Macbeth, el sueño de las brujas, Carlos Rivas

0
22

Cuando el gran poeta inglés William Shakespeare escribe las tragedias de su llamado período de madurez Romeo y Julieta, el Rey Lear y Macbeth entre 1601 y 1609, la caza de brujas ya estaba instalada y legitimada en toda Europa. Tal vez Macbeth sea de todas las obras del autor donde se ve de manera más efusiva la mirada social despectiva hacia las mujeres.

Las brujas, seres horribles con poderes adivinatorios provenientes del sector campesino susceptibles de ser torturadas y asesinadas, con su premonición plantean un desafío a las estructuras de poder. Y Lady Macbeth con todas las características negativas asignadas en este período histórico a la femineidad, condensadas en un solo personaje proveniente de la realeza, no deja descendencia como el último acto que acentúa su rebeldía al mandato social de ser madre. Esta reivindicación que interpreto a Lady Macbeth es actual y está fuera de contexto ya que en la época se creía, evidentemente Shakespeare también, que las mujeres tenían más tendencia a la brujería debido a su lujuria insaciable, y los demonólogos ponían énfasis especial a las debilidades morales de éstas como origen de su perversión.

En esta versión Carlos Rivas decide que el personaje de Macbeth sea una actriz, Gabriela Toscano, al igual que otros personajes masculinos. Es el principal acierto, trabajar la masculinidad actoralmente con mujeres en una obra donde se juega particularmente lo femenino como lo siniestro, lo amenazante. Hace pensar que los roles asignados coercitivamente no son más que construcciones actorales. Los textos dichos por personajes hombres, encarnados por mujeres, dirigidos a mujeres adquieren un matiz particular: “nos seducen con bobadas para distraernos sin grandes consecuencias”. O cuando Macbeth desaforado y en éxtasis con su bella esposa Lady Macbeth, Vanesa Gonzalez, le desea: “Qué solo varones nazcan de tus entrañas”. Que las brujas hayan sido las primeras en ejercer el control de la natalidad y en practicar abortos, es un dato que no figura en la obra, pero que si contextualizamos está tácito en la asociación: Lady Macbeth = bruja.

El espacio de la sala del Centro Cultural San Martín, se aprovecha al máximo, rampas en el piso, escalinatas y balcones sirven de mapa imaginario para recorrer los diferentes lugares, exteriores e interiores, que William Shakespeare propone en la tragedia. Esto genera que la acción pueda desarrollarse con diferentes ritmos y en diferentes planos: un monólogo adelante en tiempo real y una secuencia atrás en rallentando es un ejemplo.

No hay fronteras en Shakespeare, esta versión mantiene fiel ese espíritu: Brujas y reyes comparten el mismo rango de problemático diseño, de contradictoria y rica existencia social, verbal y moral. Ambas clases sociales se unen en inevitable simbiosis. El poder de la magia debilita el poder de las autoridades y es una posibilidad de subvertir el orden constituido.

Gabriela Toscano: Macbeth
Vanesa González: Lady Macbeth / Bruja
Carlos Rivas: Rey Duncan / Médico
Mercedes Spangenberg: Banquo / Macduff
Cecilia Dellatorre: Donalbain / Hécate / Bruja / Relatora sexy / Ama de llaves
Mariana Melinc: Rosse / Bruja
Dalia Elnecavé: Lenox / Bruja / Cantante de Tango
Andrés Portaluppi: Malcom / Bruja
Jorge Lifschitz: Soldado herido / Anciano / Seyton / Señor / Esclavo
Bruno Rivas: Fleance / Joven Siward / Bruja

Funciones: viernes y sábados, 20.30 h; domingos, 19.30 h.
jueves 19 de junio, 20.30 h.

Informes
Teléfonos: 4374-1251/59 int. Boletería: 2241, ccgsm@buenosaires.gob.ar