Bildungsroman, Cecilia Propato

0
18

Con la dirección de Cecilia Propato y la excelente interpretación de Marina Cohen, Bildungsroman bucea en los mecanismos detrás de la violencia, el poder, la obediencia, y en su relación con los propios temores personales. María, jefa de vigilancia nazi, se refugia en un baño dentro de un campo de concentración e imagina un posible diálogo con el médico que la vio nacer, con su amante y con el Führer.

- Publicidad -

Buenas tardes doctor: soy la niña de los rizos de oro que nació con bajo peso. La que sus padres pensaron que iba a morir, dice la protagonista al comienzo y lo repite a lo largo de la obra. Esta afirmación le permite a María destacar su fortaleza actual que se traduce en un físico contundente y en acciones que demuestran su poder y su falta de sentimientos.

La obra es un díptico y presenta dos momentos claros: en el primero la jefa de vigilancia de las SS tiene un problema y debe eliminarlo. Su embarazo la lleva a imaginar los diálogos con el médico y con Heinrich, su amante, en los que ella se golpea y se obliga a ser fuerte, aunque en realidad esta situación pone en evidencia la debilidad de la protagonista. En un segundo momento, María simula un mano a mano con Hitler, en el que justifica sus acciones a partir de la creatividad: los excesos que ella pudo haber cometido tienen su razón de ser en una obediencia irracional, en una deshumanización, aunque no exenta de imaginación al servicio de la tortura y de la maldad.

Lo argumental de Bildungsroman se apoya y crece a partir de la puesta en escena y de la actuación de Marina Cohen. La escenografía está compuesta solo por un inodoro –pensemos este objeto como un símbolo de lo que se deshecha, de lo que se elimina– y la luz va acompañando a partir de su intensidad y de su mayor o menor apertura los movimientos del personaje. El predominio de los tonos oscuros, además, conceptualiza visualmente la opresión que siente el personaje atrapado, encerrado, acorralado por su realidad interna y externa, no solo por la caída del régimen nazi sino por la irrupción del amor en su vida: Yo sé que a una jefa de vigilancia no le puede pasar esto, yo lo sé, pero nadie me avisó de los peligros del amor, me dijeron que el comunismo era peligroso, que los judíos eran peligrosos, pero no el amor.

En cuanto a la actuación, el espectador termina convencido de que la historia que se cuenta tiene un correlato perfecto con el físico, la voz y los desplazamientos de Cohen. En la transición entre ambos momentos del díptico, la protagonista realiza movimientos de autómata al tiempo que repite Guten tag?; gut, danke; wieder. Está tan lograda la actuación de la actriz que como espectadores nos olvidamos de la casi ausencia de escenografía: su presencia llena el espacio; su figura se agranda, intimida, pero también se humaniza y muestra la soledad detrás del poder, y más cuando ese poder es perverso.

El título alude a las novelas de aprendizaje o de iniciación, en las que el personaje pasa de la niñez a la adolescencia o hacia la adultez de la mano de experiencias que lo marcan en su vida adulta. Propato cuenta que eligió el término como homenaje a sus lecturas de Hermann Hesse, que se ajustan al género con precisión. Dentro de la obra, María no es ni una niña ni una adolescente, pero inicia un camino de aprendizaje que comienza con su embarazo y que la lleva a comprender sus propias debilidades, su lado de víctima aun en su papel de victimaria.

Muy buena propuesta para los sábados de otoño: Bildungsroman nos recuerda que como seres humanos somos contradictorios, que el poder suele llevar el germen del exceso, y que la obediencia extrema sin pensamiento termina dejando al individuo solo y sin salida por más que haya una justificación aparente.

Ficha técnica

Actúa: Marina Cohen. Dirección: Cecilia Propato. Diseño del espacio y escenografía: Cecilia Propato. Diseño de iluminación: Sergio Cucchiara. Intervención artística del inodoro: María Laura D Ambrosio y Leandro Roth. Vestuario: Marina Cohen. Asistencia de dirección: Germán Marteau. Asistencia de Piso: Florencia Melnechuk. Producción ejecutiva: Germán Marteau/Cecilia Propato. Fotografía: Aldana Macedo. Video: Ana Rubiolo.

Funciones: sábados, a las 19. Duración: 50 minutos. Teatro del Abasto: Humahuaca 3549 (CABA). Informes: 4865-0014. Entrada: $80. Se puede reservar 2×1 por la página de Facebook. Precio especial para grupos: $50

Cecilia Propato es dramaturga, guionista, directora de teatro, artista multimedia, ensayista y docente. Es licenciada en Comunicación (UBA) y periodista egresada del Instituto Grafotécnico (Escuela Superior de Periodismo).

Marina Cohen es actriz de gran trayectoria. Se formó con Lorenzo Quinteros, Pompeyo Audivert, Guillermo Angelelli, Alejandro Catalán, Ricardo Bartis y Julio Chavez. Su formación se completa actualmente con técnicas en dramaturgia y dirección. Sus maestros son  Ariel Barchilon y Ricardo Bartis respectivamente.

+info:

https://www.facebook.com/pages/Bildungsroman/198362477017141?ref=hl

http://bildungsroman-teatro.blogspot.com.ar/

http://www.teatrodelabasto.com/