José Martínez Suárez, un director hecho de cine

0
42

A raíz del reciente libro de entrevistas, que lo tiene como protagonista Alfredo García charló con el Presidente del Festival de Cine de Mar del Plata que comenzó ayer. ¿Quién es José Martínez Suárez? Uno de los grandes protagonistas del cine argentino de casi todas las épocas.

- Publicidad -

En diversas oportunidades tuve el placer de entrevista ar Martínez Suárez por su función como presidente del Festival Internacional de Mar del Plata. En cada una de ellas siempre me iba con la insatisfacción de un montón de preguntas que no habia podido hacerle pues gran parte de de esa insatisfacción la cumplió Mario Gallina en su libro “Estoy hecho de cine“. Conversaciones con José Martínez Suárez. Creo que quien lea el libro lo disfrutará enormemente pero tambien creo que se quedará con ganas de más de ese encuentro entre Mario y José. Ojalá tenga una segunda parte.

El libro se presentó en el MALBA con un auditorio repleto de gente que quiere a José y por lo tanto quiere y admira al cine argentino, contando con la presencia de algunos protagonistas de la época de oro como Mirta Legrand, Diana Ingro, Susana Freyre, de los años 60 como Pablo Moret y del cine actual como Fernando Spiner.

José Martinez Suárez atraviesa todas las épocas de nuestro cine participando activamente en cada etapa

AG: José, ¿como vivió esa noche de la presentación del libro en el Malba?

JMS: La emoción es un sentimiento que siempre significa, y ojala que persista, agradecimiento, memoria, recuerdo, afecto. Es un estimulo particular que provoca en uno un sentimiento de agradecimiento , de reconocimiento a la amistad. Y cuando esa noche uno se va a dormir y queda un rato despierto uno dice no debe haber hecho las cosas tan mal para que tanta gente se acerque y me diga “Vamos José que todavía le quedan unos años de vida”  así que fue una noche inolvidable. Fue el final de un trabajo de muchisimos años, tal vez 20 de charlas con Mario Gallina, el autor del libro que supo extractar los momentos mas notables para ser contados. Creo que toda vida merece ser contada, lo que hay que hacer es encontrar el autor que sepa hacerlo. En mi caso, encontré a la persona indicada porque además de su papel de periodista, investigador, historiador cuenta la de amigo personal así que conoce detalles particulares de mi vida que supo expresar con mucha claridad y amenidad.

AG: En 1949 en momentos en que el peronismo implantaba la ley 13651 aumentando las medidas proteccionistas al sector cinematográfico Ud, José a los 24 años, empieza su carrera como asistente de Mario C. Lugones acompañandolo en esa funcion en 4 peliculas siendo la ultima “Abuso de Confianza” film dramático poco común en la obra de Lugones. ¿Cómo fue y qué le dejó esa experiencia, Jose?

JMS: Con Lugones se trabajaba muy bien porque estaba muy dispuesto. Enseñaba todo lo que sabía. Había sido asistente de Francisco Mugica y había momentos que trabajábamos muy a la par. Me permitia que le preparara el encuadre de sus peliculas, que le hiciera el plan de trabajo, que le hiciera el elenco (o el casting como se dice ahora) de segundas figuras porque las primeras las contrataba el estudio Lumiton. En verdad Mario es uno de los tantos personajes de los que tengo mucho que agradecer porque ellos me enseñaron cómo se tenía que proceder y tengo que admitir sin nada de vanidad pero con precision que yo supe elegir de todo lo que se me mostraba lo mejor para seguir practicando. De Demare, Tinayre, Borcosque, Soficci, Christensen, Cahen Salaverry, Vatteone, de todos aprendí algo. Con Mario trabajamos muy bien creo que la mejor película de Mario fue precisamente Abuso de confianza, que era una remake que habia hecho en Francia con Danielle Durriex que era su mujer, aca la hicimos con Olga Zubarry, queridísima amiga, solidaria con la amistad y con el afecto hasta los últimos dias de su vida, fue realmente una pérdida dolorosa la de Olga. Mario fue un personaje importante en mi vida porque fue el primero con una película que se llama Se rematan ilusiones que antes se había llamado Paso a la juventud, una película con la cual debutaba Virginia Luque, con José Olarra que encabezaba elenco y Tito Gomez. Fue filmada en el Delta, en un verano, posiblemente del 43 o 44 es decir alrededor de 67 años. Despues me hice independiente, nos volvimos a encontrar, sali de Lumiton y recordabamos los viejos tiempos cuando aprendiamos cine.

