Literatura que suena

0
12

¿Qué pasa cuándo la literatura se hace música, cuando “El Aleph” se transforma en un chamamé; “Casa tomada”, en un cuarteto; La invención de Morel en un rock espacial; “A la deriva”, en electrocumbia; o “La condesa sangrienta” en una versión psicodélica? Borges, Cortázar, Bioy Casares, Quiroga, Pizarnik, a los que se suman Hernández, Girondo, Mansilla, Storni, Macedonio Fernández, se pueden oír en la Feria del Libro.

Músicos jóvenes reversionan los clásicos de la literatura argentina en forma de canción: rock, folclore, cuarteto, cumbia, chamamé, hip-hop y música ancestral entre otros. Cada obra, además, está representada en una muestra de afiches realizados por ilustradores, tatuadores y artistas visuales. Hay tiempo hasta mañana para visitar el stand de Bibliotecas de la Ciudad de Buenos Aires.

Literatura que suena

Más allá de los diferentes ritmos y de la valoración de lo estrictamente musical, la propuesta atrae por su originalidad y por el cruce de lenguajes: la palabra, la música y la imagen. La elección de los textos abarca diferentes épocas y estéticas, permite sacar del olvido algunos clásicos como Mansilla, desacralizar otros como Borges o Bioy Casares, y provocar nuevos significados. Escuchar literatura y cantarla es una opción muy de esta época en que son bienvenidas las innovaciones que aprovechan todos los sentidos y nos obligan a salir de lo tradicional. Después de todo, no importa cómo se llega a los clásicos, sino que se pueda acceder a ellos.

Para escuchar y ver más