Cine e Historia: relaciones y perspectivas

0
12

El cine es percibido hoy como un competidor directo de la ciencia histórica en el ámbito de la producción y divulgación de relatos sobre lo pasado. Esto viene generando en el ámbito académico una creciente cantidad de investigaciones y escritos que trabajan en el marco de los problemas teóricos, metodológicos y epistemológicos que implica el abordaje de la relación entre el cine y la historia.

“Hoy en día, la capacidad del cine para hacer historia aparece ligada a otra manera de ficcionalizar: la que interroga la historia del siglo a través de la historia del cine y esta historia misma a través de la cuestión de la historia que organizan los signos del arte.”

“Si la historia no atestigua sin la construcción de una ficción heterogénea, es que ella misma está hecha de tiempos heterogéneos, hecha de anacronismos.”

Jacques Rancière

El cine es percibido hoy como un competidor directo de la ciencia histórica en el ámbito de la producción y divulgación de relatos sobre lo pasado, ya sean de carácter ficcional y/o documental. Un especialista en el tema, el historiador norteamericano Robert Rosenstone, señala: “los historiadores no controlan el cine. Los films muestran que el pasado no es de su propiedad. El cine crea un mundo histórico contra el que no pueden competir los libros, al menos por lo que hace en el favor del público. Los films son un inquietante símbolo de un mundo crecientemente posliterario, en el que la gente puede leer pero no lo hace”.

Esta situación viene generando en el ámbito académico una creciente cantidad de investigaciones y escritos que trabajan en el marco de los problemas teóricos, metodológicos y epistemológicos que implica el abordaje de la relación entre el cine y la historia. Como un acercamiento inicial, podemos encontrar que esta relación ha sido y es abordada teniendo en cuenta, por un lado, alguno o varios de estos cuatro grandes niveles interrelacionados, que son hoy los más conocidos y reconocidos por la historiografía académica: a) el cine como producción artística, a través de la historia del arte y del cine, en particular; b) el cine como fuente primaria para la investigación histórica, en tanto producto cultural de su época de producción, nivel que ha sido ampliamente abordado por los autores franceses Marc Ferro y Pierre Sorlin; c) el cine como medio de representación audiovisual del corpus de la historiografía escrita, un aspecto menos legitimado aún hoy por la academia, pero que, a partir de los aportes de Rosenstone, con la noción de “cine histórico”, presenta elementos novedosos de discusión; d) el cine como agente de cambio en la historia, también trabajado por Ferro, que involucra a los cineastas y espectadores en los procesos de transformación social.

Pero, más allá de estas dimensiones, existe al menos una perspectiva más, que estoy investigando para mi tesis doctoral y que no ha sido desarrollada por los historiadores profesionales de la ciencia histórica moderna: la que entiende que el cine, en tanto expresión artística, es capaz de generar un relato o sentido histórico propio y legítimo sobre lo pasado humano. Ni fuente documental ni medio audiovisual de representación historiográfica ni herramienta de activismo político: relato o discurso legítimo sobre lo pasado. Relato o discurso que es, a la vez, una posible interpretación entre otras de los eventos históricos abordados y un disparador de la construcción de nuevos sentidos por parte de quienes lo reciben y trabajan.

Este abordaje alternativo de la relación entre el cine y la historia ha sido trabajado de forma incipiente por el historiador y filósofo de la historia norteamericano Hayden White, a través del concepto de “historiofotía”. Este autor plantea que “ninguna historia, visual o verbal, ‘refleja’ todos, o incluso la mayor parte de los eventos o escenas de los que se propone ser un relato, y esto es cierto aún en la más estrictamente restringida ‘micro-historia’. Toda historia escrita es producto de procesos de condensación, desplazamiento, simbolización y clasificación, exactamente, como aquellos usados en la producción de una representación fílmica. Es sólo el medio el que difiere, no la forma en que los mensajes son producidos”. Su apreciación de la relación entre el cine y la historia está enmarcada en la concepción narrativista de la denominada Nueva Filosofía de la Historia, entre cuyos más importantes representantes se encuentran, junto con él, Frank Ankersmit, Arthur Danto y Louis Mink. Esta concepción, como expresión del “giro lingüístico” en las ciencias sociales y humanas, “implica rechazar la presunción epistemológica del lenguaje del historiador como un espejo del pasado”, tomando las palabras de Verónica Tozzi, filósofa argentina, impulsora y representante también de esta corriente.

