Fernanda Orazi: La Realidad de Denise Despeyroux

0
23

Fernanda Orazi es una actriz argentina que vive y trabaja en España hace años. Ahora está de gira con la obra La Realidad de Denise Despeyroux, que ya se presentó en España. Del 2 al 6 de septiembre estará en el Centro Cultural San Martín (Sarmiento 1551).

- Publicidad -

La Realidad fue estrenada en el Festival Fringe (Madrid 2012). Debido a su éxito, subió a escena en el Teatro Fernán Gómez y realizó una  gira por España. Fue nominada al Premio Max Revelación y al Max 2014 por mejor autoría y mejor actriz. El espectáculo juega con procedimientos teatrales incorporando las nuevas modalidades de comunicación virtual, lo que permite que una misma actriz encarne dos personajes.

La realidad

Contanos un poco esto de hacer una obra incorporando el Skype.

La verdad es que resultó una experiencia como mínimo interesante para mí. Cuando nos juntamos con Denise para hablar de la posibilidad de hacer esta obra, coincidimos las dos en el cero deseo de hacer monólogo; a ninguna de las dos nos atraía esa idea. Denise estaba escribiendo una obra en la que me había propuesto trabajar para hacer de hermanas gemelas, y entonces nos pareció una buena oportunidad para abrir el mundo de estas hermanas en una especie de pieza satélite de la obra que ella estaba escribiendo. En la obra original, estas hermanas hablarían por Skype y así fue como, en esa voluntad de evitar a toda costa el monólogo al uso o, lo que era peor para nosotras, eso de salir como una y entrar como la otra, Denise propuso de una la videoconferencia ¿Cómo es? Es raro al principio hablar con una misma  hasta que cada una de las dos voces va cobrando fuerza, se compone, se produce, aparece, en relación a la otra. Esto fue interesante en la medida en que, era imprescindible una escucha muy rigurosa, que se supone que una debería tener en todo proceso de creación, pero que, en este caso, tal vez por ser tan explícitamente una misma voz que es otra…, no sé, por alguna razón, esa escucha aquí ocurría de un modo muy evidente. Cada función tiene que ocurrir; por más que sea un video ya grabado, siempre igual, puedo jurar que la voz, la otra, que está grabada hace dos años, cambia según quién y cómo la escuche.

¿Compusiste de alguna manera especial este personaje?

Era una composición, como decía antes, dialogada, se componían mutuamente. Denise las concibió como una especie de opuestos complementarios. Pocas veces pudimos pensar durante el proceso, diría que nunca, a la una sin ser en relación a la otra. De hecho escuchar y ver el video de Luz sola, sin la voz de Andrómeda, puede ser un embole total, pierde sentido totalmente.

La realidad

Vos sos también directora, ¿influye eso a la hora de actuar; por ejemplo, sos de dar indicaciones, de hacer sugerencias en los ensayos?

No le doy indicaciones a la directora, sí hago sugerencias, pero no tiene que ver con un rol de dirección. Eso que podría ser como sugerencias son pensamientos, sensaciones, ideas, imágenes que surgen en mí en la experiencia del ensayo o a partir de eso. Tiene más que ver con que el espacio del ensayo es de todos, y las palabras del autor y sus ideas dialogan con cuerpos reales; yo no sé trabajar de otra manera, todo lo que se arroja al espacio de ensayo por más definidamente cerrado que parezca a priori, allí se abre, y dialoga, aunque uno lo niegue, por más fuerza que uno le haga a eso. Si no nos hacemos cargo de que eso ocurre, luego le juega en contra al trabajo, a eso que hacemos juntos. En ese sentido el trabajo con Denise fue un diálogo permanente, estuvo bueno; fue un proceso en el que las dos estábamos a favor de ese tercer lugar, el entre nosotras.

¿Qué es El rumor?

Es una compañía que formamos con actores que entrenaban conmigo. En 2010, cuando terminamos el entrenamiento en julio, surgió el deseo de seguir trabajando, el contexto del taller era una máquina de generar material, eso que se da a veces en los grupos. Hicimos dos obras, la última El Futuro, en 2013. Fue una muy buena experiencia. Yo no me considero directora, por eso no hablo de próximos montajes ni nada de eso. Me ha pasado algunas veces en la vida que me encontré con gente con la que quería trabajar y felizmente coincidíamos. El rol mío en la dirección siempre acaba siendo más pedagógico, por decirlo de alguna manera; no tengo deseo de dirigir en sí mismo, Cuando hay deseos mutuos, puedo asumirlo; si no, ni me interesa. Él trabajo con los chicos de El Rumor fue superimportante y nutritivo en términos de deseo y artísticos, un gran encuentro.

¿Ya que conocés otros mercados, cómo ves al teatro argentino en relación con el de otros países?

Solo puedo intentar pensar algo acerca del teatro en España, y muy tímidamente. No podríamos decir que conozco otros mercados y, para ser rigurosos, tampoco podría afirmar que conozco algún mercado. No quiero dar una respuesta rebuscada, pero el tema de pensar el teatro argentino en relación con el de otros países últimamente me resulta tramposo, porque es verdaderamente difícil pensarlo “en relación” y no ponerse comparativos ¡Trampa! No hay comparación posible entre lo que ocurre, porque el teatro en un país y en otro son fenómenos radicalmente diferentes y acabamos cayendo en malentendidos cuando hablando de teatro unos y otros creemos estar hablando de lo mismo. El teatro no puede pensarse, creo yo, independientemente del contexto, y no significa ni hace lo mismo hacer teatro aquí o en España o en Bélgica o en Rumania etc. Sí es verdad que muchas obras Argentinas están viajando a festivales de Europa o están siendo programadas en los teatros de allí, de lo cual uno puede deducir un especial interés por el teatro que se produce en Argentina en relación con el resto de Latinoamérica, por ejemplo ¿Qué le hace una obra Argentina a los festivales o a las programaciones de Europa? Eso es algo que sabrán muy bien los que de verdad conocen el mercado, los que lo inventan. Por mi parte puedo decir que intuyo una especie de relación como carnal con el teatro en Argentina; hablo de las obras que a mí más me interesan. El teatro piensa en y a través de los cuerpos en relación con las ideas y las cosas; piensa ahí, en su propio hacerse. No digo que no haya gente que teoriza, al contrario, hay mucho pensamiento y altamente interesante y nutritivo en muchos casos para mí, pero no está escindido de la práctica: el teatro es práctica. Quizá en Europa uno ve más teatro de ideas; ve antes del teatro muchas ideas acerca del teatro. No es una generalidad esto que digo, por supuesto.

¿Qué sigue después de las funciones de La Realidad?

Vuelvo a Madrid a hacer funciones de Muda y Los Ojos de Pablo Messiez, durante septiembre y octubre, y paralelamente estrenamos en octubre en temporada alta en Girón una versión muy libre de Acreedores de Strindberg, que se llama A- Creedores, dirigida por Claudia Faci en la que actuamos Claudia, Pablo Messiez y yo. En noviembre empiezo a ensayar en el CDN (Centro Dramático Nacional) de Madrid una versión de Rinoceronte de Ionesco que se estrena el 17 de diciembre.

Fotos: El crédito de la foto de Fernanda es de Javier Naval y el de las de la obra es de Daniel Alonso.