31 Bienal de San Pablo: primeros nombres y ejes confirmados

0
12

Ya se han anunciado 35 de los 80 proyectos convocados.

Guiados por el lema Como falar de coisas que não existem, la propuesta de la próxima bienal de San Pablo que se inaugura el 6 de septiembre de 2014 en el Ibirapuera ya ha recortado los ejes y confirmado los primeros nombres. Esta pregunta lema intenta poner de relieve el compromiso con el arte, diversificando la cuestión en otros sentidos conectados, porque  la cuestión de cómo hablar de cosas que no existen es también la cuestión de cómo aprender de ellas, cómo vivir con ellas, cómo luchar con ellas.

Esta será una edición especial, ya que tendrá lugar en su tradicional espacio, el Pabellón Cicilio Matarazzo ubicado en pleno parque paulista, ya que tendrá también cierta impronta de homenaje ante la muerte de su creador, el consagrado arquitecto Oscar Niemeyer, en 2012.

Recordemos que el equipo curatorial conformado por  Charles Esche, Galit Eilat, Nuria Enguita Mayo, Pablo Lafuente y Oren Sagiv, sumando como curadores asociados a Benjamin Seroussi y Luiza Proença plantea un trabajo horizontal e integrado.

Según la organización dela Bienal, el foco de esta edición está puesto en la relación entre las prácticas artísticas y su capacidad para comprometerse y activar historias tanto individuales como comunitarias.

Ya están circulando los primeros nombres, que, para esta línea curatorial, propone no solo artistas individuales y colectivos de arte, sino también arquitectos, grupos de teatro, coreógrafos o sociólogos. El primer nombre confirmado es el artista indio Prabhakar Pachpute,  autor de la propuesta visual y gráfica de esta edición.

Tomando como disparadores poético-conceptuales palabras como imaginación, transformación, densidad, intensidad, ya se ha confirmado la participación de obras de artistas como: Juan Downey (Santiago de Chile, 1940 – Nueva York, 1993) con sus videos recorridas Transamérica en la década del 80, a partir de las investigaciones de Romy Pocztaruk (Brasil, 1983) en la ruta Transamazonas, junto a Danica Daki? (Srajevo, 1962) y Armando Queiroz con sus retratos image moving.

Es interesante lo que focaliza esta Bienal en cuanto al prefijo “trans-“, que es sin dudas el nuevo fetiche de la curaduría y la práctica teórico-artística, como era hasta hace poco la palabra “cartografía”, que abundaba en cuanto texto, título, propuesta circulara en museos, grupos, críticas y debates, de la que en Argentina al menos, no escapó nadie). Así, lxs curadores de esta edición revalorizan la morfología trans- en palabras como (respetamos el original de sus comunicaciones): transgression, transcendence, translation, transgender, transsexuality, transformation…  afirmando la presencia de películas de Virginia de Medeiros, Nurit Sharett, Val del Omar and Yael Bartana, y en un sentido más poético, en los “trabajos alquímicos” de Tunga y Lia Rodrigues, Sheela Gowda, Edward Krasinski y Asger Jorn. Otra labor que también ha sido seleccionada por su inquietante viso de transformación mística son las pinturas de Jo Baer y las instalaciones de  Walid Raad, de gran potencial evocativo para la imaginación.

Finalmente, según se ha anunciado,  una importante cantidad de trabajos girarán en torno a las experiencias colectivas y acciones de protestas a lo largo de todo el mundo. Es interesante pensar este lado que abordará la Bienal en relación a la muestra itinerante que se ha erigido como un archivo circulante y vivo de la historia de las protestas callejeras en los últimos 40 años. Me refiero a la potencialidad de diálogo con Disobedience archive (The Park), que está sucediendo por estos días en Estambul.

Justamente, se rescatan los trabajos de Ana Lira y Halil Altindere que han realizado un registro fotográfico en dicha ciudad y en Pernambuco, así como las filmaciones de Juan Pérez Agirregoikoa que exploran el cruce religión/capitalismo. Yochai Avrahami por su parte, investiga cómo se construyen ciertas narrativas, y Ruane Abou-Rahme junto a Basel Abbas intenta construir la historia de la resistencia individual. El muy interesante cruce con el arte textil y la realidad laboral vendrá de la mano de Ines Doujak y John Barker y el tema del cuerpo estará muy presente, entre otras, en videos como los de Leigh Orpaz y en las pinturas de Bruno Pacheco.

Hasta aquí los primeros nombres de una edición que esperamos profundice reflexiones y vueltas de tuerca,  y sobre todo aporte aire fresco a la agenda teórica, artística y curatorial internacional, confrontada en el desde aquí de nuestras prácticas. El lema, “Cómo hablar de cosas que no existen”, pareciera cimbrar la quinta esencia del arte en occidente… ¿qué otra cosa ha hecho el arte desde sus comienzos en la primera cueva paleolítica que hablar de lo que no existe? Quizás lo que también suceda hoy es cierta sensación de que el arte sigue aportando interrupciones a esta sensación del desierto de lo real que nos permiten darnos cuenta de alguna cosa que antes no percibíamos. Una vez más, llega San Pablo y su fiesta para pensarnos culturalmente vivos y atentos.

 

Ilustra la nota: curador jefe de la Bienal 2014, Charles Esche, en el Pabellón de la Bienal, fotografía de Sofía Colucci