Historia de una desobediencia. Aborto y feminismo, Mabela Bellucci

0
18

Historia de una desobediencia. Aborto y Feminismo.
Capital Intelectual, 2014.. 512 páginas.

 

El último libro de Mabela Bellucci (Buenos Aires, 1950) provoca un interesante juego por fuera de la mirada tradicional al plantear cruces posibles desde la relación aborto/feminismo, conviritiéndolo en un libro necesario, oportuno y bienvenido.

En su triple condena, desde la religión, la ciencia médica y la sanción penal, la cuestión de lucha por la interrupción voluntaria del embarazo es un emblema que va más allá del acto que implica, porque conecta con uno de los temas centrales de la práctica por igualdad de derechos y posibilidades, ni más ni menos que el disponer de manera libre y consciente de nuestros propios cuerpos.

Lo interesante de este trabajo es, por un lado, la revalorización de un relato complejo, pleno de fragilidades, disrupciones y polifonías que se vuelven ecos de múltiples ramas, el relato de la propia práctica de acciones teóricas y políticas que tiene su autora, quien se sitúa desde un “activismo feminista, de izquierda crítica, antibelicista, autonomista, queer, abortero, asambleario…”

Y por el otro, la sistematización y contextualización de una historia del feminismo y de la lucha por el aborto en Buenos Aires, sin perder de vista su necesaria inscripción en el  cuestionamiento global que se materializa internacionalmente en la década del 60. En este sentido, la escritura de Mabela recupera un marco mayor desde donde explicar el aprendizaje e incorporación de fuentes y tradiciones que quedan claramente planteadas para pensarse como un movimiento mayor, de lúcido gesto libertario que planta sus orígenes en una larga historia, en un interesante recorrido, que tiene nuestras propias pioneras, feministas y militantes, que sin dudas son el comienzo de lo que hoy nutre y vuelve vibrante cada enunciación de la “Campaña Nacional por el Derecho del Aborto Legal, Seguro y Gratuito”.

Creo que hay algo absolutamente recomendable que tiene este libro, que ya estaba en el anterior de Bellucci, Orgullo, donde ella recuperó la figura del activista gay Carlos Jaúregui, y es el anclaje autobiográfico en el propio recorrido.  La desobediencia como método de conocer pero también como modo de habitar lo conocido y de transformarlo. Y como modo de escribirlo, porque si bien la autora se integra en la tradición académica y en la producción teórica, el libro se vuelve un portador de afectividad. La voz autobiográfica aflora y se incorpora al texto, con toda la potencia de ponerle el cuerpo, en ese nosotras que no cesa de emerger. Dos entrevistas con teóricas y luchadoras, Martha Rosenberg y alejandra ciriza acentúan esta dirección, así como la contundente página del final que cita los nombres de los testimonios.

 

Además de todo esto, y como si fuera poco, una generosa bibliografía que resulta el mejor modo de cerrar un libro, es decir, en realidad, abriéndolo, para que cada quien siga sus caminos profundizando y confrontando la propia palabra antes escrita por Bellucci.

 

Fuente de la foto: Télam.