AG: 1952 es asistente de dos directores emblemático: Lucas Demare, que venia de hacer 14 películas (entre ellas “La Guerra Gaucha” y “Pampa Bárbara”) y con Ud realiza “Mi noche triste” fuera de Artistas Argentinos Asociados que había fundado con Muiño y Magaña. ¿Como fue esa experiencia y qué cree que le aportó a Ud Demare?

JSM: Cuando yo me fui de Lumiton, pasé contratado a una empresa que se llamaba Interamericana de Juan José Gutman.  Jean de Bravura, un hombre que había estado durante la guerra en Francia como combatiente, escenógrafo memorable, había hecho un paso por Lumiton y había dejado su estela de capacidad y conocimiento. Por su nacionalidad y por el contacto con los hermanos Gutman pasó a Interamericana y empezó a trabajar como jefe de produccion. Me llevó para hacer una pelicula con Klimovsky que se ibs a llamar La Simuladora con Fnny Navarro, esa película se suspendió. (Años despues la hace Olga Zubarry, se hizo en San Miguel). Entonces quedé yo al arbitrio de una nueva película que iba a ser Mi noche triste con Demare. Asi que compartimos codireccion con un amigo que me dio la vida que fue Rubén Cavallotti, asistente particular de Demare y nos llevamos muy bien. Demare un hombre encantador. Nos hicimos amigos. hasta tal punto que como yo vivía en Billingursth y Arenales y él en Salguero y Santa Fe casi todas las tarde venia a casa, nos íbamos al centro a comer, forjamos una amistad que ojalá hubiera comenzado mucho antes

AG: ¿Qué cree que le aportó Demare?

JSM: Demare me aportó la seguridad de que lo que yo venia suponiendo era realmente cierto. Puntualidad en el rodaje, rigor, sacrificio, insistencia en lo que único quería e ir hacia eso. Jorge Salcedo representaba en la pelicula el papel de Contursi. Era extenso lo que tenia que decir y lo hizo con tanta precisión que a todo el equipo nos salió aplaudirlo. Salcedo cumplió bien con ese papel y fue uno de los momentos culminantes de la pelicula.

AG: ¿Qué le aportó a nuestro cine?

JSM: Demare fue muy fervoroso. Aportó películas con una potencia… La guera gaucha, Su mejor alumno y hay una que me gusta mucho de él que se llama Hijo de hombre, los choferes del Chaco sobre uno de los relatos de Augusto Roa Bastos de la guerra entre Paraguay y Bolivia. Era un hombre que convocaba a l equipo que con una especie de amistad afectuosa pero a la vez profesional en la que cada uno sabia perfectamente lo que tenia que hacer. Por momentos era severo, pero nunca dejó de ser sensato, un maestro. Argentina está poblada de profesores pero le faltan maestros. Demare era un maestro y aportó al cine esa potencia que tenia para hacer esas películas épicas como las que hizo donde mejor desarrollo su conocimiento y su pasión

AG: A pesar de que Demare nunca filmó dentro del peronismo realiza en 1956 “Después del silencio”, una de las mas agudas criticas al mismo. Como fue esa relación con el Peronismo

JSM: Bueno, algunos tuvieron una posición dispuesta hacia el peroniismo, otros tuvieron una posición equilibrada y otros tuvieron una posición enfrentada. Había momentos difíciles, frases que cuando uno las recuerda son temerosas: “por cada uno de nosotros caerán cinco de ellos”, “uds quieren leña comiencen a hacer leña”. Claro que estamos recordando los momentos desagradables. Pero tambien tuvo un momento potencial Argentina. Recuerdo haber pisado el oro que estaba en el tesoro de Banco Central, mi mujer era secretaria. El banco habia comprado un edificio contiguo que se llamaba Banco Aleman Trasatlántico al final de la guerra, y mi mujer me dijo un día si quería caminar sobre el oro y efectevamente. Ud me puede decir “No, José Ud caminó entre el oro porque Ud camino en el pasillo” y yo le voy a decir “No”. Porque habia tantas barras que el pasillo ya estaba cubierto de oro y habian hecho una escalinata con lingotes para acceder al pasillo, y habian puesto un cartel que decía “Sírvase limpiar los pies al entrar y al salir.”Porque el oro es un metal liviano que queda pegado a la suela. Asi que al salir Ud se sacudia en una alfombra que equedaba en cada extremo y en un laboratorio que había en el edificio despues recuperaban el polvillo de oro. Fue una epoca notable.

