Chagall: Love, War, and Exile en el Jewish Museum

0
12

La ciudad de Nueva York disfruta la mayor retrospectiva de la obra del pintor Marc Chagall del período 1930-1940 en EEUU.

Esta exposición explora un período significativo, pero descuidado en la carrera del artista, desde el ascenso del fascismo hacia 1930 hasta 1948, comprendiendo los años que pasó en París y luego en el exilio en Nueva York.

Marc Chagall (Vítebsk, Bielorrusia 1887 – Saint-Paul-de-Vence, Francia 1985) fue uno de los primeros modernistas del siglo 20. Creó su estilo único recurriendo a elementos de colores vivos, motivos del arte popular, la tradición cristiana del ícono ruso, el cubismo y el surrealismo.

A partir de las pinturas evocadoras de sus años en Francia, la exposición arroja luz sobre un artista profundamente sensible a los sufrimientos infligidos por la guerra, que a menudo expresaba con imaginería judeocristiana sus propias pérdidas personales y tristezas íntimas. La muestra incluye 31 pinturas y 22 obras sobre papel, así como cartas, poemas y fotos.

Para escapar de las dificultades de la vida soviética después de la Revolución, Chagall se trasladó a París con su esposa Bella y su hija Ida. Durante este productivo período Chagall asimiló la tradición artística francesa, creando una serie de retratos vibrantes de color y textura.

Como muchos judíos de Europa oriental que habían huido a Francia, el mundo de Chagall se vio amenazada por el nazismo. En 1941, gracias a una invitación de Alfred Barr, director del Museo de Arte Moderno, escapó a la ciudad de Nueva York. Con el inicio de la guerra y este segundo exilio, el tema de la violencia caracteriza la obra de Chagall.

Su imagen más frecuente durante la Segunda Guerra Mundial fue la de Jesús y la Crucifixión. Para Chagall, la crucifixión era un símbolo común para todas las víctimas, metáfora de la persecución y los horrores de la guerra, a la vez que un llamado a la conciencia que equiparaba el martirio de Jesús con el sufrimiento del pueblo judío y el Holocausto.

A diferencia de lo que vivió en sus años en París, Chagall no estaba completamente cómodo durante su exilio en Nueva York. El artista se sentía desconectado de sus antiguos lugares en Rusia y París. Este sentimiento de alienación se vio agravado por una devastadora tragedia personal, el repentino fallecimiento de su esposa Bella en septiembre de 1944. El artista pronto estableció una nueva relación con Virginia Haggard McNeil, mudándose con ella a High Falls. Su trabajo de esta época a menudo expresa una tensión entre la memoria de Bella y la nueva presencia de Virginia – que resulta en composiciones cargadas pero reveladoras. Poco a poco el artista salió de su tristeza, y los horrores de la guerra se amainaron. Los trabajos de este período comienza a reflejar el Chagall más familiar, expresado en cuadros alegres repletos de color intenso y figuras levitando.

Fuente: Jewish Museum.
Para seguir leyendo sobre exposiciones en este Museo: Elaine Reichek en el Jewish Museum

Galería de imágenes. 

Marc Chagall, The Juggler, 1943,oil on canvas. Private collection. ©2013 Artists Rights Society (ARS), New York / ADAGP, Paris

chagall_juggler

Marc Chagall, Self-Portrait with Clock, 1947, oil on canvas. Private collection. © 2013 Artists Rights Society (ARS), New York / ADAGP, Paris

autorretrato con reloj