Abdulio Giudici en Galería Van Eyck

0
30

El maestro tiene una muestra destacada desde el 14 de noviembre. Aquí algunas imágenes y texto de Socorro Cubillos.

Abdulio Giudici: el docente, el teórico, el gestor.

Nació en Buenos Airtes, el 12 de febrero de 1914. Miembro de una familia de pintores –su tío abuelo fue Reinaldo Giudici– desde muy niño tuvo contacto con  el campo artístico. Murió en Mendoza, el 26 de junio de 2008.

Egresó de la Escuela Nacional de Bellas Artes “Prilidiano Pueyrredón” con el título de Profesor Nacional de Dibujo.

En 1947 se trasladó a Mendoza y dos años más tarde se hizo cargo de la cátedra “Historia del Arte I y II” de la entonces Escuela Superior de Artes Plásticas de la Universidad Nacional de Cuyo (hoy Facultad de Artes y Diseño de UNCuyo).

Diez años después tomó también a su cargo la cátedra “Historia del Arte Americano y Argentino”.


Teoría y Gestión

Desde sus escritos, sus conferencias y su labor docente, dio a conocer a autores formalistas como Heinrick Wolfflin, Konrad Fidler y Henry Focillón.

Escribió artículos sobre diseño, arquitectura, sociología del arte, juicio crítico, música atonal e historia del arte, en diferentes diarios, revistas, catálogos, congresos y boletines universitarios nacionales e internacionales.

Publicó los siguientes libros: “Arquitectura Manierista” en 1972; “Arquitectura y Arte de México Antiguo” en 1975; “La Arquitectura y las artes plásticas del siglo XVIII en Europa y América Latina” en 1978, conjuntamente con Carlos Mémoli; “Cinetismo”, en 1986, “Abstracción” en 1995, “Comentarios Arte y Poesía Martín Heidegger” en 2000, “El espacio y las cosas” en 2003, “Espacio, tiempo y arquitectura” en 2004 y “Cezanne, Terminado /  no terminado” en 2007.

Realizó viajes de estudio por Europa y América y mantuvo contacto con centros de arte y diseño deudores de la Bauhaus.

Dio conferencias y organizó exposiciones, conciertos, festivales, ciclos y seminarios teórico / prácticos sobre abstracción geométrica, arte óptico, arte cinético, diseño industrial e historia del arte y de la arquitectura de diferentes épocas y lugares.

Tuvo una visión integradora entre la práctica artística y la conceptualización teórica y creyó en la unión de todas las artes.

 

El artista plástico

Viviendo y estudiando en Buenos Aires, Abdulio Giudici conoció la obra de artistas abstractos que en los años 40 irrumpieron en el campo artístico… de la mano de Tomás  Maldonado (entre otros) y de la revista Arturo.

A partir de 1948, sus búsquedas se van acercando a una abstracción en la que irán desapareciendo la profundidad y la volumetría, así como la modulación del color.

Los planos lisos se van a ir acomodando en el espacio, en una relación de arriba/abajo y no de adelante/atrás.

giudici1

Hacia 1960, Oleo sobre hardboard de 61 x 61 cm.

Giudici llegará a la supresión del espacio naturalista y la composición será cada vez más rígida y pura, los bordes cada vez más netos. La iluminación perderá puntualidad y estará dada por los valores más altos.

Se irá imponiendo la relación matemática y simétrica; se irá perdiendo el concepto de figura / fondo; se irán consolidando los colores primarios y secundarios, el marco cuadrado, la sección aurea y las figuras abstracto/geométricas.

En los años 50, el artista se acerca más al equilibrio, a la armonía, a la rigurosidad de las proporciones y a la búsqueda de una “pureza” en su arte. Trabaja en series.

Cuida celosamente la consonancia de formas y colores, respetando la integración de toda la superficie del soporte como tema de su pintura. Ésta es cada vez  más ascética y se desliga definitivamente de cualquier mensaje que no sea el puramente formal.

Durante la década del 60, Giudici se dedica a …. experimentar con imágenes cambiantes. Se mueve en un reticulado de cuadrados, rectángulos o rombos cuyos colores son equitativos e igualitarios.

Las imágenes se texturan visualmente, comienza un juego de avance y retroceso que lleva al movimiento virtual, anunciando su incursión en el arte óptico y cinético.

Desde mediados de esta década, Giudici relega el color y mediante blancos, negros y a veces algún gris, genera juegos de vibraciones, rotaciones, extrañezas e inestabilidades.

La geometría de sus obras ya no es estática e inmutable sino que parpadea, palpita.

Por los años 70, aparecen en su producción obras de tres dimensiones con la pretensión de unir pinturas y escultura. Vuelven los colores, pero manteniendo las bases matemático-geométricas de las que ya no se desprenderá nunca. Utiliza la luz artificial, espejos y cristales para lograr aspectos cambiantes.

Abandona momentáneamente el soporte cuadrado e incorpora otras figuras geométricas. Ordena, distribuye, reparte, equilibra formas y colores buscando una representación del orden y la armonía universales. Toda está medido racionalmente, Giudici quiere un arte que se distinga por su actitud intelectual.

En los 80, la participación del espectador será necesaria en las llamadas “Cajas Mágicas”, obras que pueden ser manipuladas produciendo sorpresas visuales.

En estas cajas se trastoca lo reflejado por acción de luces cambiantes, de confrontación de espejos, de superposición de trasparencias o por desplazamiento personal.

El aspecto lúdico del arte cinético está en su apogeo.

En las pinturas de estos años aparecen todos los colores del espectro, luminosos y alegres.

Durante la década del 90 el orden, la simetría y otros conceptos básicos de su obra, dan por  primera vez un paso al costado y permiten algunas imágenes donde la casualidad, el azar y lo eventual tienen su pequeño espacio.

La relación con el cosmos y la naturaleza se hace presente en algunas series cuyos títulos así lo demuestran: “Las estaciones”, Los Planetas, “Las Constelaciones”.

Continúa trabajando piezas de tres dimensiones y realiza gran cantidad de móviles, todos ellos de colores planos y saturados.

Hoy es el referente fundamental de una estética que rechaza la figuración, la expresión, el simbolismo y, en definitiva, la representación como mímesis de la realidad circundante.

Según su criterio, la obra debe presentar sus elementos básicos: formas, colores, planos y  no referirse más que a su propia realidad.

Estamos frente a la negación de la perspectiva, la exaltación de lo bidimensional, la geometrización, la combinación de formas y colores mediante armonía, equilibrio y simetría. Ante una imagen plástica que vale por sí misma y no por lo que representa.

También se interesa por los fenómenos visuales del arte óptico; del cinético y su movimiento; por el acercamiento entre las diversas artes y por la utilización de nuevos materiales como espejos o cristales.

Aspira a una relación directa entre arte, diseño y vida cotidiana.

De estas variantes sigue también siendo un referente fundamental.

 

giudici31964, Oleo sobre hardboard de 61 x 61 cm.

Compartir
Artículo anteriorEsto es tan solo la mitad
Artículo siguienteFASE5: workshop de Mapping
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.