AG: Demare tuvo algunas fricciones con la dirección cultural…

JSM: No recuerdo que haya tenido fricciones. Filmó durante el peronismo lo  mismo que filmaron los demas, lo mismo que Christensen, o Soffici, o Schlieper, Kurt Land. Más o menos. Despues del silencio fue una película donde Pondal Rios y Olivares, autores del guion, manifestaron todo lo ocurrido. Un comentario cinematográfico que formulaba las ideas que se habían vivido hasta ese momento. Ud sabe que todo conflicto político tiene un lado y otro, si Ud está en uno mira al otro con critica y viceversa. Hay que escuchar las dos campanas y decidir. No admito la violencia para tratar de imponer un sistema. Creo en el convencimiento de la palabra.

AG: En 1952 es asistente de otra figura emblemática del cine de la época Daniel Tinayre, que ya había realizado 11 películas y Ud lo acompañó en dos películas mas, creo que “Deshonra” es una película muy importante en nuestro cine y en la carrera de Tinayre.

JSM: Yo hice tres películas con Tinayre: Deshonra, Tren internacional y La Bestia Humana. Cuando estaba en Interamericana con Demare, fue contratado Tinayre que era mi cuñado para hacer Deshonra, y como yo era asistente tuve que trabajar con él. con Tinayre aprendí muchisimo sobre las posiciones de cámara al servicio de lo artístico en conexión directa con lo temático, y una serie de rigores que él a veces imponía con demasiada pasión y creaba situaciones un poco extremas pero una vez terminado el rodaje, se convertía en un personaje cálido, divertido, bromista. Creo que no funcionaba demasiado bien cuando intentaba hacer los diálogos argentinos pues pertenecía a un nivel social que desconocía la vida de la gente de inferior nivel y entonces a veces quería intervenir en los libros y algunos personajes no los había conocido nunca. Se decia un poco para  catalogar su condicion que Tinayre nunca habia subido a un colectivo y que mal podia saber algo de todo eso. De todas formas trabajaba con buenos guionistas, por ejemplo, Eduardo Borrás que estuvo mucho tiempo al lado de él, y tiene una de las comedias mas finas de Tinayre que se llama La vendedora de fantasías. Cuando hicimos Deshonra no había actor o actriz principal que no estuviera trabajando en esta pelicula. Armaba unos elencos… Mecha Ortiz, Fanny Navarro, Tita Merello, Golde Flami, Aída Luz, George Rigaud, Rosa Rosen. con el aprendi lo que era armar un elenco, de una solidez en esos momentos que despuntaba lo que se llamó despues la generación del 60 donde nosotros rompimos con el cine de estrellas y conformamos el cine de texto. Si Ud tenia un libreto y llevaba a un presunto capitalista, habia que llevarle un Salcedo, un Alberto Closas, un Alberto de Mendoza. Sin embargo con Alfredo Alcón, María Vaner, Leonardo Favio, Duilio Marzio, Graciela Borges, Alberto Argibay, Walter Vidarte, Lautaro Murúa fuimos a muchas partes.

AG: En 1956, cerrando su etapa de asistente de direccion acompaña a Torres Nilsson en su séptima película, “El protegido”, previa a la que realiza esa dupla de la vida y del arte que fue Torre Nilsson-Beatriz Guido. Se habló que en esa película se podía advertir sobre las relaciones de Nilsson con Mentasti y alusiones a la conducta de Amadori. Que hay de cierto de esto, como fue trabajar con Nilsson y si Ud vislumbraba del aporte y la difusión internacional que representaría Nilsson para nuestro cine?

