Costa da Morte: el panorama como vanguardia

0
27

El cine contemporáneo es de por sí tensión. De los recursos fílmicos, del uso del tiempo (por corte o por extensión), o del espacio, de la manipulación del montaje, de los usos no convencionales de los planos formales. En el caso que nos ocupa, la ópera prima del video creador gallego Lois Patiño que hoy viernes tiene su ultima función en el BAFICI dentro la competencia Vanguardia y Género, propone casi fundamentalmente  una omnipresencia del plano fijo panorámico haciéndolo contradecir con lo íntimo de las conversaciones de la vida cotidiana de los pescadores de este lugar cuasi mitológico que trae la España del pasado histórico romano, medieval, renacentista. La España costera, marítica, de los limites extremos, puerta de Europa desde América.

 

Patiño es videocreador, tiene una serie de cortos y medios en los que ya se presiente esa idea de la mirada amplia sobre el paisaje y el empequeñecimiento del hombre. Esto se puede ver “Montaña en sombra” o “En el movimiento del paisaje” por ejemplo.  Hay un uso de los modos románticos de la pintura que son profundamente llamativos en este traslado a la imagen puramente cinematográfica recordando a su vez al documentalismo de observación de Robert Flaherty en Los hombres de Aran.

Aunque en general la función específica del plano panorámico es la descripción, y por definición es un tipo de plano que deja fuera intencionalmente todo detalle, en la repetición sucesiva del recurso por un lado y la duración extremadamente larga de estos planos en los 85 minutos que dura el film,  esa función original siempre secundaria en el cine tradicional, toma aquí una exclusiva dramaticidad que hace del plano panorámico incluso el gran tema de Costa da Morte. Y pone al sonido de la voz en un espacio “otro” que hace dudar incluso del espacio del que la voz surge.

Muy interesante, de todos modos, una irrupción de imágenes más cortas hacia la mitad del film con la toma de un mismo lugar afectado por distintas situaciones climáticas interrumpidas por planos negros.

Pequeñas figuras humanas recogiendo almejas, sacando mejillones de las piedras, pescando en pequeños botes o sobre grúas en el arreglo de las aspas de molinos de viento, caminando el paisaje repleto de historias mágicas, sin rostros, solamente sus cuerpos en el paisaje.

Seguramente Costa da morte se irá de este BAFICI con un premio, sino, sería una pena, realmente.

[vimeo]http://vimeo.com/31892682#at=0[/vimeo]