Tony Chakar en la 31° Bienal: “Acerca de otros mundos que están en éste”

0
12

Tony Chakar (1968, vive y trabaja en Beirut) es un artista libanés que participa en esta 31 Bienal de San Pablo con un proyecto que este evento cataloga como Conferencia-Performance, “donde examina imágenes observadas a través de las redes sociales sobre las revoluciones árabes y los diferentes movimientos de ocupación en el mundo entero”.  Arquitecto y escritor, su quehacer tiene una fuerte marca filosófica.

Lo entrevistamos para charlar sobre su trabajo, sobre el rol del artista y saber su mirada sobre el arte contemporáneo. También le pedimos su opinión sobre un tema conflictivo que se ha suscitado en estos días, el del cuestionamiento al sponsoreo económico de la Bienal por parte del Estado de Israel.

KC: Tu trabajo en la 31Bienal, “Of Other Worlds That Are in this One” (De otros mundos que están en este), ¿qué mundo muestra? ¿Es el artista contemporáneo un hacedor de cosas reales? Pienso en dos líneas, una, desde la frase de Paul Eluard, con toda la carga surrealista que tiene, y por otro lado, parece atravesado por un fuerte poder utópico y paradojal…

Tony Chakar: el trabajo no “muestra” otro mundo, pero apunta a la posibilidad de encontrar “otro mundo” en este. Apunta al horizonte de este mundo, en otras palabras, a su slímites y limitaciones, y muestra un crack, como un rayo en el cielo de la noche, donde se puede vislumbrar algo – solo vislumbrar. de lo que hay más allá de lo que podemos imaginar en este momento.

Esa visión es diferencia no fundamental entre el pensamiento místico y el mundo hiperracional de la tecnología.

En este trabajo hay imágenes, retratos, con refranes elegidos entre los primeros cristianos y las tradiciones místicas islámicas. Los retratos provienen de imágenes que tomé cuando viajo pero no eran visibles para mí, porque no intenté tomar las fotos de esa gente. Pero entonces, un software de reconocimiento facial, un algoritmo, decidió que “se trata de una cara”, y yo acepté esa elección. A veces de algoritmo podía cometer un “error” A veces el algoritmo cometería un “error”, y decide que una rueda de un coche es una cara, o una parte de una pared, y a veces hay rostros de gente, pero no los “ve”. Yo no considero esto un simple error, sino un defecto profundamente arraigado en el mundo racional de estos algoritmos, un defecto que nos permite ver sus imperfecciones. Este momento es muy similar a la “cesura” mística, cuando el místico se da cuenta de las limitaciones de este mundo, y ve otro (posible) mundo, no más allá de nuestro mundo, sino dentro de él.

 

face-14

En nuestra cultura moderna hay una separación estricta entre lo racional y lo que es místico o espiritual – y de repente hay un momento en que nos damos cuenta de que esta separación no es “natural”, sino que ha sido forzada y construida por más de 500 años. Que las cosas no tienen necesariamente que ser así, que hay otros modos que uno puede tener en cuenta. “De otros mundos que están en este” habla de eso.

KC: ¿De qué manera este proyecto se ensambla con tu trabajo previo, por ejemplo, con esa maravilla de proyecto fraseado “Jackson Pollock´s paintings are really plans for imaginary cities” (Las pinturas de Jackon Pollock son en realidad planos de ciudades imaginarias)?

Tony Chakar: The Eyeless Map es un trabajo que hice hace algún tiempo, hace pocos años, por lo que la conexión no es tan dorecta… pero hay conexión de todos modos. The Eyeless Map fue un intento por producir un mapa alternativo de Beirut, pero um mapa distinto de los mapas que conocemos. Cuando pensamos en un “mapa”, pensamos en un papel donde hay líneas y puntos, y se supone que eso representa una ciudad. Esas líneas son dibujadas de acuerdo a coordenadas XY, de un modo totalmente matemático (y en consecuencia, un modelo de racionalidad). En aquel entonces, yo estaba pensando en qué tipo de conocimiento nos ofrecen los mapas sobre las ciudades, y me decidí a producir un mapa alternativo, un mapa del interior de la ciudad y no un mapa desde donde volar por encima de la ciudad y mirar hacia abajo .. . así que era un mapa “sin ojos”, un mapa que no necesita un ojo desde arriba mirando hacia abajo para materializarse. El mapa que hice tomó la forma de historias alegóricas producidas por un cuerpo al caminar dentro de la ciudad.

Así que ya ves, la preocupación por nuestro mundo que está supuestamente construido sobre la racionalidad sigue ahí, ya sea en el presente trabajo, o en el anterior … pero creo que unos diez años separan a los dos, por lo que una relación directa es difícil de encontrar.

KC: ¿Qué pensás sobre el rol del artista en los procesos y prácticas políticas?  Días pasados, conversando con Francis Allys, decíamos que hay un nuevo contrato entre los artistas y la gente. La gente cree en los artistas, no en los líderes políticos. 

Tony Chakar: La relación entre arte y política es muy difícil de definir, porque es una relación entre dos entidades cambiantes, que evolucionan y esquivas. Considero que mi trabajo es muy política, pero no en el sentido de activismo directo. Yo creo que cuando empiezas a hacer activismo a través del arte se mata tanto lo artístico como lo político, porque se reduce la relación entre los dos a una fórmula mecánica sencilla que se puede repetir una y otra vez.
En cuanto a lo que dijo F. Allys, me gustaría creer eso, pero yo soy un poco más pesimista. Por otra parte, estoy de acuerdo en que el arte puede crear un espacio diferente del estrecho y limitado producido por la política cotidiana, que siempre es una repetición de sí misma, o el eterno retorno de lo viejo disfrazado de nuevo. El arte puede romper ese círculo vicioso, y apuntar a algo más, algo realmente diferente. Esto es a la vez extremadamente difícil y una inmensa responsabilidad que los artistas llevan.

 

chakar1

 

 

KC: ¿Qué sucede con la Bienal y el sponsoreo de Israel? Realmente la Bienal al retirar el sponsoreo devolvió el dinero que le aportó este estado? 

Tony Chakar: No, la Fundación de la Bienal no retornó el dinero, porque, como ellos explicaron, estaban legalmente obligados por contrato. Pero se disoció ese dinero de los fondos generales de la Bienal, de modo tal que esta suma se destina solo a proyectos de artistas israelíes.}

Esto no es lo que originalmente pedimos en nuestra primera declaración, pero pero sin dudas es mucho, porque nuestro objetivo era frenar la presencia de Israel como un proveedor normal entre los que aportan fondos, y logramos exactamente eso, aunque con un significado distinto. Además, el logo del consulado de Israel que está en la website, linkeaba a su sitio con el titular “Israel under attack” (Israel bajo ataque). Esto es completamente inaceptable, por el supuesto políticamente neutral que sostiene la Fundación de la Bienal, y por obvias razones políticas: en ataque en Gaza reclamado por más de 2000 personas, la mayoría civiles sin población civil israelí; entonces esa reivindicación “Israel bajo ataque” es una mentira flagrante. Hoy ese link fue removida del sitio de la Fundación.

Otra cosa muy importante, no solo para esta Bienal, si no para cualquier otra manifestación artística, es la transparencia de los fondos: hay ahora una aceptación general de la idea de que los fondos, cualesquiera sean, tienen impacto en la naturaleza de los trabajos artísticos que se muestran. La contradicción puede ser tan fuerte que un financiamiento puede anular el contenido político de la obra de arte. Esta idea debería continuar expandiéndose en el futuro.