Itineraria EAC T15: Claudia del Río “Sin título (poema a mano)”

0
8

La propuesta de intervención de la celda del EAC Montevideo de Claudia del Río (Rosario, Argentina) provoca extrañamientos y deslices en el marco tan particular del ex presidio.

Porque aunque el EAC haya reciclado la parte dedicada a espacio de arte al  inaugurarse el 27 de julio de 2010 en una de las alas de la excárcel de Miguelete, mantiene de un modo respetuoso la arquitectura original del edificio, y los rastros de su funcionalidad terrible. Y en ella operan los dibujos poemáticos de del Río, como si fueran hojas de cuadernos, replicados en toda su espesura escolar, desde los renglones a la caligrafía de la infancia, disparando al mundo de la educación argentina, y con un detalle más: las reminiscencias a Rosario, a la vida costera, al olor a rituales cotidianos de corte fluvial y verdosos, como su Siesta Americana. Estos textos que vuelan y ponen un ritmo, aunque estén pegados en la pared, como literatura de cordel.

El papel afiche brillante escrito con tinta china aporta otros juegos plásticos y una vuelta de tuerca a su proyecto Pieza Pizarrón, aunque rescaten el mismo espíritu de dispositivo de expresión portátil, de fácil montaje, de vuelo poético, pero con especificidades nuevas, a saber: el color, el papel, la cosa escolar de los carteles, de los temas a desarrollar en el aula, de los festejos patrios y los anuncios de las estaciones, todo eso tan atravesado por las prácticas que buscan construir conocimiento y participación en nuestra escuela primaria, y por otro lado, el acto de escribir, la escritura como dibujo, la caligrafía como acto de imaginación que no inventa su forma porque no puede, pero que deja fluir la línea en cuanto al mundo que inventa.

Hacia el afuera, la celda intervenida por Claudia dialoga de manera particular con otras dos: la de Marta Ares, “Aquí”, que está justo en frente, desde la palabra y en una polaridad día/noche bien interesante, y con la de Ester Nazarian, “Negro como la Piedra Negra. Papeles dispersos de la obra futura”, porque también es un refugio, un punto de fuga, una reconstrucción de paraíso perdido, de templo a templo: del relato de cuaderno de escuela al diseño concentrado y suspendido musulmán, regular/irregular, que Ester evoca con sus caligrafías de café, tradiciones familiares mediante.

Personalmente, y desde estas lecturas post-curatoriales que me permito compartir en leedor, creo que la obra de Claudia funciona además porque hace cimbrar estructuras desde la simpleza de su gesto. Estamos en una cárcel, pero, qué es la educación si no una forma tan sutil, divina y legitimada de encarcelamiento, donde la disciplina (en su doble sentido de obediencia a normas y de división del conocimiento en compartimentos estancos y específicos) es la matriz productora de escolaridad. Cárceles y escuelas, sistema penal y pedagogía, son regidas por la misma lógica de las instituciones de secuestro, portadoras de formas aceptadas para volvernos socialmente manejables o de, cuando menos, volver imposible cualquier posibilidad de obrar por inocencia y desconocimiento.

Pero en esta celda tan poética, hecha de carteles en caligrafía cursiva inglesa inculcada en la institución casi santa de la formación escolar, hay como un olvidar la cárcel, dejarla atrás por unos segundos, extrañarse, sentirse de repente en otro lado, como un gesto épico de darse cuenta, de reencontrar la historia propia y común.

 

Claudia del Río. “Sin título (poema a mano)” (2014). Instalación.
Tinta china sobre papel. Medidas variables.

Itineraria: 10 Mujeres. 2 Territorios. Artistas intervienen las celdas del EAC.
Hasta el 25 de octubre.
Arenal Grande 1930 esq. Miguelete, Montevideo
Horario Mié – Sáb: 14:00 – 20:00 / Dom: 11:00 – 17:00

 

Ilustra la nota: Fotografía de la intervención de Claudia del Río. Subsuelo EAC, Montevideo, agosto 2014. Ph Mónica Rojas.