MATEN AL MENSAJERO: que queme en las manos

0
13

Estaba esperando el 37. Pero apareció el 45, y ni lo pensé. Estire el brazo y lo paré. Había salido un poco tarde por pintarme las uñas a último momento, y se me estaban congelando las piernas, porque no sé en qué pensaba, cuando me calcé unas medias de micro red con lunares.

Sí. Sí se en que pensaba. Pensaba en Susy. En Susy Shock.

Anoche se presentó la segunda entrega de la revista Maten al Mensajero, en la Galería Pasaje 17. Y cantaba la Susy.

Me bajé en la 9 de Julio, en la parada ¿estación? Perón del metrobús, y caminé las 5 cuadritas, por Mitre, que me separaban de la Galería. Todo el viaje fue la antesala perfecta. La previa ideal. Un camino procesional.

El glamour de Constitución, mis uñas frescas, el libro de Fante en la cartera, subir por Mitre, los hoteles familiares, los repartidores llevando los últimos pedidos de las grandes cadenas de supermercados, los susurros del repartidor. ¿Y si le digo que venga conmigo?

La que iba a ser la presentación del segundo número de la publicación Maten al Mensajero, al final, fue la “no presentación”, en palabras de su director Santiago Kahn, por qué l@s chic@s  hacen todo a pulmón, y a veces no se llega a tiempo. Ya está lista, casi a punto. Incluso, uno podía comprarla anticipada, y hasta elegir que miembro del staff sea el que te la alcance a tu domicilio. Un lujo.

La tertulia tuvo lugar en el subsuelo de la Galería Pasaje 17, que forma parte del bellísimo Pasaje de la Piedad, que data de fines del siglo XIX, cuyas paredes se han decidido mantener en estado original, y al que se le han agregado, con acertado criterio, recursos modernos, que lo hacen confortable y funcional.

Cerca de las 9 y media de la noche, se dió comienzo a la velada, en la zona de auditorio del subsuelo, con una proyección en la que Tom Lupo leía la editorial del primer número de la revista: “Creemos, en la escritura, en la pasión de la lectura, en las lecturas apasionadas, en las historias posibles, las que valen ser narradas, en las múltiples formas de contar un mundo. Eso es todo.” Chicos apasionados, que han sabido devorar publicaciones literarias, hoy ya extintas, y que hoy deciden plasmar en una publicación propia, todo aquello que les gustaría encontrar en sus contemporáneas, proponiéndose también el enorme desafío, de hacer de cada número, un objeto de colección, digno de ser atesado en las bibliotecas de sus lectores.

Y ahí nomás apareció la Susy. Lúcida, fresca, hermosa, siempre guerrera. Y enseguida que agarró el micrófono, nos explicó la importancia de la gorra, que ella transpira, que deja el alma, y nosotros la aplaudimos, que lindo Susy, que bien estuviste. Que nosotros nos vamos, y que ellos se quedan contando chirolas. Que una cerveza en uno de los bares divinos que vamos esta carísima, que aprovechemos el anonimato de la gorra. Que seamos generosos. Agradecidos. Y tiene toda la razón.

La primer piel que se puso, de las tantas que vistió anoche, fue la de la “zambita”, cantando, hipnótica, “Como flor del campo”, y le siguieron “Luna vidalera” y alguna otra copla y vidalita.

Siempre reivindicando su (nuestro) derecho a “ser un MONSTRUO” y que el “resto sea lo normal”, tratando de ser ELLA “entre tanto parecido”, y arengando a la audiencia a cantar con ella, sin miedo, que “cuando cantamos tod@s no desafinamos”.

Y se puso a recitar. Primero “Abrir la boca”, esa bocaza donde entra TODO, menos el “beso de un Videla”, y “La Loreta”, donde nos presenta a  la “trava más aguda de los 90”. Esta última historia, en versión extendida y formato de novela, es con la que Susy participa en las entregas de Maten al Mensajero. Un capitulo por entrega, se publica desde el numero #1 de la revista.

Y mutante, siguió mutando. Acompañada por Carolina Bonillo en la guitarra, llegaron chacareras, una cumbia en la que se autoproclama “piquetera trans de la aurora”, y hasta un tango “con tres tetas”.

Para finalizar se realizó la subasta de una obra de Max Aguirre, realizada en la presentación del primer número de la revista, en el mes de abril.

Así fue la primera, de, esperamos, las muchas tertulias, que Maten al Mensajero nos invite a compartir. Por muchos números más, y como dijo una vez la abuela tucumana de Susy: “BUENA VIDA, Y POCA VERGÜENZA”

 

Viernes 20 de Junio de 2014 – Galería Pasaje 17 – Bartolomé Mitre 1559 – C.A.B.A.

Primer Número para Descargar Gratis: http://matenalmensajero.tumblr.com/descarga