JSM: Era un hombre encantador, nos conocíamos. Esa pelicula la hizo una productora insolita para el caso que era la General Belgrano, la de Enrique carreras y Torre Nilsson me pidió a mí, yo fui a hablar con Nicolás y nos vimos con Torre Nilsson y fue un rodaje muy entretenido muy apasionado, fue una película de mucho valor. Debutaba un chico que se llamaba Guillermo Murray que fue actor de primera linea en Mexico. Rosa Rosen, Guillermo Battaglia. Fue el momento de noviazgo entre Babsy y Beatriz, ella acudía al rodaje, fue una pelicula ue no tuvo mayor suceso pero que tuvo mucha calidad

AG: Y sobre esa anécdota que cuentan de lo que hay detras de la histoira. ¿Es cierto?. ¿Son rumores?

JSM: Np estoy demasiado seguro que se acercara al perfil de Atilio. Había algunas facetas del papel de Battaglia, el productor, que no coincidían con la realidad de Atilio. El sr. Mentasti no tenia bajo ningun aspecto aspectos de homosexualidad que si tenia el personajej de Battaglia.

AG: ¿Que aporté Nilsson?

JSM: El hizo lo que en un momento dijo Viñoly Barreto “Ser director de cine no es una profesión es una dignidad” Y Torre Nilsson elevó a esa condición al director de cine. las reuniones que teníamos en DAC era imposible no ir porque ahí nos encontrábamos todos: Yo era Secretario, Soffici era Vice, Demare era presidente, Tinayre y Torre Nilsson eran vocales. Era un equipo increible. Fue un placer para mi. Ahi se dio un caso bastante entretenido: el 15 de setiembre del 65 soy contratado por una empresa chilena y en ese momento habia una federacion anticomunista que se llamaba FAEDA, Federacion Actividaes no me acuerdo tanto de ARgentina y e entero en Chile que en La Razón de Buenos Aires habia salido una denuncia de FAEDA que la DAC estaba catalogada de comunista, especialmente su secretario José Martinez Suarez. Eso no era cierto. Se me habia invitado pero un director español que yo queria mucho y que me invitó le dije que no, que prefería ser francotirador. Entonces mandé una carta a Directores con mi renuncia, a los 15 dias me llegó la respuesta de Demare con unos manuscritos de papeles rotos que era mi renuncia y decían “Metétela en el culo.” Un gesto notable de que confiaban en mi y sobre todo porque generacionalmente estábamos distanciados, y hubiera sido facil decir dejalo al pibe.. Pero no.

AG: En 1960 aparece una camada de directores deslumbrados por la Nouvelle Vague francesa como Manuel Antin, David José Kohon, Rodolfo Kuhn y aparece Ud con su primera pelicula “El crack”, con una historia bien argentina y bien palpable conservando aun hoy su actualidad. Qué lo motivo a llevar al cine esta historia?

JSM: Haber visto la obra en el teatro La Diagonal, entre Cerrito y Libertad. Y cuando la vi quedé sorprendido de como se habían verificado con tanta precisión y amenidad todo lo que era fútbol, yo veo fútbol desde que tenia 7 u 8 años, cuando mi padre me mandaba a Buenos Aires a estudiar, mi abuela vivía a pocas cuadras de la cancha de Argentino Juniors sobre la Avda San Martín y Punta Arenas, iba todos los domingos con mi primos. Es un deporte que siempre me apasionó. Cuando vi El crack de Solly Wolodarsky,. Insistí a mis amigos para que la vieran, para que la comentaran… En ese momento Fernando Birri había creado la hermosa Escuela de Cine de Santa Fe y nos había invitado a un grupo de jovenes profesionales para dar unos cursos allá y aprendíamos mucho enseñando. Era un placer enseñar porque estudiábamos una barbaridad. Y un día un chico me dice “Sr Ud va a dirigir una película? Porque en el diario de hoy salió una noticia que hoy iba a dirigir El crack. ” Yo no tenía noticia de eso. Cuando llegué a Buenos Aires me enteré que era asi. Alberto Parrilla que era un amigo, que habiamos tenido una empresa de pequeñas peliculas publicitarias, habia tenido una reunion con unos capitalistas que querian hacer cine. “Hay varios muchachos… Alventosa, Dawi, Martinez Suarez, David Kohon”. Y ahi les recomendó la obra El crack con la que yo estaba muy entusiasmado. Y sacaron la gacetilla directamente. Y asi me enteré. Cumpliendo con lo que nos habia pasado con los distribuidores, en el elenco llevamos algunos nombres de cierta potencia Jorge Salcedo, Aída Luz,  y Marcos Zucker despues venian los chicos jovenes y me encontré dirigiendo esa pelicula que todavia tiene vigencia, desgraciadamente

AG: En 1962, realiza “Dar la cara” donde aborda a tres clases sociales diferentes: el univeristario, el de la industria del cine y el del ciclista en un guión elaborado por Ud por David Viñas. ¿Cómo fue esa relacion y la realización?