Todas estas miradas y problemas forman parte de los disparadores que dieron lugar a la propuesta del seminario sobre “Cine e Historia”, que voy a coordinar los días 18 y 19 de noviembre de 18 a 19,30 hs en el Instituto de Arte Cinematográfico de Avellaneda (IDAC).

El presente Seminario se propone entonces como una instancia de reflexión colectiva, en torno a los problemas teóricos, metodológicos y epistemológicos que implica el abordaje de la relación entre el cine y la historia. Por un lado, mediante una indagación crítica sobre los modos en que los realizadores/as cinematográficos/as entienden “lo histórico” y a partir de ello producen películas “históricas”, siguiendo los postulados hegemónicos sobre lo que es (o debería ser) tanto el cine como la historia, y, por otro lado, como una búsqueda y construcción de herramientas para desarrollar formas alternativas de pensar y representar cinematográficamente eventos del pasado, que incluyan lo ético, estético y político en un diálogo que habilite nuevos modos de abordar la compleja relación entre el cine y la historia.

El primer día vamos a discutir las diferentes relaciones que, desde la historiografía y la teoría en general, se han establecido entre el cine y la historia. Este tema nos va a llevar a revisar también diferentes nociones de ambos conceptos, para que, a partir de allí, debatamos cómo piensan la historia los/as realizadores/as cinematográficos/as, para analizar cómo construyen relatos sobre el pasado y cómo construimos o nos gustaría realizar a nosotros/as esos relatos o discursos. El segundo día analizaremos fragmentos de películas para poner en juego lo discutido la primera jornada. Estas películas serán referidas a la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, porque es un tema que ha despertado, y lo sigue haciendo afortunadamente, amplios debates en torno a los modos e implicancias de representar cinematográficamente esos eventos históricos extremos. Los fragmentos serán de Kapo (Gillo Pontecorvo, 1960), Doce del patíbulo (Robert Aldrich, 1967), El extranjero (Orson Welles, 1946), La lista de Schindler (Steven Spielberg, 1993) y Bastardos sin gloria (Quentin Tarantino, 2009).

 

Bibliografía citada

Rosenstone, Robert, “Historia en imágenes, historia en palabras. Reflexiones sobre las posibilidades de plasmar la historia en imágenes”, en Rosenstone, Robert. El pasado en imágenes. El desafío del cine a nuestra idea de la historia, Barcelona, Ariel, 1997.

Tozzi, Verónica, “Introducción”, en Ankersmit, Frank. Giro lingüístico, teoría literaria y teoría histórica, Buenos Aires, Prometeo, 2011.

White, Hayden, “Historiografía e historiofotía”, en White, Hayden. Ficción histórica, historia ficcional y realidad histórica, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2010.

 

Seminario “Cine e Historia”. Gilda Bevilacqua. Profesora de Historia (UBA)

18 y 19 de noviembre, de 18 a 19,30 hs en el Instituto de Arte Cinematográfico de Avellaneda (IDAC).
Para inscribirse, anotarse en la secretaría del IDAC o enviar mail a idacsecretaria@gmail.com, detallando nombre y apellido completo, dni, y ciudad de residencia.
El seminario es abierto a la comunidad, libre y gratuito.

Compartir
Artículo anteriorEl director, la obra, los actores y el amor
Artículo siguienteX Encuentro de SOStierra Arte Acción
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.