Entrevista a Gülsün Karamustafa en la 31 Bienal de San Pablo

0
17

Entrevistamos a Gülsün Karamustafa (Ankara, 1946), artista textil, narradora, directora de cine, presente en esta Bienal que reconfirma a partir de estas selecciones su vocación de explorar márgenes y periferias con excelentes propuestas.

KC: ¿Cuál es el proyecto que presentás en la 31 Bienal de San Pablo?

Gülsün Karamustafa: Expongo dos trabajos en la Bienal. Uno es una instalación con tela One is an installation “Illustrated History”, de 1994 y el otro es un video film en dos pantallas, “The Settler” de 2005.

KC: ¿Cómo piensa que su presencia en la Bienal influye o transforma su propia experiencia como artista, considerando la diferencia entre ambosd países, Turquía y Brasil?

GK: La escena de Brasil no me resulta ajena para nada. Hay demasiadas similitudes que se pueden poner en común con nuestra experiencia.  Sobre todo la influencia de la Bienal que se celebra en Sao Paulo tiene un gran poder como evento en sí, como lo tiene la Bienal de Estambul. Por supuesto, la Bienal de Sao Paulo es una institución más antigua y con más experiencia pero puedo decir que con su pequeña historia, la Bienal de Estambul también tiene sus maneras de reunirse con un gran público y cumple con su tarea.

KC: Puedo ver en su trabajo una reflexión crítica acerca del par tan estigmatizante occidentalismo/orientalismo. En este sentido, son el collage y el patchwork modos de aglutinar experiencias mundiales que vivimos todos los días? ¿Tiene el artista algún role en esta relación?

GK: En mis obras juego con la idea de ese par estigmático, occidentalismo/orientalismo, como usted lo describe con sus propias palabras. Me gusta mucho esa idea, porque yo vivo en un punto del mundo desde donde puedo ver ambos extremos. Por lo tanto como un artista de Estambul que se encuentra en un lugar intermemedio entre el este y el oeste siempre he pensado que tengo el derecho de hablar sobre eso, pero tengo que añadir que mi producción de arte va m{as allá, está siempre fija en esa idea. Como artista, soy una narradora de historias y me gusta hablar de las cosas que se relacionan con las vidas humanas.

KC: ¿Cómo llega a las prácticas textiles? ¿Cuál es el lugar del artista textil en el mundo del arte contemporáneo?

GK: El textil entró en mi expresión artística a principios de los 80, mientras me tocó presenciar el gran movimiento migratorio del campo a mi ciudad de Estambul. La ciudad en la vivía tenía una población de dos millones, y de entonces se convirtió en una ciudad de 15 millones en pocos años. Esa fue una época en la que pude presenciar la hibridación de la cultura de la ciudad por el choque de la nueva cultura que fue traída desde el campo. Hubo un gran aumento en el consumo de objetos kitsch, así como de producción de las alfombras de pared kitsch que se produjeron en gran medida para decorar las paredes de las casas pobres de los recién llegados. Me quedé muy impresionada por las imágenes que esas telas representas y durante un tiempo hice uso de ellas en mis obras de arte.

KC ¿Qué piensa de las artes en Turquía hoy?

GK:  Los 90s fueron una época que cambió las cosas no solo en Turquía si no en todo el mundo. La caída del Muro de Berlín, el cambio de los regímenes cambió los paradigmas, especialmente en las nuevas posibilidades de comunicación. Las bienales, de algún modo, ayudaron muchísimo para brindar un nuevo lengiuaje de comunicación en el arte, no solo en Turquía sino en otros países a lo largod e la última década del siglo XX.

G. Karamustafa Kaftan04

Illustrated History y994 (detail) (courtesy of the artist and RAMPA Gallery)