Le Gran Tour: el no lugar

0
11

Ariel Monteleone dirige Le Grand Tour; allí dos personajes, atrapados –en apariencia– en un bosque, intentan salir o, al menos, comprender cuál es el sentido de ese mundo que los rodea.

La obra es absolutamente simbólica desde el argumento hasta cada uno de los elementos que se despliegan en el escenario. Todo es absurdo, extraño, difícil de hacer encajar en nuestro mundo cotidiano. Tiene, además, mucho de la irracionalidad que gobierna los sueños, donde los sentidos no alcanzan para decodificar lo que se ofrece en cada una de las percepciones: los sonidos son ruidos ininteligibles, los objetos adquieren un estatus fantástico, el bosque no parece un bosque, pero tampoco podríamos decir que parezca otro lugar. En una entrevista, Monteleone habla del concepto de “no lugar” de Marc Augé, un espacio que no puede definirse ni como espacio de identidad ni como relacional ni como histórico. Mejor definición imposible para el de Le Grand Tour.

También podemos emparentar esta obra con la narrativa de Jorge Luis Borges. Enrique Anderson Imbert considera que dos de sus temas son el mundo como algo ilusorio y, relacionado con este, el mundo como algo incomprensible. Para Pum y Chan, los dos personajes de la obra de Monteleone, nada es lo que parece; no tienen certezas ni de lo que perciben ni de lo que está más allá del bosque; ni saben siquiera si hay algún lugar y si podrán llegar hasta él. Ambos deben reinterpretar la realidad y reintepretarse a sí mismos a cada momento. ¿Qué hace un baúl en un bosque? ¿Qué hace un sillón de Chesterfield en un bosque? ¿Cuál es el verdadero nombre de los personajes? ¿Qué relación los une? Todas son dudas, casi nada certezas.

La escenografía que apuesta a crear una atmósfera onírica, los ruidos que se escuchan, los sonidos extraños que salen de la guitarra de Martín Monteleone, y el vestuario que no permite saber si hace frío o hace calor potencian el absurdo. Por su parte, Gabriela Pina Grgic y Gabriel Calleja, los protagonistas, son los encargados de ponerle el cuerpo a los diálogos donde se percibe humor, violencia, incomunicación, soledad. En este sentido, estos dos personajes recuerdan un poco a Vladimir y a Estragón de Esperando a Godot de Samuel Beckett no solo por el sinsentido, sino también por esa actitud de expectación que, nosotros, los espectadores, sabemos inútil.

Le Grand Tour es, finalmente, una ironía: si un tour es un viaje por distracción, un viaje placentero a un lugar prefijado, nada de eso ocurre en la obra, que sí es un recorrido simbólico y, considerado de esta manera, será el espectador el que termine cerrando el círculo de las resignificaciones posibles.

Ficha técnica

Actúan: Gabriela Pina Grgic – Gabriel Calleja
Música: Martin Monteleone
Escenografía y Vestuario: Cecilia Petta
Diseño de espacio: Ariel Monteleone
Operador de luces: Melina Rodriguez
Fotografía: Gabriel Monteleone
Grafica: Diego González
Producción: Melina Rodriguez
Dramaturgia y dirección: Ariel Monteleone
Funciones: sábados 22:00 h
Duración aproximada: 40 minutos
Periodo de funciones: Junio-Julio-agosto (del 07/06/2014 al 30/08/2014)
Lugar: Manzana de las Luces. Perú 272. Argentina. Buenos Aires. CABA. Sala ranchería.
Teléfonos: 11 4343-3260 / 4342-6973

Entrada: $70 Plateas sin numerar / $50 con descuento

Web: https://www.facebook.com/EscuelaTeatroLasLuces
Reservas: www.alternativateatral.com.ar / reservaslegrandtour@gmail.com