20 estrenos mas que el 2014: todos argentinos

0
8

 Esta usual columna, que presenta un balance de medio año cinematográfico, muestra algunos cambios con respecto a lo ocurrido en el año precedente.

- Publicidad -

Comparando las cifras del periodo enero-junio 2014 con las de igual semestre del año anterior se revela un incremento en el número de estrenos (que pasa de 150 a 170 películas) más un leve descenso en el número de espectadores, sin duda atribuible al Mundial en Brasil.

Los Estados Unidos que normalmente vienen liderando  el primer semestre en número de estrenos (unos 70), esta vez comparten “el primer puesto” con Argentina. De esta manera entre ambos países totalizan 140 películas, es decir más de un 80% del total estrenado.

Si la comparación se realiza por número de espectadores, los films norteamericanos sacan clara ventaja como ya es habitual. Al igual que en 2013 de las primeras veinte películas en taquilla dieciocho son originarias del país del Norte y las restantes dos, lógicamente, son de Argentina.

Frozen, una aventura congelada” lidera el tope (1,95 millones de espectadores), seguida de “Rio 2” (1,70). La tercera y última película con más de un millón de espectadores es “Maléfica”, que esta semana ya superó los 1,6 millones de asistentes, con grandes posibilidades de ocupar el segundo lugar en pocos días más.

En seis meses de 2013 había seis producciones superando el millón de espectadores, pero en 2014 son sólo tres las “millonarias” y dos de ellas animadas. De todos modos cuatro de cada 5 espectadores vieron films norteamericanos.

Nuevamente Argentina ocupa durante el primer semestre el segundo lugar en número de espectadores. Pero el total de los mismos (cerca de 2.000.000) es escaso y no alcanza al 10% del total. Hasta ahora la producción local más exitosa ha sido “El misterio de la felicidad” de Daniel Burman (600.000) seguida de “Muerte en Buenos Aires”, que pese a un gasto publicitario enorme no alcanzará el medio millón de espectadores. La tercera local más vista es “Betibu” con una relativamente buena performance (cerca de 300.000). Detrás le siguen unas siete más, que entre todas ellas suman apenas lo obtenido por la tercera argentina en taquilla. Claro que quedan otras sesenta producciones que, como suele afirmar con cierta amargura este cronista, conforman el cine argentino que “casi nadie ve”.

El tercer grupo de películas podría titularse “resto del mundo” y al igual que en 2013 suma sólo 30 películas, algo así como apenas un estreno por semana.

Francia nuevamente se mantiene como el tercer país en cuanto a cantidad de películas estrenadas, siendo las nueve de este año bastante más que las seis del periodo anterior. A nivel de boletería todas juntas apenas superan el 5% en número de espectadores. Salvo dos títulos: “La vida de Adèle” (Palma de Oro de Cannes 2013) y “Lo mejor de nuestras vidas”, con más de 30.000 espectadores, el resto apenas llevan unas 10.000 personas cada una. Con esta última cantidad es poco probable que un distribuidor independiente recupere la inversión y ello pese al loable apoyo que normalmente recibe desde Europa.

Este año la sorpresa la brindó Italia, no por número de películas (tres) sino porque una de ellas superó por si sola los 100.000 espectadores. El fenómeno se llamó “La grande bellezza” y sin duda el Oscar extranjero, otorgado apenas tres días después de su estreno en Argentina, contribuyó al éxito de público local.

De la escasa producción de Gran Bretaña sólo se destacó “Philomena” que vieron unos 80.000 personas.

De los diez restantes productos europeos sobresalen por su calidad la española “Blancanieves”, que pasó totalmente desapercibida, las rumanas “La mirada del hijo” y “Cae la noche en Bucarest” y la polaca “Ida”.  En síntesis, poco y nada del resto de Europa.

Si fue magra la contribución europea nuevamente más pobre aún fue la del resto de América Latina, con apenas algún título de Uruguay, México o Perú.

El resto de los continentes (Africa, Asia, Australia) tuvo, salvo alguna omisión o coproducción, únicamente dos películas estrenadas. Se trata de la iraní “Esto no es un film” de Jahar Panahi y “La bicicleta verde” de Arabia Saudita. Este panorama desolador del cine mundial difícilmente se modifique durante el resto de 2014, con lo que habrá que esperar hasta los Festivales de Mar del Plata y BAFICI para recuperar producciones del resto del mundo.

Dentro de seis meses, en nuestra columna anual de Balance de estrenos, será posible apreciar si la tendencia manifestada en esta primera mitad del año habrá sufrido algún cambio significativo. Seguramente la situación no cambiará  mucho. Es probable que 2014 represente un record tanto en el número de estrenos tanto mundial como local superando respectivamente las 350 y 150 películas del 2013.