Asombrosos universos ficcionales en el libro de Pablo Besarón

0
12

Una mujer que quiere enterrar para siempre el recuerdo del hijo que no fue, quien sin embargo regresa en el momento postrero de su madre en “En otro lugar”; una octogenaria que desarrolla el familiar pero a la vez extraño hábito de ver el clásico melodrama colombiano de las cinco de la tarde junto a su solitario vecino, una costumbre que ni siquiera la muerte alcanza a detener en “Delia y la telenovela de las cinco”, un hombre que regresa al pueblo del que nunca debió haberse ido (el mismo en el que jamás había estado antes), y que toma la identidad de un pobre -pero también monótono, miserable y acomodado- diablo en “Noticias sobre Cevares”; las inquietantes confesiones de un médico que se dedica a abrir tejidos y restaurar órganos en “El neurocirujano”; los fatales momentos finales de un rabino demasiado ingenuo para sobrevivir en “Los últimos días de Daniel Knopoff”; son apenas algunos de los asombrosos universos ficcionales que construye Pablo Besarón en su bellísimo libro de cuentos Efectos colaterales.

Las potentes tradiciones del género fantástico y del realismo, dos grandes ejes vertebradores de la literatura argentina, son resignificadas en estos cuentos a partir de una interesante operación estética que consiste en mezclar lo que “naturalmente” no debería estar unido, generando en el lector un notable efecto de extrañamiento que obliga a revisar y rever todo aquello que damos por sentado en nuestros vínculos subjetivos, identitarios, íntimamente cercanos y familiares.

La leve densidad, el gusto amargo y vital que deja en el paladar Efectos colaterales, tiene lugar a partir de la inmersión en una lectura que no ofrece certezas ni entrega respuestas unívocas posibles. Más bien al contrario: el libro de Pablo Besarón promueve interrogantes, obliga al lector a (re)construir las tramas de mundos que se presentan quebrados desde el inicio. Estos relatos apuntan y aciertan en su objetivo de movilizar la fantasía, la capacidad de imaginación, de conmoción y de empatía del lector, al hacer estallar el continuo de lo cotidiano, al romper con la gran inercia codificadora en la que nos encontramos inmersos durante la gran mayoría del tiempo diurno. Nada está predeterminado, predefinido de antemano. Todo es posible en esta atmósfera extrañada, onírico-pesadillesca, en frágil equilibrio, en tanto muchas de las escenas de los cuentos se desarrollan a partir de un peculiar alejamiento de la realidad cotidiana y establecida. Las relaciones familiares son observadas bajo la inquietante lupa de aumento que provee lo fantástico, generando entornos ficcionales que promueven perturbadoras escenas de neto corte onírico, en donde los órdenes de lo real y lo imaginario chocan y se entremezclan, en confrontación con la experiencia cotidiana, la racionalidad y la lógica diurna. Vínculos siempre rotos o al borde de la disolución, presentados desde una mirada oblicua, deformada, distanciada, poetizada, especialmente lúdica, pero expuestos, al mismo tiempo, en su estructura profunda, dejando al descubierto sus lógicas jerárquicas y descarnadas. Atmósferas, climas, vínculos ásperos y crudos: instantes plenos de tensiones en las relaciones recíprocas entre los personajes se suceden uno detrás de otro, dentro de los imprecisos, difusos y borrosos límites del género fantástico, preguntándonos permanentemente qué es real y qué no lo es. Efectos colaterales toma la realidad como punto de referencia, deformándola y subvirtiéndola al mismo tiempo, generando momentos literarios densamente poblados por situaciones, personajes y conflictos que comparten rasgos comunes a nuestra cotidianeidad, pero que a la vez la erosionan y la cuestionan, se deslizan y se escabullen, haciendo imposible cualquier intento de racionalización.

efectos

El libro de Pablo Besarón parece hacerse eco del proyecto del dramaturgo alemán Bertolt Brecht, en tanto éste concibe al distanciamiento como aquel procedimiento que consiste en alejar la realidad representada para poder percibirla bajo una nueva perspectiva que ponga de manifiesto su lado oculto, puesto que hemos perdido la capacidad de ver lo que se encuentra ante nuestros ojos. Lo deforme, lo monstruoso, aquello que queremos mantener alejado de nuestro campo sensorio-perceptivo a toda cosa, irrumpe con la violencia de lo real en la ritualidad cotidiana más ramplona y sencilla. Los personajes de Efectos colaterales ya nunca volverán a ser los mismos, y nosotros, sus lectores, tampoco, pues hemos aprendido a mirar con desconfianza, con prudencia y con asombro un mundo al que decimos conocer, pero al que en verdad apenas si podemos acceder.

“Efectos Colaterales”. Autor: Pablo Besarón. Editorial: Simurg. I.S.B.N : 9789875541962. Páginas:128. Idioma: Español. Narrativa argentina, cuentos.