Dans la maison, maravilloso film de Francois Ozon que habla sobre la necesidad de imaginar.

1
8

La Historia:

Un profesor de lengua y literatura encuentra que los trabajos que entregan sus alumnos, son de un nivel elemental que abruma. Hasta que advierte que un chico que se sienta en el fondo del aula acaba de escribir algo que lo sorprende. Dando cuenta de un sentido de la observación agudo e irónico, y de un voyerismo sutil.

El tema al cual alude tiene que ver con la familia de uno de sus compañeros, la cual le atrae intensamente. Y esto se da a partir de un hecho que dispara su curiosidad: la mayoría de los jóvenes se avergüenzan cuando los padres van a buscarlos a la escuela y este compañero- en cambio- va a su encuentro abrazándolos con naturalidad. Eso motiva su placer por la escritura, pero partiendo de un deseo personal, que es conocer lo que para su imaginario y su vida representa ser: “una familia normal”.

El maestro descubre que puede recobrar su pasión por enseñar y compartir sus conocimientos…mientras el chico de la última fila continuará una redacción en forma de novela, penetrando en el universo de esta familia… pero también en la del profesor.

La realidad y la ficción se mezclan y se confunden en un juego que avanza en cada entrega generando en el espectador el mismo placer que ambos van a compartir. Placer por el aprendizaje, placer por la literatura, por el cine, por el arte, y placer por la empatía y la comunicación.

Adaptación de la obra “El chico de la última fila”, del español Juan Mayorga, insólitamente tuvo que venir un francés a hacer de esta obra teatral un filme, que es hasta ahora lo mejor de la competencia oficial.

 Sobre qué reflexiona:

Se podría decir que uno de los temas principales sobre los cuales reflexiona el film es  sobre el acto placentero de educar, como también lo es el acto de haber recibido educación, haber aprendido….porque siempre existe alguien que con sus palabras  nos marco para toda la vida, y que contribuyó a lo que somos. Es probable que para Ozon este sea también un homenaje a sus maestros, entre los que encuentra Rohmer.

Porque  la necesidad de imaginar es vital, porque la vida no basta y porque necesitamos que nos cuenten historias.

Lo más atrapante del film es que la novela que escribe el alumno por entregas y que corrige su profesor hace de cada espectador, un critico, y un escritor el que hará finalmente su propia película.

Lo lúdico aparece en todas sus facetas consiguiendo que aquellos que estamos viendo las imágenes entremos en una tensión productiva, algo así como una tormenta que Ozon genera con tremendos artistas, lo que es casi un milagro.

La ironía está siempre entre líneas sea para hablar de la literatura, del cine- más veladamente- o del arte, para encontrarle un sentido a la vida a través de estas.

Pareciera decir todo el tiempo: los seres humanos son un misterio y hay que dilucidarlos. Y de este modo podemos jugar a hacerlo.

Dans la maison es un film en extremo divertido y a la vez profundamente reflexivo sobre la naturaleza humana, sobre las relaciones que establecemos con nuestros semejantes y sobre las pasiones que nos hacen sentirnos vivos.

Sobre François Ozon:                                                                                                                           Su mediometraje Regarde la mer (1997) se proyectó en Zabaltegi del Festival de San Sebastián; poco después llegó su primer largometraje, Sitcom (1998). En 2000, compitió en la Sección Oficial del Festival de San Sebastián con Sous le sable (Bajo la arena) y en 2009, con Le refuge (Mi refugio), con la que obtuvo el Premio Especial del Jurado. Otras películas suyas son: 8 femmes (8 mujeres, 2002), Swimming Pool (La piscina, 2003), 5 x 2 (2004), Le temps qui reste (El tiempo que queda, 2005), Angel (Ángel, 2007), Ricky (2009) y Potiche (Potiche, mujeres al poder, 2010).