Coherence, primera extrañeza del BAFICI 2014

0
23

Aunque con todos los tips del cine comercial, Coherence es una película digna de este festival porteño de cine independiente que siempre es un catálogo de todo lo que se nos pueda ocurrir que sea el cine. Solo ocho personajes desde los cuales recrear una comunidad completa, una casa y algunos exteriores vuelven a demostrar todos los estados que el cine puede suscitar.

En este caso, se trata de la ópera prima de James Ward Byrkit que ha ganado el Premio al Mejor Guión en el Festival de Sitges 2013. La película apela a elementos de las ciencias físicas para postular un coherencia “decoherente”, término derivado de la terminología de la física cuántica que explica por qué a nivel macro los fenómenos son tan complejos que logran tener sentido solo dentro del marco de la física clásica.

En cuanto a cómo la película explica la legalidad que va a instaurar, por un lado, lo clásico es el paso del cometa Halley y la cita científica mayor es a lo que se conoce como paradoja del gato de Schrödinger, en la cual,un gato encerrado en una caja con un frasco de veneno que corre el riesgo de derramarse en cualquier momento, desde la lógica cuántica, estará a la vez vivo y muerto, por superposiciòn de estados, al menos hasta que la comprobación empírica abra a caja y detecte qué sucedió. Esta doble polaridad, vivo muerto, viola la base misma del sistema racional logocéntrico de occidente, apoyada en tres principios lógicos totalizantes y de potencia analítica, ya que son a la vez tres maneras de decir lo mismo: el principio de identidad (A es A), el principio de no contradicción (algo no puede ser A y no A a la vez), y el principio de tercero excluido (solo hay dos posibilidades: A o no A).

Desde esta violación a la base de toda la lógica (la aristótelica y la del sentido común, su dilecta heredera), se apoya la legalidad de la película, donde la matriz de la ciencia ficción y del género distópico pasarán a segundo plano en favor del registro fantástico, y la película se irá haciendo cada vez más cercana al terror psicológico, la experiencia paranormal, los estados paranoides y el sublime atractivo y espeluznante a la vez que provoca la presencia de un doble. 

Desde la enunciación, la película se fragmenta en situaciones claramente enmarcadas, a la manera de actos, que se vuelven circulares y concéntricos, con una cámara que a momentos se hace vacilante y errática, acentuando el efecto de extrañeza. Los planos son cortos y cerrados, dejando un fuera de campo donde existe la amenaza, el otro lado del mundo donde el uno mismo se vuelve amenazante, y esto es todo un detalle, porque el terror pareciera provenir de constatar que lo monstruoso, en realidad, siempre estuvo y estará dentro de cada uno.

Muy buen comienzo en el primer día de este BAFICI 2014 que promete más sorpresas como este film de la Competencia Vanguardia y Género.

 

Mirá horarios y días de Coherence en el BAFICI 2014, aquí