Parole, parole, parole…

0
7

Entre Mina, Saussure y Bill Gates, ¿de qué modo nos comunicaríamos si no fuera por ellas? Aun a través de las pantallas que nos circundan, el mundo está constituido por palabras. Mirá video del tema en italiano, de regalo para nostálgicos en pleno mundo 2.0.

- Publicidad -

En 1972 Mina cantaba esta canción, mi vaguísimo recuerdo es verla en los archifamosos “Sábados circulares” de Pipo Mancera, había una versión en español dando vueltas pero recuerdo “Parole, parole”, y esa conversación en la que el hombre hablaba y Mina cantaba…Lejos estaba yo de saber, cuando mi familia entera sufría de galleguismo exacerbado, que la lengua del Dante iba a tener una preponderancia tan grande en mi vida. Mi vieja, a.k.a. La gallega, era super fanática de todos los italianos que nos llegaban cantando por esos tiempos, a saber: Nicola di Bari, Gigliola Cinchetti (por ella me desayuné de que “pioggia” era “lluvia”), Iva Zanicchi, Al Bano que cantaba con su señora Romina Power (dicho sea de paso, hija del ilustre Tyrone Power, partenair de la Hayworth más de una vez)…La digresión podría seguir ad infinitum pero lo que me trae hoy a estas líneas es la importancia de las palabras. Contradiciendo el proverbio latino “Res, non verba” (que les juro por Dios que no significa “La vaca no habla” sino “Hechos, no palabras”), mi leit motiv ha sido siempre el lenguaje. Podía venir este en distintos formatos, ya que desde temprano en mi vida me enganché primero con el inglés, luego con el francés, más tarde con el alemán, en la facultad hubo que entrarle obligatoriamente al latín y griego clásicos, amén del gallego que mamé en mi casa desde tuve uso de razón…Las vueltas de la vida hicieron que llegaran a la mía hijos que aprendían italiano casi como primera lengua y esa necesidad, la de poder comunicarme de todas las maneras posibles, hizo que me sumara a los que “parlavanno  italiano”.

A esta altura del relato muchos pensarán,”¿Será que la mina se da con algo a esta hora?”. La verdad es que no. El tema de la lengua en habla, diría don Saussure, del significado y el significante unidos y a la vez separados, atravesaron mi vida, mi carrera y ahora mi amor por la promoción de la lectura. Dar de leer, transmitir a través de la palabra, mía o de los autores que trabajo, el hecho de que el inconsciente está estructurado para mí,  como lo decía el viejo Lacan, como un lenguaje. La vida también quiso que una de mis hijas tuviera muchos problemas para alcanzar un grado aceptable de producción y comprensión de nuestra lengua, tanto hablada como escrita. Y ese desafío constante, diario, no hizo más que potenciar todas estas ideas sobre las palabras. Su importancia y su peso. Y hoy, en este mundo 2.0, cibernético, virtual, ¿de qué modo nos comunicaríamos si no fuera por ellas? Aun a través de las pantallas que nos circundan, el mundo está constituido por palabras. También están los gestos, claro, y las miradas, por ejemplo. Pero esos ya serían razón de otra crónica.

Para los nostálgicos, les dejo el actualísimo link en YouTube de Mina cantando hace más de 40 años:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=kTrw0RnAvRo[/youtube]

Y de cómo escuchando otra vez la canción, llego a recomendarles, especialmente a los que somos padres de nativos digitales, Infancias entre pantalla. Las nuevas tecnologías y los chicos de Carolina Duek, tampoco queda demasiado claro. Pero allá va. Y recuerden:

“Parole, soltanto parole, parole tra noi”

Seguí Tierra de Libros y Tierra de Libros Ferias

Te recomendamos otra nota de Silvina Rodríguez: Dar de leer