La noche debiera ser en julio

0
9

-porque aquí todos los nudos se desatan con canciones-“, es el subtítulo de este exquisito espectáculo teatral con canciones interpretadas por “Arbolitos locos”: Natalia Olabe en voz y Javier Cano en guitarra, con dirección de Javier Rodríguez. Quedan pocas funciones para disfrutarlo, hasta fines de este mes, los sábados  a las 21 horas, en La Lunares (Humahuaca 4027, Ciudad de Buenos Aires).


 

La noche debiera ser larga aurora perfumada, diáfana y azulada, una sábana bordada, de rumores y de amores, o estrella de la mañana, invasora desvelada de mi ventana cerrada.” Una larga noche, canción de Chabuca Granda que ha dado el título de este espectáculo: un recorrido por canciones tan diversas como puede ser reunir a Amália Rodrigues con un huayno boliviano, a Lolita Torres con Violeta Parra, a Camila Moreno con Radio Tarifa y al folklore vasco con Men at work. Porque sí…“porque aquí todos los nudos se desatan con canciones”

Natalia Olabe y Javier Cano llevan unos años trabajando juntos, desde su primera formación, La desgracia, en la que componían e interpretaban sus propios temas. Ellos podrían ser dos amigos, dos hermanos, dos niños solos que cantan en la noche oscura. Las canciones se convierten en su bitácora personal, una pequeña biografía, una excusa para el encuentro. Porque cuando estamos solos y, quizás, desesperados, ahí están ellas, las canciones, para acompañarnos, para reconciliarnos con la oscuridad.