El canon literario latinoamericano en la transposición de impresos al catálogo digital

0
9

Una parte importante de la discusión contemporánea sobre la existencia de un canon literario pasa por la reivindicación y la crítica al ensayo de Harold Bloom El Canon Occidental (1995). De manera independiente a los debates desplegados en torno a esa obra, podemos analizar qué sucede con los componentes de aquel canon en el marco de la oferta de catálogos digitalizados de aquellos textos previamente existentes en soporte papel. Y, en especial, con el segmento del canon occidental que Bloom destaca como componente latinoamericano del mismo (aquellas obras y autores que representan a la literatura latinoamericana en el corpus general de la literatura occidental propuesta por Bloom).

Cuando hablamos de canon se trata del catálogo de obras y autores que las instituciones literarias determinan como “literarios auténticamente”. Las acciones que parten de la crítica literaria abarcan desde la inclusión de autores, obras, géneros, perspectivas de abordaje a las obras hasta la exclusión de autores y obras. Es decir, no se puede negar la influencia de la institución literaria en la imposición de criterios de “lo editable”.

Los críticos literarios y  académicos poseen una influencia destacada sobre las decisiones de qué libros y autores van a ser editados. Los editores intervienen en el campo intelectual conformando un campo que legitima lo escrito al publicarlo y distribuirlo socialmente; consagra autores al mismo tiempo que desecha a otros y habilita formas de lectura y niega otras (Bourdieu 1999). Y es en este punto donde la idea de un canon único más allá del soporte ingresa en tensión con la acción de la industria editorial (en digital).

En el mencionado canon occidental Bloom introduce a 18 autores latinoamericanos y 36 obras de esos autores como parte de lo que llama “profecía canónica” de la “edad caótica” (siglo XX), “edad literaria” que destaca como etapa actual, conformada por aquellos autores que menciona como representantes de la modernidad.

Ahora bien, con el objetivo de relevar la transposición de estas obras a formato digital, se realizó una búsqueda en las mayores plataformas multinacionales tales como Amazon, -representa el 70% del mercado de libros electrónicos mundial (Cordón García et al. 2011) y sus competidoras Barnes&Noble y Google Books. Asimismo, se efectuó una búsqueda en la plataforma española Leer-e en función de poseer un estado del arte de la presencia de los títulos y autores del canon latinoamericano de Bloom en el mercado específico de habla hispana (V. Cuadro de búsquedas en plataformas).

Muchas veces en el proceso de transposición/migración la industria actúa con criterios que escapan (y/o se oponen) a las estrategias académicas de creación y sostenimiento de tradición misma en derredor de las obras canónicas. Quizá, las obras no deban tanto su presencia en los catálogos de las principales plataformas de ventas de libros digitales a los principios de circulación académica del orden tradicional como a las estrategias de lo que la industria considera “demanda real” de mercado (Cordón García 2004: 23). En el caso del Amazon,Google Books y Leer-e menos de la mitad de los títulos del canon latinoamericano está disponible en castellano en formato digital. En Barnes & Noble aparecen en oferta en digital exactamente la mitad de las obras. Algunos autores (Nicolás Guillén, Octavio Paz, José Lezama Lima, Guillermo Cabrera Infante, Severo Sarduy y Reinaldo Arenas) no poseen disponibles en digital ninguna de sus obras consideradas canónicas por Bloom. Así, la idea de una transposición “vertical”, automática del canon latinoamericano a las distintas formas del digital se torna errónea.

Si para Chartier (1995: 111) “los autores no escriben libros: escriben textos que luego se convierten en objetos impresos” el libro es el punto de convergencia de la batería de recursos que un sinnúmero de actores (“la industria”) pone a disposición del texto. En nuestro caso, podríamos hablar de la batería de recursos puestos a disposición de la industria de la edición digital en la transposición de las obras y autores de aquel canon latinoamericano elaborado por Bloom.

En síntesis: en la tensión entre el mantenimiento del canon y la construcción del catálogo editorial digital, la transformación al nivel de los dispositivos materiales también ofrece un recorte de la estructura del canon latinoamericano.

 

photo1-2

 

 

FUENTE: Publicado en Blog del Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca