Feito por Brasileiros, la otra Bienal en San Pablo

0
47

Anoche, 9 de septiembre de 2014, inauguró la mega exposición Feito por Brasileiros, una impresionante muestra de arte contemporáneo con trabajos que en su mayoría pertenecen a artistas locales. Situado en el antiguo hospital llamado Humberto Primo, más conocido como “la maternidad Matarazzo”, donde nacieron alrededor de medio millón de paulistas, en un complejo de tipología hospitalaria de la década del 20, que se yergue en la zona de Bela Vista, a pocos metros del MASP y de la populosa Avenida Paulista.

DSCN1398

Un centenar de artistas participantes, con curaduría general de Marc Pottier, se apropian creativamente de un espacio que a momentos se vuelve distópico, extravagante y tenebroso, ya que está en condiciones de precarias, prácticamente como fue encontrado luego de dos décadas de abandono porque fue cerrado en 1993. Se prevé su reestructuración para convertirlo en un espacio de atracciones, arte contemporáneo y conciertos, en manos de una importante organizadora de eventos y productora de proyectos de peso internacional. Sin dudas, tras este proyecto hay una búsqueda de impacto, como puede verse en el video oficial de presentación que aquí incluimos:

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=4LBGhfINk78#t=78[/youtube]

La exposición coupa 5 pabellones, más los jardines, más un espacio posterior, la capilla y la maternidad propiamente dicha. Ninguno de estos 8 espacios cerrados tiene la misma forma ni ocupa la misma superficie.

Ya desde la entrada vamos recibiendo señales de lo que la propuesta promete, esta sensación de invasión del arte en la naturaleza de una zona sentida por la gente como un Jardim, de los que en San Pablo afloran en muchos barrios. Ni bien entramos al predio nos recibe la instalación de Arne Quinzen (Bélgica, 1971), una suerte de tejido de maderas que contrasta con el cielo,  para articular una propuesta integradora del adentro y el afuera, en los cánones del nuevo arte público.

DSCN1366

Como dice su propio creador: “Ciudades como museos al aire libre, suena como un sueño idealista, pero estoy luchando para hacer realidad este sueño. Confrontando a un público rodeado de arte todos los días. El arte tiene una influencia positiva en las personas y en su desarrollo: amplía sus horizontes y los hace más tolerantes con las diferencias en la sociedad “.

Otras obras desde afuera: los videos proyectados en las mismas ventanas por Labcidade, con caras que nos hablan, recubiertas por filtros de colores que le dan un tono particular. Son definidas por el proyecto como “acciones cordinadads e interconectadas que tienen como objetivo abrir el diálogo con la poblacoón sobre el pasado, el presente y el futuro de Cidade Matarazzo “.

Labcidade
Labcidade

 

También al aire libre aparecen  las intervenciones de Myriam Mechita (Francia, 1974), Jean Michel-Othoniel (Francia, 1964 ) y Tunga (Brasil, 1952), este último con el mismo tipo de trabajos que están presentándose en estos días en la galería Mendes Wood.

Tunga
Tunga

 

Al entar al edificio nos recibe Baba Antropofágica (1973) un registro en video de Lygia Clark (Brasil, 1920-1988), y ya aquí comienza la particularidad de la propuesta que al menos, desde lo museográfico, se presenta sumamente atractiva, porque el espacio está listo para ser reciclado, y por lo tanto tiene las marcas notorias de deterioro.

Las salas, habitaciones, espacios se ofrecen intervenidos por cada artista, y en este primer pabellón A se destacan los trabajos de Sofia Borges (Brasil, 1984), Rochelle Costi (Brasil, 1961), Rodrigo Bueno (Brasil, 1967), Nick Cave (EEUU, 1959), Francesca Woodman (EEUU, 1958), Alvaro García de Zúñiga (Uruguay, 1958) y Nino Cais (Brasil, 1969), entre otros.

Rodrigo Bueno
Rodrigo Bueno

 

Héctor Zamora (México,1974 ) presenta una intervención en dos partes: un video a pared pelada (como están la mayoría de los videos, dicho sea de paso, con todas las irregularidades y suciedades de la pared), donde se muestra la acción de romper macetas contra el piso del patio interior a la que dan los pasillos que comunican ese pabellón, y el propio patio, tapado con las macetas rotas.

DSCN1483
Héctor Zamora

Una rareza de este primer pabellón es el trabajo de Vik Muniz (Brasil, 1961),  O curioso caso de Agenor Andrade de Fulho (Ou, O episodio das pedras invisíveis), una instalación que realiza en una de las salas a partir de archivos encontrados en el propio Hospital sobre el caso de alguien considerado un hipocondríaco. Decimos una rareza porque es casi un registro de archivo, con variedad de documentos, muebles y frascos que permiten crear una ambientación del propio proceso de este personaje, alejado de la metodología y tipo de trabajos que tradicionalmente produce este artista.

Vik Muniz
Vik Muniz

 

El siguiente pabellón tiene una de las instalaciones más impactantes, en la escalera central del edificio, tomada, y anulada como tal, por un gran charco de agua negra brillante y espejada, que continúa en las habitaciones posteriores, obra de Per Barclay (Noruega, 1955).

DSCN1485

En el tercer pabellón, en el punto medio de la propuesta, el espacio aparece presentado de color naranja, con marcas típicas de los pixadores paulistas, es decir, grafiteado por la intervención de Tribo Warli y Caligrapixo (Brasil, 1981), volviéndose más ornamental y menos destruido, aunque se destaca la propuesta de Cecile Beau (Francia, 1978)y sus escombros, que parecen esculturas de un paisaje apocalíptico, aunque estén hechas desde el diálogo con la misma destrucción edilicia.

A partir de aquí la propuesta se hace más integrada, abundante en videoinstalaciones, trabajos de diseño, interacción con el público y deconstrucciones ambient, que buscan promover experiencias más sensoriales y participativas. Ene ste sentido, un espacio extrambótico se abre paso, en manos del realizador Kenny Scharf (EEUU, 1958), quien logra sacudir la locura fantasmagórica del panorama hospitalario con su Cosmic Cavern #31 São Paul.

Sin dudas, la propuesta de Oskar Metsavaht (Brasil, 1961) artista multidisciplinar que aborda la experiencia de la indumentaria, la arquitectura y el diseño desde un lugar distinto es uno de los puntos más altos del recorrido.

Fuera esperan la Palmera/cámara oscura de Teruhisa Suzuki (Japón, 1956), otro punto estimulante del recorrido, y, finalmente, la potencia visual de la intervención de una de las artistas contenmporáneas más estimulantes y creativas, Joana Vasconcelos (Portugal, 1971), quien con su Valquiria Matarazzo, una enorme forma femenina que atraviesa toda la muy barroca capilla de la Cidade, hecha de mat4erial textil y luces, como una enorme serpiente que atraviesa y acompaña la sacralidad del recinto de un modo entre inocente y provocador.

Tan potente como la propia bienal, como suelen ser todas las actividades paralelas que se proponen en cada edición de dichos encuentros pero con una vocación más mega-espectáculo, la propuesta de Feito por Brasileiros sigue afirmando y consolidando las propuestas paulistas entre las más acertadas de todo el continente. Recomendamos no perderse su visita, y sobre todo, agendar el espacio que sin dudas crecerá.

 

Pueden utilizarse las fotos en medios digitales si se cita la fuente, es decir, copiando la licencia “©leedor.com”. las fotografías aquí presentadas, tienen autoría.