Inauguró la 31° Bienal de San Pablo: 5 imperdibles

0
25

Noche primaveral del 6 de setiembre en San Pablo. Mucho público como siempre recorrió formalmente una nueva edición de la potente Bienal del Parque Ibirapuera. Una bienal que propone un lema sin brújula y al que curiosamente habrá que lanzarse no de modo modo sencillo: ¿dónde están las cosas que no existen?

- Publicidad -

Crípticas, poéticas, subjetivas, provocadoras, metalinguísticas, las obras de esta bienal se distinguen por dos cosas: pensar que lo que no existe está en lo real, en el mundo que nos rodea, un mundo destructivo, apocalíptico, ensordecedor pero maravilloso, y catalogar poéticamente utopias pasadas y futuras, históricas y ficcionales de modo que algunas sean entendibles a simple vista pero tambien de modo que otras, merezcan un largo tiempo de dedicación personal, de lectura, de entendimiento y emocionalidad. Lo histórico está en las líneas de tiempo pero tambien en las obsesiones por soportes “vitales”, desde el 16 mm al muro teñido con tierra, en la revisión de técnicas ancestrales(tejido, cerámica, madera), lo ficcional en el concepto de puesta en escena: entrar a un escenario donde el espectador es finalmente la obra. Ya no hay preguntas sobre esto: el qué hacemos con el espectador siendo la obra ya es una declaración extrema y explicita.

Voy a marcar mis primeras cinco,

El museo travesti del Perú es un trabajo de archivo, un micromuseo que a partir de la idea del drag queen Giuseppe Campuzano presenta lo que se propone como una “contranarrativa gay” (hay algo más inmaterial que la contranarrativa. El archivo consiste en objetos, tapas de periódicos, fotografías antiguas, presentpandose como un museo que recorta la historia com una historia atravesada por transexuales, trasvestidos (los ángeles arcabuceros por ejemplo), una histoira personal (la de Campuzano) y social (la de los “invertidos” encarcelados por vestirse con ricos vesditod de mujeres.

detenido

 

Cities by the river, de la egipcia Anna Boghigian coordina el registro de vivencias y costumbres a los costados de tres ríos del globo: el Ganges, el Amazonas y el Nilo con dibujos expresionistas de factura desenfadada, en el centro del espacio un cuarto pequeño hecho de paneles de abejas: colectividad, mutualidad, democracia, trabajo colectivo.

 

Errar de Dios La propuesta más lúdica de la bienal: la del grupo argentino Etcétera que dialoga con obra ya consagrada de León Ferrari: vírgenes con cucarachas, intervenciones del infierno del Bosco, o el Juicio Final de Miguel Angel y que parte a su vez de una frase del propio León: “Conversaciones de Dios con algunos hombres y de algunos hombres con algunos hombres y con Dios. En un gran anfiteatro de madera con tubos de telefonos negros dispersos por las gradas habrá que atender al ring de Dios (o no) y contestar su preguntas o sus sugerencias que a su vez saldrán en un gran megáfono de este purgatorio infernal rodeado por un grandes fotografias en blanco y negro, donde se elevea también (por qué no el dios Google).

En Sem Titulo, Eder Oliveira replica en un muro de la Bienal los grandes rostros que suele pintar en las paredes de su ciudad, Belém do Pará, en Brasil, rostros marcados por la marginalidad, “desesperados sociales” que impactan por su factura concentrada y enérgica.

semtitulo

Map, de Qiu Zhijie, un gran grafito sobre una pared de mas de 20 metros de largo que mapea (“el mapa como una de las principales maneras en las que la sociedad occidental llega a un acuerdo con el mundo”) localidades mentales, culturales, conocimientos literarios, estados emocionales y políticos: está la Isla de la Utopia Tomas Moro, pero también la isla de los Teachers, de los Filósofos, el territorio de la Nasa, la Península de la Conspiración y sus ciudades: Demagogia, Prejuicio, Discriminacion. Este enorme dibujo en blanco y negro se despliega en uno de los muros laterales del pasillo de ingreso a la Bienal, y preanuncia, sintetizando, todo ese gran artilugio con el que el arte nos presenta maneras de pensar el mundo.

 

Fotos en Galeria de Imágenes I

Mañana, cinco más…