JSM: El crack era una pelicula barata. Creo que nos costó 95.000 pesos y para esa epoca no era mucho.

AG: No se nota para nada que es una película barata.

JSM: Y no, yo es lo que siempre les digo a los chicos: No gasten pero que no se note… La habia visto David y le habia interesado y había un chico que se llamaba Ehoe Wilson que tenia contratado algunas terrazas en la 9 de julio que tenia carteles de propaganda, y me llamaron, tenia las oficinas en Riombaba, entre Lavalle y Corrientes y me dieron un guión de David que se llamaba “Salvar la cara” y a mí me gustó, pero para hacer el guión le dije a David que deberiámos charlarlo mucho por ejemplo el titulo: “Salvar la cara” significa un tipo que no se mete en las cosas y trata que no lo golpeen, “Dar la cara” significa aunque me pase lo que me pase yo sigo adelante. Y David que era un tipo tremendamente amplio. El tiene una historia muy linda: el era hijo del juez Viñas que fue enviado por Irigoyen a poner orden en la Patagonia que dio motivo al levantamiento entonces en un momento un diario publicó algo en contra del padre y de Ismael, el hermano de David y entonces fueron al diario y destrozaron la redacción. Al día siguiente el diario publicó un titular que decía Ira de Viñas, en alusión a la película de John Ford. Bueno, con él trabajamos con mucha constancia el argumento en su casa del Tigre durante 2 o 3 meses, hasta que terminamos y armamos un elenco bastante solido como me había enseñado Tinayre: Favio, Pablo Moret, Lautaro Murúa, Ubaldo martínez, Raúl Parini, María Vaner que hace un paneo. Lo que a mi me interesaba era que el dinero invertido por un señor fuera recuperado, yo me sentía un caballo que siempre llegaba primero o segundo pero nunca llegaba a cola.

AG: EN 1975, sobre libro de Norberto Aroldi hizo Los chantas donde nuevamente pone su mirada en una serie de personajes tipicos argentinos. Hay una influencia del cine italiano de esa epoca?

JSM: Absolutamente. Estaba hecha con ese fin. Cuando le pedí la música  a Tito Ribero le dije: ¿Recuerda la música de Nino Rota de Fellini, quiero esa música?. Y me hizo exactamente esa música. Fue con Salcedo, Olinda Bozan, el flaco Aroldi, María Concepcion César, Ringo Bonavena, Darío Vittori, un elenco increible. Anduvo muy bien con una buena cantidad facil de recordar: 222.222 espectadores.

AG: Después vino “Los muchachos de antes no usaba arsénico”, considerada una de las mejores películas del cine argentino. Cómo fue trabajar con un elenco en donde cada uno de ellos estaba acostumbrado a ser protagonistas de sus propias películas?

JSM: Fue muy fácil porque eran personas todas muy inteligentes. Dificil fue para mí conceptuarme dentro de ese círculo. Mis padres me habían llevado de muy chiquito a ver una obra con un niño que se llamaba Narcisín que se titulaba El chico del corralón y yo 50 años despues drigia a este hombre (Narciso Ibáñez Menta). Hicimos reuniones hermosas previas al rodaje, nos reunimos y charlamos sobre los personajes. fue un deleite. Y ahí definimos la personalidad de los personajes. El rodaje fue uno el más simpáticos que yo tuve. En un momento, estabamos rodando en Milberg en Tigre, lo veo a Arturo (García Buhr) caminando por el jardin y ese dia no le tocaba venir, me acerco, le digo que tal Arturo, como anda?. Bien JOsé, estaba en casa y me dije me voy a estar un rato con los muchachos. Esto era hacerse 45 km es decir habia una calidad amistosa entre estos actores y asi hicimos esta pelicula. Que tiene una segunda lectura, que es la gente que desparecia en Argentina en ese momento. Sin embargo fue seleccionada para competir para los Oscar y según me enteré despues la pelicula estuvo seleccionada hasta la ultima votacion donde quedaban las 5 finalistas, habiamos quedado en la 17. Ese año ganó una pelicula francesa, que era una maravilla Blanco y negro en color,de Jean Jacques Annaud, excelente.

