Entrevista a José Vicente Díaz Rojas, autor de Al natural, ¿una obra trasgresora?

0
31

José Vicente Díaz Rojas es el autor de Al natural, una comedia de temática nudista-naturista. Con la dirección de Omar Ottomani, el estreno de la obra será el próximo 4 de Julio, a las 23.45, en el teatro El Laberinto del Cíclope. Charlamos con José para conocer algo más de esta propuesta.

En una nota sobre vos, leí que para escribir la obra investigaste sobre el nudismo-naturismo, ¿en qué consistió esa investigación?

La investigación la realicé por Internet. Consulté páginas sobre nudo-naturismo; entre ellas www.sernudista.com.ar y www.lugaresnaturistas.wordpress.com. También me afilié a varios grupos de Yahoo. A través de ellos me enteré de las actividades que realizan sus miembros, Además, me sirvió para saber cómo es la dinámica entre ellos. Visité algunas webs de posadas nudo-naturistas, a fin de saber qué les ofrecían a las personas que ahí se alojaban. Youtube también fue otro portal que revisé, ya que se podían ubicar reportajes en los que exponían el tema del nudo-naturismo. Además de esto, consulté artículos de la prensa venezolana, en los que se publicaron las experiencias de personas, que habían tenido contacto con el nudo-naturismo por primera vez. Por otra parte, un amigo chileno, Johnny Aarón Pantoja, me pasó varios tips, que me sirvieron para enriquecer una escena de la obra.

José es un periodista venezolano, escritor, guionista y productor de radio. Es graduado en la Universidad Católica Andrés Bello, de Caracas, en Comunicación Social, mención Audiovisual. Al natural es una historia de enredos; ambientada en una posada nudista, sirve como excusa para reflexionar sobre la relación del ser humano con su cuerpo

¿No pensás que los desnudos pueden verse más como un gancho para atrapar al público que como algo sustentado por una filosofía previa?

A primera vista así puede parecer, pero no ha sido mi intención. Los desnudos están muy bien justificados, ya que la historia se desarrolla en una posada nudo-naturista. Me hubiera parecido traído por los pelos, que los actores aparecieran vistiendo mallas color carne. Además, me resultaría artificioso. De hecho lo único transgresor de la obra es el hecho de que el elenco actúa totalmente desnudo. No tiene escenas de encuentros sexuales. Como la calificó Carlos Roa, unos de los actores de la versión venezolana: “Es una obra inocente, pero transgresora”. Además, que la obra lleva el mensaje de que la desnudez en sí misma no es mala, sino algo natural normal. Nacemos desnudos. Si la desnudez carece de alguna intención morbosa, no debe ser recriminada o fustigada. Además, había que hacerle honor al título de la obra… Al Natural.

¿Qué valores tiene Al natural como obra teatral más allá de lo trasgresor de la propuesta?

Con Al natural pretendo difundir lo que es el nudo-naturismo. Hay gente que posee una idea equivocada de este estilo de vida. Piensan que quienes lo practican buscan sexo fácil y ya o son unos depravados sexuales. Por otra parte, en la historia se presentan valores, como el respeto a sí mismo y hacia los demás, el apreciar más lo afectivo sobre lo material, la aceptación del cuerpo tal cual es, la solidaridad, y algo muy básico, pero que muchos dejan de lado, que si actúas mal, tarde o temprano te irá mal.

¿Qué papel juega lo estético en esta obra?

Lo suficiente como para que el espectador aprecie la belleza de los diversos cuerpos del elenco, bien sean delgados o rellenos o término medio. Además, que se sienta identificado con algunos de los personajes, y diga: “Mi cuerpo es así y qué”. La versión chilena es la que ha mostrado la más variada gama de físicos entre el elenco. Y esto va muy acorde con la filosofía del nudo-naturismo, en la que no importa si el cuerpo es bonito o poco agraciado.

¿Qué repercusión tuvo la obra en Venezuela?

Gracias a Dios el público nos apoyó. Por ejemplo, la primera temporada, en Teatrex, que comenzó en noviembre de 2009, fue extendida hasta finales de enero de 2010. Se intentó hacer una función con público desnudo, pero la gente del teatro no encontró apoyo en el centro comercial, donde estaba ubicada la sala. Muchos nudo-naturistas venezolanos estuvieron dispuestos a asistir, pero nunca se concretó. Por otra parte, hubo uno que otro desubicado que comentó que con Al natural llegaba la pornografía al teatro. No sé dónde la detectó, porque el único gesto de intimidad que existe es un simple beso seco en los labios, entre los personajes de Éver y Arelys. Un grupo religioso muy conservador llamó a Teatrex (Primera temporada) para pedir que suspendieran la obra. Cordialmente se le invitó a que asistieran a una función, y así comprobaran que no había nada pecaminoso. Pero no hubo respuesta.

¿En cuántos países se representó?

Aparte de Venezuela, se presentó en Colombia, México, Chile (está en receso por la temporada de invierno), y ahora en Argentina. En 2011 un productor sudafricano se interesó en montarla en su país. Incluso consiguió a un actor dispuesto a actuar desnudo, pero no consiguió el apoyo de un importante patrocinante, por lo que Al natural no llegó al continente negro.

¿Vos estuviste en los estrenos?

Solo en la versión venezolana. No me fue posible asistir a los demás estrenos.

¿Considerás que las diferentes puestas reflejaron lo que vos quisiste decir con la obra?

Sí, pese a las ligeras diferencias que tiene cada montaje, todos reflejan lo que quise decir con el texto. Así lo corroboran los comentarios que he recibió en el país. En especial los nudo-naturistas se han visto reflejados en los personajes. Vamos a ver qué sorpresas me trae la versión argentina.

¿Alguna de las puestas resultó más fiel a tu obra?

Según el director y algunos actores, la versión colombiana fue la más apegada al texto original, de más de cincuenta páginas. Duró más de una hora y media.

¿Vas a venir al estreno de la obra en Argentina?

Sería rebárbaro asistir al estreno, pero por el momento no están dadas las condiciones para ello. Espero que más adelante me dé el gusto de ver esta versión. Tengo mucha curiosidad por saber cómo será.

La entrevista termina con una refencia a la dirección de la obra en la puesta Argentina. José habla de Omar Ottomani y de su relación con él: “Sé que tiene un espacio radial, dedicado a la ópera. Ha dirigido proyectos de teatro para adultos, óperas (En Argentina y Perú) y espectáculos infantiles. De hecho, el primer contacto con él fue hace unos años, cuando se interesó en una pieza infantil mía. Para ese momento no se concretó. Sin embargo, todo indicaba que con Al natural me daría el lujo de contar con su talento en un proyecto de mi autoría”.