11º PIRIÁPOLIS DE PELÍCULA

0
5

Debe ser uno de los festivales de cine más pequeños del planeta y sin embargo cuánto ofrece en apenas dos días netos de duración.

 

Nos referimos a Piriápolis de Película, cuya undécima edición se desarrolló entre  el viernes 15 y el domingo 17 de agosto con importante presencia argentina.

En ese corto espacio de tiempo se presentaron en el balneario de Uruguay dos docenas de largometrajes y más de cincuenta cortometrajes de diversa procedencia. De estos últimos treinta integraron la tradicional Competencia de cortos, cuyo Jurado estuvo formado por el actor y crítico Carlos Hugo Aztarain (Hugo Astar), el director, guionista y montanista uruguayo Guzmán García y quien esto escribe.

La coordinación (dirección artística) del Festival estuvo a cargo, como en años anteriores, de los uruguayos Jorge Jellinek (crítico de cine, actor en “La vida útil”) y el profesor Gustavo Iribarne.

La muestra se desarrolló íntegramente en el Argentino Hotel de Piriápolis, en cuyos diversos salones se realizaron todas las actividades programadas. El Salón Dorado se vio nuevamente colmado de un público que en su sesión inaugural asistió a la “avant première” (en Uruguay) de ”Fermín” con la presencia de Gastón Pauls, su actor principal.

También se proyectó un trailer de “Mr. Kaplan” de Alvaro Brechner (“Mal día para pescar”), que se acaba de estrenar con importante respuesta de público en Uruguay y un anticipo de “Zanahoria”, otra producción del país anfitrión.

El sábado a la mañana hubo un encuentro con Marcelo Piñeyro, coordinado por este cronista, que permitió repasar su importante filmografía de ocho títulos. Hubo interesantes anécdotas sobre “Tango feroz – La leyenda de Tanguito” que, luego de algo más de dos décadas desde su producción, será reestrenada en una versión remasterizada en HD.  Con casi dos millones de espectadores fue uno de los máximos acontecimientos de la década del ’90 y sirvió como punto de partida para una carrera consagratoria de Piñeyro que tuvo otros dos éxitos en dicho periodo. Nos referimos a “Caballos salvajes” y “Cenizas del paraíso” que conforman una especie de trilogía al compartir la misma coguionista (Aída Bortnik) y actores principales (Héctor Alterio, Leonardo Sbaraglia).

El repaso de la carrera de Piñeyro se detuvo un rato en su primera película de la nueva década (y siglo). “Plata quemada” mostró varios cambios que incluyen a otro coguionista (Márcelo Figueras), nuevos actores (Pablo Echarri, Eduardo Noriega), que luego serían reincidentes en producciones posteriores con parte de la filmación en Montevideo. Fue la versión fílmica de la novela Ricardo Piglia, la exhibida el sábado por la noche en un salón que desbordaba de un público que la vio gratuitamente (otra feliz característica del Festival). Antes fue presentado un anticipo de “Ismael”,aún no estrenada en Uruguay y a continuación se le otorgó un premio a la trayectoria a su director.

El sábado por la tarde hubo otras presencias argentinas importantes. León Gieco tocó algunas de sus canciones más populares (“Carito”, “Sólo le pido a Dios) y luego se vio “Mundo Alas”, que había codirigido con Sebastián Schindel y Fernando Molnar.

Tristán Bauer también recibió un premio especial antes de presentar “Cortazar”, de cuyo nacimiento se celebraron cien años.

El domingo por la tarde fue el preestreno en Uruguay (y Argentina) de la inminente “Historia de Cronopios y de Famas” que dirigió Julio Ludueña y de la cual se ofrece aparte una extensa y muy rica nota, elaborada por Alejandra Portela.

Y ya cerrando el Festival se vio “La maleta mexicana”, una perlita que se pudo ver gracias al generoso aporte de Ricardo Ramón Jarne, director del Centro Cultural de España en Uruguay.  Se trata de un documental de Trisha Ziff sobre la recuperación de tres maletas conteniendo miles de negativos tomados por fotógrafos como Robert Capa durante la Guerra Civil de España. Son materiales que permanecieron perdidos durante setenta años y que testimonian sobre el aporte mexicano al histórico episodio y a la cálida acogida que dicho país brindó a tantos exiliados  a fines de la década del ’30.

Se presentaron varios medio y largometrajes uruguayos que por falta de tiempo no pudieron verse tales como “Hélices” de Maximiliano Contenti y Adrián Barrera y “13500 años antes de la invasión” de Nelson Caula y Oscar Pozzoli.

Y de Argentina se apreció “Anagramas” de Santiago Giralt, ya exhibida en el  BAFICI, con notables interpretaciones de Leonora Balcarce, Nahuel Mutti, Emmanuel Miño, Nicolás Pauls y Catarina Spinetta. Formó parte del Foco Cine Inusual que conducen Silvia Romero y Fabián Sancho y que fuera presentada por la primera nombrada.

Uno de los puntos salientes de Piriápolis de Película es la proyección de cortometrajes en competición, cuya entrega de premios tuvo lugar al mediodía del domingo. Fue ardua nuestra tarea, como miembros del jurado, al tener que ver casi siete horas de cine latinoamericano. Sin embargo los premios fueron otorgados por unanimidad. El premio máximo recayó en “El Tiple”, producción colombiana de Iván Gaona. El galardón al mejor cortometraje uruguayo fue para la muy emotiva “La selección invisible” de Nicolás Casiraghi (que recibió el premio) y Nicolás Soto. Hubo además dos menciones para ”Rockero Reyes” de la Argentina Romina Cohn, donde Oscar Alegre interpreta a un veterano luchador de catch y “El asado” del uruguayo Francisco Ordeñana.

Con más de veinte largometrajes y un número singularmente mayor de cortos, Piriápolis de película ofrece en apenas dos días la oportunidad de satisfacer el deseo de todo cinéfilo de ver una muestra del mejor cine iberoamericano.