Claudio Larrea en el Museo Evita

0
20

Fotografías acompañadas de una instalación como forma de pensar en la arquitectura peronista y en la imagen de Evita sembrada a lo largo de la ciudad de Buenos Aires, en la propuesta de este singular fotógrafo argentino.

Hablar de peronismo, no solamente es referirse a una forma de hacer política en la Argentina. El peronismo nació para convertirse en una nueva forma de pensamiento. La cultura y las artes han estado ligadas a esta corriente: literatura, pintura, cine y arquitectura, reflejaron una ideología que marcó a la historia  de nuestro país durante el siglo XX.

El objetivo de esta muesta es registrar con una mirada personal, la influencia de un periodo político en la arquitectura de la ciudad de Buenos Aires, que se conforma en dos partes: “Eva-BA” y “Arquitectura Peronista”.

En la primera, la presencia de Eva Perón en la Ciudad de Buenos Aires es innegable, su imagen aparece por todas partes,  entramada en los paisajes urbanos más disímiles, deslizando -en tensión y contraste con otras imágenes no menos icónicas y globales- sentidos que a veces rozan el surrealismo, la saturación o ,a veces, hasta el absurdo.

Sobre “Eva-BA” el artista plástico Daniel Santoro escribe especialmente:

No todos miran del mismo modo ni con la misma intensidad, en la lengua china hay diversas formas de expresar estas diferencias; se puede pasear la vista y en ese caso el ideograma se compone de los radicales ojo y pies, se puede fijar la mirada y entonces el ideograma se compondrá de ojo y mano, y si además miramos con atención, entonces todo se duplica, dos ojos y dos manos, literalmente, aferrar la imagen que se ve. Claudio organiza la espacialidad de sus imágenes a partir de dos recursos, el de la lateralidad en torno a un eje, a veces en espejo, a veces por renegación o por la superposición en capas. Una mirada atenta, la atención flotante del cazador más un ligero corrimiento, que entre el sarcasmo y el homenaje, da lugar a la metáfora poética, así opera su mirada, las imágenes en algunos casos funcionan como palimpsestos, restos, ruinas, carteles de comida rápida y carteles de Eva Perón superpuestos. En otros casos, son rizomas que combinan arquitectura y vegetales en el límite de lo visible, nos produce un  extrañamiento reforzado por el blanco y negro. La fotografía primero es el testimonio de cómo alguien mira y después el saber hacer con la imagen y aquí es cuando Claudio nos sorprende y nos da a ver algo que estaba ahí evidente ante nuestros ojos, como sucede en “La carta robada”, el cuento de Poe; en donde nadie ve la carta que había sido robada y que todos buscaban, el mejor escondite resulto ser ponerla a la vista de todos y así hacerla pasar desapercibida. Daniel Santoro

La segunda parte de esta propuesta se denomina “Arquitectura Peronista”. Aquí se muestra parte de la  obra arquitectónica del primer y segundo gobierno de Juan Domingo Perón, como ejemplos de un pensamiento plasmado en obras edilicias (la Escuela Calviño, el barrio Alvear, Villa Pueyrredón, la CGT, la Facultad de Ingeniería, el Teatro San Martín, entre otras).

Galería de imágenes:

mcevita triple con queso (1)

 

IMG_9295b copy

 

Claudio Larrea: nacido en Buenos Aires, estudió Periodismo e Historia del Arte en Buenos Aires y Técnicas Audiovisuales en Madrid. En 1986 comenzó su carrera profesional como director de  arte en la producción de imágenes de portadas y artículos para las  revistas Playboy, Rolling Stone, Cosmopolitan. En paralelo desde 1999 se inició como director de Arte en publicidad para Cinetauro. A comienzos de 2001 se trasladó a Barcelona (España) , fijando allí su residencia por nueve años . Durante ese tiempo se desempeñó como Director de Arte en videoclips (Kylie Minogue: “Body Language”) y en publicidad dirigidos por con Isabel Coixet, María Ripoll,  Cesc Gay entre otros. Simultáneamente, realizo diversos viajes fotográficos a La Habana, Nueva York , Estambul y Budapest. Concentrándose en paisajes urbanos y arquitectónicos. A comienzos del 2010, de regreso a Buenos Aires, comenzó a realizar un relevamiento fotográfico de la ciudad,  en un proyecto que se denomina :“El Amante de Buenos Aires”. Reconoce como sus  influencias fotográficas a Robert Frank, Horacio Coppola, Cartier-Bresson y John Szarkowski