La fuerza poética de Olga Orozco en Las muertes

0
10

La fuerza de la poesía de Olga Orozco, sumada a las actuaciones sobresalientes y a una atmósfera que materializa y multiplica el tema de la muerte, son algunas de las razones por las cuales hay que ver este espectáculo dirigido por Fabiana Rey todos los sábados en el Centro Cultural de la Cooperación.

- Publicidad -

Las muertes es una performance en la que la poesía, la música y la imagen constituyen un todo en el que el espectador queda incluido desde el momento en el que cruza la puerta de la sala. Olga Farías y su chelo, la casi monocromía del negro y los personajes sumergidos en su rol desde antes de la entrada del público nos sitúan en una atmósfera densa, oscura, altamente significativa: uno realmente siente que pasa a formar parte del universo de los personajes.

El libro de Orozco que da origen a esta puesta está compuesto por diecisiete poemas, en los que la autora elige hablar de la muerte a través de personajes de novela: seres que habían cumplido con una vida perfecta. Cuando digo perfecta, me refiero a su ética o al hecho de haber tenido un inicio, un desarrollo y un final que hace de ellos seres intocables a los que ya no se les puede agregar nada más. Eso me inducía a verlos como mitos modernos: personajes, casi todos, de novelas que tenían una vigencia notable. Son muertos cuyos huesos no blanqueará la lluvia, pero que se elevan a la categoría de arquetípicos, precisamente, por ser literarios. Fabiana Rey hace un recorte de estos poemas –como nos explica en una entrevista a Leedor– y elige “El extranjero” (4),” Christoph Detlev Brigge” (5), “…Lievens” (10), “Andelsprutz” (12), “Evangelina” (14).

La visual de Santiago Giralt en una pantalla frente al público multiplica el espacio y le da profundidad, y se suma a los objetos que en el escenario también multiplican en forma obsesiva la idea central: fotografías, recuerdos, cartas. Cada centímetro, cada rincón nos recuerda que la muerte es de todos, nos pertenece, nos rodea. La puesta de Fabiana Rey se transforma así en una encarnación de lo abstracto, en una originalísima materialización de lo absoluto, fuera de todo convencionalismo y de los lugares comunes.

La música, la iluminación, la visual y la escenografía, además, cobran mayor fuerza gracias a las actuaciones de la propia Fabiana Rey, Gimena Lima, Nicolás Magnim y Cristina Piña. Acá cabe hacer una aclaración. El espectador de Las muertes puede o no haber leído a Orozco, puede o no conocer de qué trata el espectáculo, pero eso es anecdótico. Desde el momento en que Rey comienza su recitado sobre Andelsprutz, es imposible no sentir la potencia de las voces, no conmoverse con los tonos, no vibrar con los matices que cada uno de los actores impone a su parlamento. Entonces, ocurre algo maravilloso que es intrínseco a la poesía: se puede no entender de qué está hablando, pero nadie dejará de sentir esa comunión que solo logra un texto profundo y vigoroso. Excelentes Rey, Lima, Magnim y Piña, quienes cuentan además con un maquillaje y un vestuario que colabora con la solidez de sus papeles.

Para los que amen a Orozco, para los que disfruten con la poesía y para todos aquellos que crean que el teatro nos puede sorprender en cada puesta, la invitación está hecha.

Centro Cultural de la Cooperación, SALA RAÚL GONZÁLEZ TUÑÓN. Av. Corrientes 1543, Ciudad de Buenos Aires. Tel: 5077-8077
Funciones: todos los sábados de junio a las 23.
Entrada: $80

Ficha técnica

Intérpretes: Gimena Lima, Nicolás Magnim, Cristina Piña y Fabiana Rey.
Autor del texto: Olga Orozco
Música y sonorización, Chelo: Olga Farías
Visuales: Santiago Giralt
Asesoramiento en vestuario: Florencia Fernández Feijóo
Asistencia en dirección: Alejandro Esteban Jaimes
Concepto y dirección general: Fabiana Rey