa fue filmado en 3 etapas de rodaje 2009, 2010 y 2012. Y su objetivo es seguir pensando con los 72 pueblos indígenas que existen y hacer saber que ellos desean ser escuchados por lo que ya ha sucedido, y por lo que puede seguir sucediendo en el futuro.

Hay siempre una búsqueda implícita de la madre tierra y de sus ancestros y hay muchos personajes mujeres, incluso la madre de su directora. Y uno de los modos de contar la historia de su pueblo es escuchar sus canciones.

8 meses de edición con una directora cubana, fue muy enriquecedor para el documental, igual que el uso de la animación, una herramienta a la hora de narrar.

Dijo su directora en conferencia de prensa : “Es importante que los indígenas sean consultados antes de hacer nada, y en todo caso saber que les ofrecen a cambio, porque viven rodeados de agua que no pueden usar, salvo para bañarse. Y se están dando muchas malformaciones y no son gratuitas.

imagesAhora al menos ahora está la consulta previa, hay esos cambios.

Los venezolanos no están acostumbrados a ver cine de su país en este momento hay 8 películas en cartel. El público está entendiendo que los temas que se tratan son otros.”

Un documental con un buen trabajo de campo, que muestra no sólo el estado de un río dador de vida que contiene una de las mayores reservas petroleras del mundo, sino las contradicciones que genera la apropiación del petróleo.

Que a la vez es un viaje en el tiempo, que habla de los orígenes y del tiempo de la espera … de un cambio, aunque parezca una utopía.

Es bueno saber que se trabaje sobre esto, que se haga uso del cine como herramienta de concientización, que el cine venezolano crezca, y que podamos ver un buen documental.