Presentación del disco Niño, de Manuel Moreira

0
17

El músico ha sabido regalar a su público un concierto digno de ser recordado en la presentación de su disco Niño. El viernes último el talentoso cantautor lo presentó en la sala Siranush, en plena zona armenia de Palermo.

- Publicidad -

Moreira es conocido por los que vienen siguiendo su trayectoria como solista o bien como integrante del sexteto Cabernet o del Trío sin nombre que se presenta todas las noches en el programa de Dolina, La venganza será terrible. Pero quizás sorprendió a unos cuántos en su concierto del viernes porque, si bien ha presentado temas que ya han sido escuchados en otras oportunidades, ha sabido introducir elementos nuevos sin alterar la esencia de Niño, sino más bien, realzándola.

Este niño inquieto que vive la música como un juego placentero demostró que maneja un amplio registro vocal y sus agudos son capaces de conmover. Su voz tiene distintos matices y le da vida a las bellas letras de sus melodías. Vale aclarar que en sus composiciones, Manuel escribe la letra y la música. Su aptitud para componer textos poéticos y románticos está fuera de dudas. También muchos seguramente admirarán cómo despierta la musicalidad de las palabras y las integra en melodías que saben generar emociones en el espectador. Sus temas exaltan, generan movimiento,  invitan a la reflexión y pueden crear un clima de profunda alegría o de gran melancolía, pero no dejarán indiferente a la audiencia. Dejan a más de uno tarareando, porque muchos de ellos resultan pegadizos. Manuel integra a su público al concierto en varios momentos en que requiere de la voz y las palmas de los espectadores para construir sus coros. Ellos responden, contentos de poder participar, en un acto de creación colectiva: todos los sonidos se combinan en un todo armónico.

El joven músico contó en esta ocasión con la presencia de excelentes profesionales que lo vienen acompañando en sus conciertos y grabaciones y también sumó sangre nueva a su equipo. El quinteto de cuerdas fue una elección muy acertada como así también la participación de María Azumendi, quien lo acompañó a Manuel en distintos temas con su suave voz. Una nueva inclusión que dejó al público boquiabierto fue Nahuel Pennisi, la joven promesa de la música que cantó con él “Oración del remanso”, de Fandermole. Tampoco faltó un cover ya clásico en el repertorio de Moreira que es “A primera vista”, interpretado tanto en portugués como en español. Entre los temas propios casi todos fueron de su nuevo disco, aunque hubo algunos de su disco anterior, Más que razones.

El cantautor siempre resalta que el interpretar temas de su autoría es como desnudarse, hay mucho de sus vivencias personales en sus canciones, y eso es lo que las hace tan valiosas. Sin descuidar el aspecto musical, Manuel pone especial cuidado en la elección de sus palabras.

Como sorpresa, hacia el final del concierto y ya cuando él estaba amagando con irse, hubo una perlita que fue el tema que hizo con Alejandro Dolina, a quien presentó con el gran cariño que los une desde hace años.

En síntesis, este concierto del Niño fue la ocasión de festejar y cantar, de repasar temas queridos para quienes están familiarizados con su repertorio. En cambio, para quienes recién se acercan a él, este encuentro fue la oportunidad de conocer las creaciones de un músico cuya voz, según Dolina, “nos va a acompañar por mucho tiempo”. Una noche llena de alegrías y donde primó la solvencia musical y artística de Manuel Moreira y sus invitados en todo momento, junto con la magia que han sabido encender el artista y su gente.

Para comenzar a escuchar o seguir escuchando:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=z5XynpX1mQY[/youtube]