AG: En 1984, viene “Noches sin lunas ni soles”, uno de los mejores policiales argentinos, con escenas memorables como la escapada de Alberto de Mendoza frente a un implacable Lautaro Murúa. Tizziani le dijo que Ud le enseñó otra forma de contar esta historia. Ud lograba que los novelistas quedaran conformes con su traslado de la obra al cine. Algo muy difícil de lograr, José.

JSM: Es verdad. Recuerdo cuando trabajaba en Lumiton, uno de los directores me pidió que me comunicara con Pondal Río o con Olivares a ver si podíamos cambiar una frase. Y yo sabía la respuesta. Igual llamaba. Ellos me decían que la frase no se cambiaba y yo les decia bien, muchas gracias, buenas tardes. Mientras estábamos con Rubén (Tizziani) lo hicimos juntos, no hicimos muy amigos haciendo el trabajo de buscar la luz en la penumbra. Un día estábamos en rodaje y aparece Rubén y me tira por el aire un libro, yo lo atajo y era la segunda edición de la novela. En la primera pagina decia eso: “A José Martinez Suárez que me enseño otra forma de contar esta historia” Las relaciones a veces son rispidas pero tanto director como autor tienen razón. Uno acepta filmar la obra del otro y hay que imbuirse dentro de la trama, como el director aceptó filmar ese libro no puede cambiar nada dentro de el salvo que el autor se lo conceda. En algun momento, hay una secuencia donde Alberto de Mendoza se está bañando, se acaba de escapar de la carcel y está gozando de esa agua tibia y al fondo se ve una puerta donde va a aparecer Luisina Brando y yo miro por el ojo de la camara, la llamo a Luisina y le digo qué ve? ella me dice la puerta donde voy a aparecer. Y yo le digo: Y si aparece por debajo y a eso se debe la ensoñación del personaje?. Fantástico, me dijo y así fue.

AG: Ud, Jose es mentor de muchos de los cineastas actuales: como Juan José Campanella, Rodrigo Grande, Lucrecia Martel, es el único director que supo conciliar generaciones de cineastas. Por qué sus alumnos lo tienen siempre presente cuando ya son consagrados?

JSM: Hice una consideración particular y novedosa: las clases eran particulares  Si juntaba a 5 creía que les daba el 20% de las clases que de esta manera les daba el 100. Asi que creo que valía la pena. Gustavo Taretto, Roberto Maiocco, pasaron iluminadores guionistas, Beda Docampo. Se estableció una condición donde se aunaba mi amor por la literatura y mi amor por el cine y afortunadamente lo supe transmitir. He recibido llamadas telefónicas insólitas donde los padres me agradecían que sus hijos lleven un libro bajo el brazo. La mas insólita de todas fue cuando una señora me preguntó si yo le habia dicho a su hijo que hiciera la cama todas las mañanas. Yo no le habia dicho esto pero él veía que si había un papel en el piso lo levantaba, o si había un cuadro torcido lo enderezaba y cuan y que había que vivir de manera ordenada y prolija aunque no está estipulado en la vida. Eso me dio la pauta que andaba por la buena senda.

AG: Ud transmite un profundo amor por lo que hace que logra contagiar.

Es un amor autentico y verídico por el cine que vengo desarrollando hace muchísimos años. Yo digo que uno de los veranos mas hermosos de mi vida fue el del 38 al 39 rosario tenia 52 cines de los que 45 cambiaban la programación todos los dias, se pasaban 4 películas a la tarde y 3 a la noche. Yo ese verano vi 7 películas por dia a lo largo de 100 días, o sea que termine viendo 700 películas.

AG: Hay una anécdota que creo que no le gusta contar.Y que muy pocos conocen. Que es un acto de valentía y amistad. Uno de sus alumnos Enrique Juárez* recurrió a Ud en un momento crítico de su vida.

