Marc Quinn en Arter de Estambul

0
10

The Sleep of Reason es la primera exposición individual en Turquía de este artista rotulado en el sensacionalismo YBAS que ofrece sus más impactantes obras producidas desde 1999.

Marc Quinn (Londres, 1964), es uno de las grandes figuras tradicionalmente asociadas a los Young British Artist que vieron la luz a partir de la dècada de los 90 en relación a la factoría del publicista e inventor de productos y modas artísticas, genio de la creatividad aplicada al negocio capitalista por excelencia, las imágenes, don Charles Saatchi. Toda su generación es mencionada por la crítica especializada dentro de una tendencia “retrosensacionalista”, cuyas caras más conocidas quizás sean Demian Hirst, los hermanos Dinos y Jake Chapman, Tracy Emin y Ron Mueck.

Quinn fue particularmente notorio en el mercado con su impactante Self (1991), una escultura realizada con su propia sangre refrigerada especialmente, a la manera de una cabeza romana calcada, una imago maiorum – molde realizado a la cara del muerto antes de su rigidez para conservarlo a la posteridad- que entrecruza el culto a la personalidad propio del surgimiento del mundo moderno, del Quattrocento hasta hoy, con la reflexión metafísica, la autoreferencia y la banalización del psicoanálisis en cierta moda new age, zen y clean.

self

Otra de sus obras que van por el camino de provocar una sensación inmediata y fascinante en el espectador es su obra You Take My Breath Away (1992), donde presenta, cual San Bartolomé, un molde perfecto de su piel realizado en látex, quedando la imagen de un hombre desollado.

QUINNyoutakemybreathawayQUI0006

 

Para esta muestra en Arter, Quinn y su curadora, Selen Ansen, han trabajado con el título El sueño de la razón engendra monstruos, de la serie de Caprichos (1799) de Francisco de Goya.  El artista español ya ha sido tomado (y es más, intervenido) por los hermanos Chapman cuando compraron una carpeta de sus grabados para colorearlos y animarlos un poco con sus mejores garabatos, en un gesto de apropiación posmoderna antológico para el género. En el caso de Quinn, se propone un diàlogo con el artista que sueña sus pesadillas, provocando un cambio de paradigma del concepto de realidad, percepción de mundo y visibilidad.

QUI_0312a_ 020

Where the Worlds Meet the Mind, 2012. Oil on canvas. Diámetro: 200 cm. Fotógrafo: Todd-White Art Photography Courtesía de Marc Quinn Studio.

Justamente, el tema de la mirada es una de las claves para comprender la autorreferencialidad de Quinn, donde lo corporal y sensorial opera como un borde de traducciones, fronteras e intersticios entre el dentro y el afuera, primera oposición binaria y egocéntrica sobre la que pareciera ordenarse la matriz occidental: vida/muerte, cuerpo/alma, naturaleza/cultura. Pero por encima de todas y cualquier división binaria y estructuralista, la cuestión de la realidad y del realismo provoca ese sublime que es tan atractivo para el espectador contemporáneo, donde parece demorarse y volver una y otra vez, subyugado en el acto de ver y ser visto frente a ese objeto, como veíamos en el caso de Still Life de Ron Mueck.

54-File4

Zombie Boy (Rick) Cu Pb Mn Fe Mg Si, 2011. Orbital-sanded and flap-wheeled lacquered bronze. 178 x 56 x 35 cm. Fotògrafo: Ben Westoby. Cortesía White Cube

Ilustra la nota: Selma Mustajbasic, 2000. Mármol 89 x 56 x 144,5 cm. Foto: Prudence Cuming Associates. Cortesía of Marc Quinn Studio

 

Compartir
Artículo anterior30/40 Livingstone
Artículo siguienteLos cuatro días de Lorca
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.