Rey Milo

0
13

Por un lado en el mapa del Mercado del Arte de la Argentina la figura del pintor Milo Locckett genera pasiones muy opuestas entre sí. Y por otro es un fenómeno de ventas: el argentino promedio viene consumiendo Lockett en estos 10 años… cada vez más.

Este documental argentino de Federico Bareiro intenta dar a conocer a la persona, y también al personaje, que en mayor o en menor medida todos conocemos, porque él como artista es -desde hace rato- una presencia mediática, que viene definiendo cada vez más claramente su estrategia en el mercado. Creo que Lockett es un hacedor incansable, que es fiel a sí mismo, y a su temprana idea de democratizar al arte. Concepto que se remonta a la época donde deja su tarea de comerciante de ropa o de verdura. En aquel tiempo en que comenzaron sus primeras muestras en papel común para computadora, donde decidió que se iba a dedicar a pintar, pero lo que es muy importante, es que sabía que iba a vivir de ello.

Por otra parte está el tema del Milo generoso y preocupado por los niños con todo tipo de problemas es también una realidad, que según su hermana se planteó siempre en su familia, y eso se resume en que se debe ayudar siempre a los que menos tienen. De esto el documental intenta dar cuenta. Pero lo más relevante es que Milo es un espíritu libre, consciente de sus habilidades y que no se ha dejado tentar por la mímesis, que no ha adherido a un regionalismo mal entendido, que ha superado al elitismo del mercado. ¿Cómo?: Formando parte del gusto y del modo de interpretar y percibir el mundo de las mayorías. Porque: “aquello que hace que algo sea una obra de arte es que alguien piense que es una obra de arte.” como dice Arthur C. Danto.

Rey Milo es un documental armado en base a entrevistas a sus familiares, con material televisivo, y con testimonios de algunos críticos y galeristas. No me parece muy logrado el viaje que realiza con los chicos con síndrome de Down, se ve un poco forzado, probablemente porque su protagonista no posee un carácter muy fácil de llevar, debido a su extrema frontalidad. Otro aspecto que también le juega en contra es que se filmó entre el 2011 y el 2012. No obstante, agrega al espectador más información que la que ya los medios han dado sobre su persona.