Banklady

0
52

Como parte del Festival de Cine Alemán, el film de Christian Alvart cuenta la historia de la primera mujer en la historia de Alemania que robó bancos. Con una estética muy atractiva ambientada en los años ’60, Banklady retoma muchos elementos del clásico Bonnie and Clyde.

Banklady tiene todos los componentes de un cine comercial exitoso: una estética retro, un relato lineal donde las explicaciones pasan por la piscología de los personajes y una suerte de happy end. Sin embargo, cae en muchos lugares comunes, y por momentos, la subtrama es más interesante que la trama principal.

Gisela Werler (Nadeshda Brennicke) es una operaria de máquinas en una fábrica de estampado de telas. El auge del consumismo en Alemania Occidental, fomentado por los medios masivos de comunicación, no está al alcance de su mano: con su magro salario debe hacerse cargo de un padre autoritario y lisiado, y una madre oprimida que no trabaja. Casi por casualidad conoce a Peter (Charly Hübner), un ladrón de bancos de poca monta. Completamente embelezada por este sujeto, y sublimando todas sus frustraciones en los atracos bancarios, Gisela emprende un peligroso camino de descubrimiento personal.

En la trama principal las justificaciones de las acciones provienen de la psicología (Gisela tiene una familia que la oprime, se enamora y es capaz de todo por satisfacer a su amante). Aunque en la subtrama aparecen otros elementos más interesantes como el consumismo de los años ’60 y quienes quedan excluidos, la liberación sexual, el rol de los servicios de inteligencia, ninguno de estos temas están muy desarrollados, sino que son presentados como un marco, un trasfondo de la historia de amor y acción.

Repite: Martes 16/09 a las 14:30 hs en Village Recoleta.