64° Festival Internacional de Berlin: 3ra Nota

0
9

Desde Berlin, Fredy Friedlander encuentra una sorpresiva candidata al Oso de Oro: Boyhood de Richard Linklater.

La nota anterior sobre el Festival de Berlín señalaba la inexistencia de una candidata firme a ganar el Oso de Oro al mejor film. En el cierre de dicho artículo este cronista arriesgaba la hipótesis de que dentro del lote de películas aún no exhibidas y en su mayoría orientales (China y Japón) apareciera una sorpresiva ganadora.

Faltando ya unas pocas horas para la definición la situación aparece más clara y es probable que la vencedora no provenga de Asia, afirmación que se hace pese a no haber podido ver todos los films de dicho continente.

¿Qué cambió entonces?. Ocurre que apareció Boyhood” de Richard Linklater, viejo conocido de la Berlinale y venerado aquí por el público. Durante la función de gala lo acompañaron los actores Patricia Arquette, su hija Lorelei Linklater y Ellar Coltrane y sólo no estuvo Ethan Hawke, el otro intérprete central del film.

Linklater viene filmando “Boyhood” desde hace doce años, sin cambiar los actores, algo que el director parece disfrutar (recordemos su famosa trilogía con Delpy y Hawke).  Ya en la primera escena de su nuevo trabajo, éste último aparece separado de su esposa (Arquette) visitando a los hijos de ambos: Mason (Coltrane) y Samantha (Lorelei Linklater), de 8 y 10 años respectivamente. Ambos padres cambiarán con frecuencia de pareja, pero el acento estará puesto en la difícil convivencia de Mason con más de un padrastro. Al terminar la película, doce años después, el joven estará ingresando en la Universidad y el espectador habrá disfrutado el proceso de maduración y la buena y diversa relación que tiene con ambos progenitores. La interpretación de Coltrane es estupenda pero no se queda atrás Hawke y se extrañó su no presencia en Berlín. En cuanto a Patricia Arquette lo suyo es correcto aunque ha perdido gran parte de su atractivo femenino. Lo notable es que cada personaje fue interpretado por el mismo actor a lo largo de los dice años que dura la trama. Notable el acierto del casting particularmente con Coltrane, que actúa tan bien cuando era niño como ahora que es adulto.

Complementando los comentarios de películas en competición oficial conviene rescatar dos títulos más. Por un lado 71del francés Yann Demange, residente en Gran Bretaña, retrata el tenso drama de un joven soldado inglés en Belfast en 1971. Gary (Jack O’Connell) ha quedado aislado en la zona más peligrosa de Irlanda del Norte (The Falls) cuando es asesinado su compañero y toda la película lo muestra moviéndose entre las sombras y siendo acogido por gente de las que no  sabrá casi hasta el final si apoyan al IRA o a ingleses como él.

71” podría ganar algún premio al igual que Kraftidioten” (“In Order of Disappearance”), coproducción entre Suecia, Dinamarca y Noruega, país este último de donde es originario Hans Petter Molland, su director. El comienzo del film es muy ingenioso ya que señala que el reparto será presentado por “orden de desaparición”. El rol central lo tiene Stellan Skarsgard y su hijo en la ficción aparece muerto al inicio supuestamente por traficar con drogas. El padre no cree en esa hipótesis y a partir de allí empieza a morir mucha gente, cuyos nombres (los de los actores) en cartekles van apareciendo a medida que son asesinados. Hacia el final Skarsgard se cruzará con otro personaje sospechoso y exótico al que da vida Bruno Gans. Ambos actores estuvieron durante la función de gala con gran aplauso del público. Varios críticos compararon a este film con “Fargo” pero vale aclarar que pese a ser entretenida no alcanza el nivel del film de los Coen.

Finalmente mencionemos otros dos films de la selección oficial, de realizadores latinoamericanos, que decepcionaron. Karim Ainouz no repite todo lo bueno que dio en “Madame Satá” en “Praia do futuro”. Presenta una relación gay entre Donato (Wagner Moura) y Konrad (el actor alemán Clemens Schick). La acción se inicia trágicamente en una playa de Ceará, donde ambos se conocen, para luego reencontrarse en Berlín. No hay en general crecimiento dramático y sólo se rescata el trabajo de Moura.

Tampoco convenció “Aloft” de la peruana Claudia Llosa, ganadora hace algunos años del Oso de Oro (“La teta asustada”). La sobrina del autor de “La ciudad y los perros” sitúa la acción en Canadá contando en dos tiempos la historia de una mujer con dotes de adivina que interpreta Jennifer Connolly). Nana, tal su nombre no le perdona a su hijo Ivan (Cillian Murphy) un triste hecho del pasado que involucró gravemente a su hijo menor. Naná será entrevistada muchos años después de ese evento por una periodista (Melanie Laurent, aquí desaprovechada) a través de la cual reencontrará a su hijo mayor.

En conclusión y pese a haber visto sólo doce de los veinte films en competición parece razonable arriesgar que el Oso de Oro puede quedar en manos de Richard Linklater. Aunque no deben ignorarse la chances de dos de las películas alemanas: “Kreuzweg” y “Die Geliebten Schwester” (“Queridas alemanas”) ambientada esta última en Weimar y vecindades (y que motivaron un viaje que realizó a esa ciudad quien esto escribe). “71”, “Kraftidioten” y la no vista “Gran Hotel Budapest” cerrarían el lote de las que tienen más chances, pero la más fuerte candidata parece ser “Boyhood” .