Paul Klee en la Tate Modern

0
11

Hasta el 9 de marzo de 2014 se puede ver en la Tate Modern de Londres una retrospectiva de Paul Klee, uno de los referentes del arte del s.XX.

Making Visible

“Art does not reproduce the visible; rather, it makes visible.” Paul Klee.

(El arte no reproduce lo visible, sino que hace visible.)

200 obras distribuidas en 17 salas, relatan el proceso creativo en forma cronológica. De esta forma, su obra que en forma aislada tiende a parecer simple y con una ingenuidad mal entendida, explicita el sentido y cobra una potencia conmovedora. La secuencia deja ver los diferentes momentos políticos, sociales y personales que influyeron en la enorme producción del artista que formó parte de dos movimientos clave en la historia del arte: como miembro del grupo expresionista Blaue Reiter, junto a Kandinsky y Franz Marc, y luego como parte integrante del Bauhaus, la quintaesencia del modernismo.

La propuesta del curador Matthew Gale muestra la rica complejidad de Paul Klee, destacando tres características fundamentales: versátil y libre en su camino creativo, con un fuerte compromiso político y social, y un perfil ambigüo presente en toda su carrera. Músico y artista plástico a la vez, ambidiestro para pintar y escribir, tan amplio y libre en sus temáticas y técnicas, como estricto y meticuloso en la clasificación de su extensa obra (9000 obras realizadas durante su vida).

La muestra está organizada a través de un sistema de numeración propio de Klee, aplicado por él a toda su obra. Este código permitió a Matthew Gale armar el relato del artista en primera persona, facilitado por sus propias anotaciones.

 

Algunos datos de su biografía ayudan a comprender la dualidad de Paul Klee: nacido en Suiza en 1879, hijo de un padre alemán (de ahí su ciudadanía alemana) profesor de música, y una madre suiza, cantante, Paul Klee se formó como violinista, actividad que practicó durante años en forma profesional. Su vinculación con las artes visuales no fue inmediata. Recién durante los primeros tiempos en Munich, recién casado con Lily Stumpf, él se abría paso como ilustrador mientras sostenían el hogar con las clases de piano que ella daba.

Allí en Alemania conoció a Kandinsky y Marc, con quienes realizó varias exposiciones, hasta que en 1911 tuvo su primera exposición en Zurich, como único artista.

Según testimonios de sus colegas, su dedicación a tal forma de numerar la obra comenzó en 1911 forzado por la preocupación de los dealers de arte, quienes temían que las sorprendentes estadísticas de su productividad pudiesen perjudicar los valores de la obra. Paul Klee, en lugar de reducir su productividad, introdujo un código de letras a su sistema de numeración de obra, para disimular el volúmen de su producción.

La creatividad liberadora de Paul Klee le permitió explorar todas las técnicas, inventar sistemas de impresión, fabricar sus pinceles, soportes y herramientas. Tomar caminos argumentales muy diversos sin renunciar al compromiso con la realidad política y social. Trabajar con audacia la abstracción figurativa, el color como forma, la línea como color.

Recorrer la exhibición, contagia la necesidad de exploración artística y alcanza a transmitir un estado creativo. Regalos que te dejan las obras de arte cuando son.