¿Quién podrá hacer la cama de Tracey Emin?

0
76
Tracey Emin. My Bed

“My Bed” (Mi cama), de Tracey Emin se pondrá a la venta por los subastadores de Christie, a un precio estimado entre 800,000 y 1.2 millones de Libras. Se trata de en uno de los íconos del movimiento de Young British Artists (YBA) compuesto por todos “chicos malos”: Damien Hirst, los hermanos Chapman, Steve McQueen, Chris Ofili, Sarah Lucas, Mark Wallinger y Rachel Whiteread. Algunos de ellos participaron en “Sensation”, la controvertida exposición que tuvo lugar en 1997 en la Royal Academy of Art de Londres.

- Publicidad -

La obra le permitió a la artista británica ser finalista del polémico premio Turner de 1999 y, aunque no ganó, hipnotizó al público y disparó un sinnúmero de notas de prensa. “My bed” se trata de una reconstrucción minuciosa de un diván doble donde la artista dijo haber pasado un largo período depresivo tras una ruptura. Incluye decenas de objetos: sábanas arrugadas, botellas de vodka, ropa interior sucia, pañuelos y condones usados, colillas de cigarrillos y un perro de peluche en miniatura, entre muchos otros objetos.

En una entrevista, recuerda: “tuve una especie de pequeña crisis nerviosa en mi apartamento y no me levanté de la cama durante cuatro días. Cuando por fin logré levantarme me dirigí a la cocina. Mi piso estaba hecho un verdadero desastre. Al ver mi habitación pensé: “¡Oh, Dios mío! ¿Qué pasa si me muero y me encuentran aquí? ¿Y qué pasaría si todo esto no estuviera aquí, sino en otro lugar? ¿Cómo se vería entonces? Y en ese momento lo vi, me parecía una idea brillante: éste es un hermoso lugar que se mantiene con vida. Convertí mi cama en una instalación”. Emin define su obra como “un autorretrato, pero no uno al que la gente le gusta ver”.

Actualmente la obra pertenece a la colección de Charles Saatchi. Se expuso en Japón, Nueva York y en la Tate Gallery de Londres. Posteriormente fue incluida en una retrospectiva de la artista en la Galería Nacional de Arte Moderno de Escocia, en Edimburgo, que luego viajó al CAC de Málaga y el Kunstmuseum de Berna.

Tracey Emin. My Bed
Tracey Emin. My Bed

Sin embargo, la obra trae sus problemas y no son sólo de índole estético. Un blog asociado al periódico The Guardian advierte sobre el desafío que implica adquirir esta obra. El problema del adjudicatario –más allá de pagar la suma– será el transporte, el almacenamiento y, sobre todo, el montaje. Según Stephen Glynn, director de Cadogan Tate Fine Art –una compañía especializada en embalaje, transporte e instalación de obras de arte– “la obra es difícil de armar… viene con un dossier de fotografías de cada objeto y un instructivo que indica dónde poner exactamente cada cosa.”

En 2008, “Mi cama” fue exhibida en la Edinburgh Scottish National Gallery of Modern. Patrick Elliott –Conservador del museo– y su equipo recibieron la obra y tardaron casi dos días en armarla. “Fue una tarea forense” –dice– “Cada objeto estaba envuelto en papel de seda dentro de una bolsa para congelador. A medida que sacábamos cada artículo, tomamos nota de su estado, sentados alrededor de una mesa. Hacemos esto en toda obra de arte, desde un Rembrandt de una pieza como esta. Así que allí estábamos, mirando un preservativo, observando si tenía alguna marca que no debería haber estado allí. Era muy extraño.” A esto se agregó un problema adicional: aparecieron objetos extraños ajenos a la obra. Dice Emin: “Hemos encontrado desde un par de zapatillas a una nota dirigida a Tracey”. Estos extras no estarán a la venta en Christie.

Junto a “My bed” saldrán a la venta esculturas de la artista alemana Isa Genzken, el belga Berlinde de Bruyckere, Scot Karla Negro y canadiense David Altmejd.

Tracey Emin
Tracey Emin