Esperado estreno de Fango, de José Campusano

1
12

Campusano y su equipo de CineBruto vuelven a poner el cuerpo en el sur bonaerense para correr el riesgo.

- Publicidad -

Habíamos dicho que Fango era una perla en el Festival de Mar del Plata. la vimos en 2012, tarda en llegar a la sala comercial. Con cuatro películas en su haber, Bosques (2005), Legión (2006, documental) Vil Romance (2008) y Vikingo (2009), la productora Cinebruto creada por este realizador continúa contando historias del lugar de origen, es decir, de una zona y una comunidad real localizada entre Quilmes y Berazategui, conurbano bonaerense.

Retomando el clima trágico de Vil Romance, Fango vuelve a activar una historia de amores y traiciones vividas desde una emocionalidad border, en un contexto duro, donde hombres y mujeres se mueven con códigos propios, sin ningún marco contenedor de lo que podríamos considerar Estado: ni escuela, ni policía, ni asistencia pública… nada contiene a estos personajes excepto la propia legalidad establecida por sus relaciones sociales y su visión de mundo.

Cuernos, amores desencontrados, traiciones y venganzas, secuestro, violencia verbal y física, carros, caballos muertos, calles que se convierten en terreno de lucha. Pero también que se recorren con esperanzas y sueños, los de dos músicos rockeros que quieren dejar de tener “la ñata contra el suelo”, como dice uno de los temas que componen, con clips en vivo de su música y solos de guitarra, con la misma estética del riesgo en una práctica cinematográfica descarnada (que no quiere decir desprolija, por supuesto),  más viva que académica y teórica.

Sin espacio para ningún tipo de “cosmética de la pobreza”, absolutamente visceral y convulsivo, una cinematografía que transita una forma intensa de práctica grupal, sin guión fijo en este caso (coral dijo el director al presentar la película, permitiéndose la maravilla de redefinir qué es el cine o el arte “coral), una narrativa de la experiencia y el caso real, de la práctica cotidiana, con actores que no sólo no son profesionales sino que además son protagonistas del barrio que relatan.

Fango y su altura dramática hace pensar en otros modos de provocar imágenes que tensionan e incomodan, que llegan y golpean, logrando hacer asomar y emerger la alteridad como materialidad física, pero también como metafísica de lo sensible para la posibilidad de otro cine.

 

  • Beatriz

    Por fin una linea de cine original, un cine de autor que refleja en la pantalla su amor por el cine y la humanidad con sello propio. Felicitaciones a Campusano por esta nueva propuesta. Ansiosos por ver mas de estas propuesta en el cine nacional