V SEMANA DE CINE EUROPEO

0
9

Un análisis de las cinco películas de la Semana, todas estrenadas durante el mayor Festival de Cine del mundo

- Publicidad -

 Entre el 3 y el 10 de diciembre tendrá lugar en el Cine Gaumont la “V Semana de Cine Europeo”, que al igual que en ediciones será presentada por Thierry Frémaux, Director General del Festival de Cannes y responsable de la selección. Se trata de cinco largometrajes que compitieron este año en la edición número 66 (15 al 26 de mayo de 2013) y que fueran comentadas en su momento en Leedor.

 Se reproducen y amplían seguidamente las notas elaboradas durante el Festival de Cannes con la intención de orientar al potencial espectador sobre los contenidos y valores de las películas programadas.

 “La vie d’Adele” de Abdellatif Kechiche (“Juegos de amor esquivo“;Cous Cous“, la gran cena) cuenta con dos protagonistas de excepción, la ya conocida Lea Seydoux (“Medianoche en Paris“) que también está  ahora en Cannes por”Grand Central” y Adele Exarchopoulos que lleva ese mismo primer nombre en el film. Dura tres horas pero no se siente la longitud, presentando imágenes, posiblemente nunca antes vistas en un festival mayor, de una relación lésbica entre dos jóvenes de muy diferente nivel cultural. Una (Seydoux) está terminando Bellas Artes y al final es una exitosa pintora. La otra empieza estudiando filosofía pero termina al final como maestra jardinera. Notable film al transmitir con gran autenticidad una relación amorosa donde nada de lo que se muestra es gratuito, al  menos en opinión de este cronista. Y sería merecido que compartan el premio a la mejor actriz. (Comentario escrito antes de que “La vie d’Adèle” ganará merecidamente la Palma de Oro a mejor película. Su director estará presente durante la muestra).

 “La grande belleza” (“La gran belleza”)  de Paolo Sorrentino es un film “felliniano” por el clima que logra, aunque con elementos originales. El actor fetiche del realizador  (Toni Servillo) encarna a Jep, un hombre de unos 65 años – edad compartida por la mayoría de los personajes. Muchos de estos son ridículas caricaturas de lo que supieron  ser alguna vez en su vida. Se los ve bailando o haciendo “trencitos” que, como dice Jep, tienen de bueno de que no van  a ninguna parte. Hay incluso un personaje de 104 años, Sor Maria, una especie de santa desdentada  patética a la que todos rinden veneración. Podría ganar algun premio, como por ejemplo el de la mejor dirección. (No es casual que “La grande bellezza” haya sido elegida por Italia para competir por el Oscar a mejor film extranjero).

 Se pudo ver ”Jeune & Jolie” (“Joven y linda”) del prolífico Francois Ozon con la interpretación de la debutante Marine Vacht, de 23 años en el rol de una joven de apenas 17, es decir menor de edad.  Luego de un despertar sexual algo fallido y fruto posiblemente de dicha frustración ella se vuelca abiertamente a la prostitución generalmente con hombres bastante mayores. Ni siquiera el dinero parece ser el  motivo de ese cambio de vida que pasa desapercibido por su madre y padrastro. Una accidentada situación termina por revelar su condición a su madre que tampoco es el mejor ejemplo de conducta éticamente hablando. Por momentos la crudeza de ciertos personajes y dureza de la situaciones recuerdan algunas obras tempranas de Haneke como”La profesora de piano” por ejemplo. La crítica respondió bastante favorablemente a esta obra inquietante que destaca el espectacular debut de su joven intérprete y la aparición hacia el final de Charlotte Rampling, una habitual presencia en películas de Ozon.

 “Borgman“, otra película de la Competición Oficial, fue dirigida por el holandés Alex van Warmerdam  con un comienzo que parece augurar un tono de comedia. Un vagabundo barbudo llega a una casa de un suburbio y le pide al rico dueño de casa que le permita tomar un baño. La reacción del propietario es violenta,  golpeándolo fuertemente.   Pero al día siguiente la esposa se compadece del visitante, lo cura, le da de comer y lo esconde en un cobertizo. Lo que de allí en más ocurra era hasta allí imprevisible. El vagabundo en verdad no está solo (algo de ello ya se vislumbra en el comienzo) y poco a poco sus compinches se irán infiltrando en el hogar donde  el núcleo familiar lo completan tres jóvenes hijos.  La película gustará a cierto público que aprecie el humor negro. A este cronista le ha parecido demasiado morbosa, aunque la comicidad y situaciones no muy previsibles sostienen el interés de un producto que dividirá a la crítica y seguramente al jurado.

  Para completar el análisis (se refiere a “Un certain Regard”, la otra selección competitiva oficial del Festival de Cannes), inevitablemente muy parcial por las limitaciones impuestas por la gran cantidad de films, señaladas al inicio de la nota, rescatemos “Miele“, la opera prima de la actriz Valeria Golino, sobre una joven interpretada por Jasmine Trinca (“4 meses, tres semanas, dos días”) que se gana la vida con una actividad ilegal, la práctica de la eutanasia entre gente afectada por enfermedades graves. Muy buen debut en un tema duro y posiblemente de menor atractivo en lo que se refiere a sus posibilidades comerciales. (Muy elogiable decisión de Thierry Frémaux de programar en la “V Semana de Cine Europeo” a un film de “Un certain regard” que fue mejor que muchos de la selección mayor y cuya visión se recomienda fuertemente).