No te mueras en verano

0
11

No te mueras en verano es una obra que indaga en la vida familiar tomando como trasfondo unas vacaciones en la costa. Se presenta los viernes a las 23hs en el  El Camarín de las Musas.

- Publicidad -

Las vacaciones parecen ser siempre ese único espacio temporal donde los deseos y la felicidad pueden salir a flote, casi como una prueba de que la vida no es tan mala. Tiempo para salir, disfrutar, romper la rutina, reforzar los lazos familiares y  tomar energía para encarar el año. Sin embargo, puede suceder que este ideal pre-construido termine en realidad generando más obligaciones que descanso, al tener la necesidad constante de demostrar la felicidad y alcanzar la perfección en cada mínimo detalle para lograrlo. Justamente esto es lo que nos presenta la obra No te mueras en verano  escrita y dirigida por Mariela Finkelstein.

Una familia comparte en un pequeño mono-ambiente frente al mar  en cuatro días de descanso, donde la necesidad de disfrutar y consolidar unas vacaciones perfectas terminan convirtiéndose en un castigo.  De esta manera la madre de la familia conduce a su marido y a sus hijos por un camino torturante en el que todo debe ser ideal y la felicidad termina convirtiéndose como una obligación, un horizonte cada vez más lejano. En este plan la madre obliga a su familia a pasar todos estos días sin dormir para poder realizar todas las actividades que tenía planificadas para ese período. En este contexto, la obra se va sumergiendo en un espacio de irrealidad donde situaciones increíbles e inesperadas  empiezan a suceder.

Esta transición hacia la locura, que se va desarrollando a lo largo de la trama, no alcanza a integrarse de manera orgánica durante la pieza, sino que se hace realmente evidente en el final, lo  que puede resultar chocante para el ritmo general de la obra.  El humor brota de una mezcla entre lo ridículo y lo cotidiano y se condensa fundamentalmente a partir de distintos gags, cayendo en algunos casos en un exceso respecto al recurso de la exageración.

La puesta en escena busca condensar la idea de lo cotidiano a partir de un vestuario y escenografía con visos de realidad, a partir de algunos elementos básicos que componen el ambiente en que se enmarca la historia, pero que no aprovechan la totalidad del espacio escénico de la sala.

El potencial dentro de la obra aparece como algo latente y genera la expectativa del público, sin embargo no termina de explotar y lo ridículo termina, en un punto, atentando contra algunas de las líneas argumentales que componen la historia.

 

 

Ficha técnica

Actuación: Juan Ignacio Bianco, Maitina De Marco, Rubén Parisi,Camila Romagnolo, Ignacio Torres Iluminación: Claudio Del Bianco Escenografía y vestuario: Paola Delgado Música original: Leandro Aspis Diseño gráfico: Adrian Goldfrid Fotografía: Clara Bianchi Asistencia de Dirección: Sol Kohanoff Dramaturgia y Dirección: Mariela Finkelstein  Funciones: Viernes a las 23 hs, El Camarín de las Musas, Mario Bravo 960, CABA.