JMS: Bueno, si la cuento la tengo que contar bien. Debo contarla bien. Un noche fui a ver a mis hijas que vivián en Arenales y Malabia, y se paró un hombre al lado mio muy bien vestido al lado mio y me dijo “Como estas José” Yo no lo conoci, estaba tan bien vestido, con traje, afeitado, peinado. Muy formal. Necesito dormir en algun lado esta noche porque estoy en peligro. Bueno, Enrique yo le dije “”acá no, porque viven mis hijas. Subí a ver un rato a mis hijas y bajé y lo llevé a Enrique, se dieron esas cosas que si se ven en una pelicula no se creen demasiado. Yo tenia una de esas camionetas Fiat chiquitas, nos subimos, y en un momento hubo un congestionamiento de tránsito y al lado nuestro, tambien congestionado, un auto de la policía, a mi izquierda. “Qué se hace?” le dije a Enrique “Absolutamente nada” llegamos a un sitio que yo tenia en Independencia y Paseo Colón, una oficina, establecimos un sistema de códigos de llamadas para saber que estaba todo bien. Y a la mañana siguiente lo pasé a buscar, por la parte de atrás quedaba “el Viejo Almacen”. Ibamos a la estación de Retiro para ir a Rosario donde vivian sus hijos. Cuando vamos a tomar el ascensor escuchamos un ruido abajo, gritos y ruido de metal. Era verdaderamente peligrosa la situacion. Cuando llegamos abajo era dos porteros que se estaban peleando porque uno le había baldeado la vereda al otro, bueh. Estoy tragando saliva porque recordar eso, no lo hago muy a menudo y me duele mucho. Lo llevé a Enrique a REtiro y fue la ultima vez que lo vi. Murió unos días despues, 4 o 5 días despues, baleado. Pero no fue un acto de valentía eh? Fue un acto por un amigo. Por un amigo uno se tiene que jugar. Hace lo que debe hacer.

AG: Ud vivió fuertemente tres etapas del cine argentino: la del 45, la del 60 y la de los 90. Qué aportan hoy los directores del cine actual y qué le estaría faltando? 

JSM: Hoy estamos en un promedio de 300 x 100 de producción con respecto al cine de la primera época. Creo que tenemos mas películas de las que necesitamos, que se están haciendo muy apuradas, menos por amor por el cine y mas por el dinero que les puede producir el crédito. Yo lo que les recomiendo a los chicos es que cuando se decidan a hacer una película, lo que tienen que atender en primer lugar es el guion, cuando el guión esta listo, solo falta rodarla. Hay algunos guiones que se advierte que le falta trabajo. Son de esas películas de la que la gente sale diciendo que no entendió demasiado y cuando se le pregunta qué vio dice que había gente que caminaba, y de repente estaba bailando y de pronto se acostaba. Yo prefiero las películas que cuando se encuentran conmigo me dicen “vení vamos a tomar un café porque te tengo que contar una maravilla”.

AG: Qué cree que le aporta el cine latinoamericano al mundo?

JSM: Muchísimo, muchísimo, muchísimo. Ya nos extasiamos con una película como Whisky. Los chilenos haciendo buenas películas. Y Perú, y Venezuela, y Colombia. De México no podemos sorprendernos porque siempre ha tenido una cinematografía respetable, de Emilio Fernández, de Gavaldón, tipos que hicieron aquel cine. Que hoy América Latina tenga estos cines es un orgullo y una alegría. No creo demasiado en los límites.

AG: Hay una ultima pregunta que quiero hacer y es sobre un director fundamental en el cine latinoamericano que es Fernando Birri 

JSM: Uy pero Fernando es un marciano. Un tipo que lo que se propone siempre lo va a hacer. Uno de los evangelistas de nuestro cine

*Enrique Juárez fue un realizador argentino asesinado por el terrorismo de Estado en 1976. Filmó “Ya es tiempo de violencia” que formó parte del film Argentina, mayo de 1969, los caminos de la liberacion.

Compartir
Artículo anteriorHoy se entregan los premios de la Bienal
Artículo siguienteMar del Plata 2013: Fantasmas de la Ruta, de José Campusano
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.