Perdidos en el paisaje

0
22

Hasta el 31 de agosto el MART, Museo di Arte Moderna e Contemporanea di Trento e Rovereto presenta Perduti nel paesaggio / Perdidos en el paisaje, una gran exposición curada por el cubano Gerardo Mosquera dedicada al paisaje contemporáneo y sus múltiples significados: espacio, medio ambiente, territorio. El paisaje natural y el paisaje urbano.

- Publicidad -

170 fotografías, 84 cuadros , 10 videos, 4 video-instalaciones, instalaciones de 4, 4 intervenciones específicas para cada contexto (Gonzalo Díaz, Takahiro Iwasaki, Glexis Novoa y Cristina Lucas), 1 proyecto específico en la web (Simon Faithfull) y el libro 1 del artista (Ed Ruscha). 60 artistas de todo el mundo, muchos de los cuales nunca se presentaron en Italia.

Una verdadera mirada apasionada y sincera en el mundo,  sus rincones más espectaculares y contradictorios. En el catálogo (publicado por el Mart), Gerardo Mosquera escribe que el significado del término “paisaje”, define de forma simultánea “, tanto la percepción de un determinado lugar, y su representación”, lo que hace objeto y sujeto, medio ambiente y habitante inseparables.

En esa concepción del paisaje de nuestro tiempo, el grado de subjetividad de la percepción implica protagonistas activos, sujetos a las transformaciones de un territorio: las estructuras y personas que intervienen en él y definen su propia noción. Las autopistas, los bosques, las ciudades, los entornos rurales.

La exposición presenta tres diferentes niveles de lectura: 1) un análisis de la propensión humana para apropiarse del medio ambiente y para mantener un diálogo con él  2) el supuesto de que el paisaje no es un género artístico, sino un medio concreto de intercambio entre el hombre y la naturaleza; 3) la idea de que todo paisaje es a la vez la percepción de un determinado lugar y la propia representación. Experimentado y construido, contemplado y utilizado, el paisaje es inseparable del hombre. Al percibir, conocer y describir el paisaje, el hombre es a la vez se establece como objeto en la realidad. Este dualismo se evidencia, por ejemplo, en las fotografías de Bae Bien-U, en las que retrata un bosque de pinos desde el interior, y en el que el paisaje descrito no es sólo un panorama, una vista, una veduta. Los densos árboles parecen casi rodear pesando sobre el observador-artista, mientras que en realidad es él quien nos ofrece su visión autónoma e íntimo de los bosques. O un dualismo que revela todas nuestras contradicciones: donde la naturaleza sigue siendo sublime, es el hombre quien la estropea con las fuertes señales de cambio traumático.

En las fotografías de Richard Mosse, nos encontramos con un fuerte contraste entre la imagen de un paisaje irreal en tintes de cuento de hadas y la presencia violenta de las tropas que transforma por completo el significado de la imagen. Los colores vivos, como resultado del uso de una película de infrarrojos militares, condicionan la percepción de la imagen de estos maravillosos lugares fotografiados en el este de Congo, una zona en la que el sufrimiento y la violencia ha prevalecido. Nuestra experiencia, la cultura y el estado social, entonces, nunca dejar de condicionar la forma en que percibimos y organizan el paisaje.

Gabriel Orozco recrea esta visión directamente en la calle y en los suburbios, la construcción de una pequeña ciudad dentro de la ciudad:. Desperdicios y materiales encontrados en el sitio de ayuda para crear una efímera, la mala representación del entorno urbano Este punto problemático es ensamblado por el tema de la los fenómenos de transformación y urbanización del paisaje, que son aspectos centrales en la obra de artistas contemporáneos, que están interesados ??más en la ciudad de país y se presentan sobre todo en las fotografías y vídeos: Du Zhenjun imagina la explosión urbana en términos apocalípticos, Michael Wolf destaca la infinita vastedad de la proliferación de la construcción, David Stephenson redescubre una belleza primitiva y cristalina en la metrópoli utilizando luz artificial, mientras que en el video de Junebum Park, la ciudad se corresponde con sus letreros luminosos y la masa de los anuncios se convierten en su único criterio para desarrollo. Por último, en aa momento histórico como el que estamos viviendo, en la que existe una necesidad cada vez más urgente para proteger el territorio de los riesgos de un consumo incontrolado que a menudo tiene como objetivo la destrucción,

Perduti nel paesaggio / Perdidos en Ladscape abre con “El cielo de microondas como se ve por Planck “, la primera imagen completa del universo, capturado en 2010 con el Planck (© ESA / LFI y HFI Consorcios) telescopio satélite.  Esta imagen del universo está flanqueada por el antiguo disco celeste de Nebra (1600 aC), que es en cambio la primera representación conocida del universo. La representación de un paisaje absoluto confirma el deseo de desafiar el infinito y la permanente expansión del cosmos, que contiene, la descripción y el que lo posee. Entre estos dos extremos de la historia, la exposición del Mart ofrece numerosas interpretaciones contemporáneas de diferentes latitudes, a través de una multiplicidad de lenguajes, técnicas y diferentes medios de comunicación. Desde obras de arte con un fuerte contenido social, como los paisajes fotografiados por Fernando Brito de México a las interpretaciones oníricas de Hong Lei, que se alternan con los escenarios naturales de Analía Amaya. Los sitios de los conflictos descritos por Vandy Rattana, Gabriele Basilico, Kang Yong-Suk y Rula Halawani, que mantienen un diálogo con los escenarios de transformación urbana de Iosif Kiraly y Guillermo Santos. Imágenes surrealistas, mapas, paisajes urbanos y lunares se unen en una exposición explora la dialéctica entre la distancia y la pertenencia, y construye los mensajes, desencadena experiencias, propone investigaciones. La exposición comienza en la inmensidad del universo para llegar a la simplicidad de la cara de un individuo transformado en paisaje: un acto de apropiación que es quizás aún más extremo que la captura de un espacio infinito, en la obra de Luis Camnitzer del Uruguay.

Artistas representados: Marina Abramovic, Tarek Al Ghoussein, Lara Almárcegui, Analía Amaya, Carlo Alberto Andreasi, Massimo Bartolini, Gabriele Basilico, Bae Bien-U, Bleda y Rosa, Fernando Brito, Luis Camnitzer, Pablo Cardoso, Jordi Colomer, Russell Crotty, Gonzalo Díaz, Simon Faithfull, Fischli y Weiss, Carlos Garaicoa, Emmet Gowin, Carlo Guaita, Andreas Gursky, Rula Halawani, Todd Hido, Huang Yan, Carlos Irijalba, Takahiro Iwasaki, Isaac Julien, Anselm Kiefer, Iosif Kiraly, Hong Lei, Glenda León, Yao Lu, Cristina Lucas, Armando lulaj, Rubens Mano, Arno Rafael Minkkinen, Richard Mosse , Sohei Nishino, Glexis Novoa, Sherman Ong, Gabriel Orozco, Alain Paiement, Junebum Park, Paul Ramìrez Jonas, Vandy Rattana, Szymon Roginski, Ed Ruscha, Guillermo Santos, George Shaw, Gao Shiqiang, David Stephenson, Davide Tranchina, Carlos Uribe, Agnès Varda, Verne Dawson, Michael Wolf, Catherine Yass, Kang Yong-Suk, Du Zhenjun.

 

Compartir
Artículo anteriorRosa Arena: Atrapasueño en City Bell para celebrar los 100 años de la ciudad
Artículo siguienteConvocatoria Residencia en México: 360 Xochi QUETZAL
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.