La mano que tacha, Paula Banfi, reestreno en el Centro Cultural Borges

0
11

¿Cuál es la materia prima con la que trabaja el escritor? La mano que tacha, dirigida por Paula Banfi, escenifica las ideas, los personajes, los fantasmas, los recuerdos, es decir, toda la previa a la puesta en papel que se transforma en un eterno escribir y tachar; recordar y anotar; reescribir, corregir, detenerse, traer a la memoria cualquier cosa que nos saque de la hoja en blanco.

- Publicidad -

Con una puesta en escena muy original, la obra trabaja con el espacio físico pero también con su profundidad. Hay una mesa y un escritor que trabaja; en el fondo se ve una pantalla que ininterrumpidamente nos proyecta lo que está en la mente del personaje, toda su vida pero en retazos, en fragmentos significativos en tanto serán materia prima para una posible escritura. También está en escena el personaje femenino que es la encarnación de esas vivencias, la corporización de los diferentes recuerdos que interpelan al escritor, discuten con él, le provocan diferentes emociones, lo obligan a decidir qué será de todo eso lo que finalmente quede plasmado en la hoja. Por último, los músicos, a la izquierda del espectador, colaboran para darle a toda la obra un toque onírico, casi surrealista.

A partir de la puesta, entonces, se abre el espacio una dimensión que escapa a lo que acontece en escena porque al trabajar con dos lenguajes diferentes –el cine y el teatro– se superponen dos espacialidades, dos temporalidades, dos formas de concebir lo que se narra.

La mano que tacha se presenta como un proyecto de edición en escena porque cada función es distinta de la anterior, en cada una hay un juego diferente a partir de los textos de Luis Cano. Las actuaciones de Lola Banfi –excelentes sus cambios de personajes– y de Mariano Kevorkian acompañan cada uno de los momentos, las atmósferas y los distintos estados de ánimo relacionados con lo que va surgiendo en la memoria. En esa atmósfera colaboran por supuesto la iluminación, pero también los elementos que se encuentran en escena –el escritorio, los papeles–; los sonidos y los silencios.

La obra de Paula Banfi se constituye en una propuesta experimental, un cruce de lenguajes, una manera de pensar el teatro como una experiencia nueva en cada representación. En síntesis, es un teatro donde el espectador es el encargado de darle una unidad de sentido a los diferentes fragmentos que se suceden en escena.

Ficha técnica

Actores: Mariano Kevorkian, Lola Banfi; directora: Paula Banfi; textos: Luis Cano; músico: Sebastián Pandolfelli; cineasta: Martín Rieznik

Todos los sábados a las 20.30, en el Centro Cultural Borges, Viamonte 525. Informes: 5555 5358/9. Entrada gral. $70, estudiantes y jubilados $40.