Grupo ALMA: entrevista a su creadora y directora Susana González Gonz

0
12

La  coreógrafa Susana González Gonz, creadora y directora del Grupo ALMA, y la Compañía de Danza Integradora de Uruguay, dirigido por Victoria Pin, se presentarán el viernes 27 y el sábado 28 de septiembre en el Primer Encuentro Rioplatense de Danza Integradora. Ambos elencos incluyen e integran a personas con sillas de ruedas, poniendo en tela de juicio las condiciones que se le suelen exigir a los cuerpos danzantes.

El objetivo del encuentro es sensibilizar y crear conciencia a través de conferencias, talleres y espectáculos sobre el arte de la danza y la discapacidad, hacia un cambio de paradigma que incluya la diversidad y  fortalezca  la integración. Asimismo, el evento se propone jerarquizar el desarrollo de la Danza Integradora tanto en Uruguay como en Argentina, fortaleciendo los lazos  que hermanan a estos dos países.

El evento cuenta con la colaboración del Instituto Universitario Nacional  del Arte (IUNA); la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV). Cuenta, además, con el apoyo de la Secretaría de Cultura de la Nación.

GrupoAlma_0076

Susana González Gonz nos habla acerca de su grupo, de sus proyectos y de su concepción acerca de la danza.

Sabemos de tu trayectoria, pero nos gustaría conocer cómo surge en vos este proyecto del Grupo Alma.

Surge a partir del impacto profundo que me causó  el accidente de mi hijo mayor, deportista, que a  los catorce años, de un día para otro pasó a integrar la lista de los llamados discapacitados motores.Pasando lo urgente y lo importante de una situación tan traumática para toda la familia, a partir de un seminario de Danza Integradora en silla de ruedas, dictado por la doctora Gertrude Krombohlz de la Universidad de Munich en 1991, al que asistí con mi hijo –y después de regalarle  una milonga bailada con él, en su nuevo estado–, la doctora Krombohlz, dijo, “Dejo la Danza Integradora en las mejores manos de la Argentina”. Desde ese entonces, tomé con pasión ese legado, comprendí que se puede bailar en una silla de ruedas y que la danza puede recuperar la alegría de vivir.

¿Te sentiste apoyada inmediatamente?

No, no me sentí apoyada inmediatamente; me fue muy difícil, llegar a hoy. Sí he logrado el reconocimiento y el aval de instituciones: IUNA, CONADIS, INADI, AMIA, y la declaración de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad Autónoma  de Buenos Aires, pero no el apoyo económico. En muchos momentos sentí desazón, abatimiento, soledad, falta de comprensión y demasiado esfuerzo, sobre todo cuando un integrante decide dejar porque le salió un trabajo los días de ensayo o ante problemas de salud, lo que impide no poder realizar alguna función contratada. El Grupo Alma, primera compañía de Danza Integradora del país, no cuenta por el momento, con subsidios o esponsors para solventar sus gastos y producir sus obras. Nos han invitado en varias oportunidades a festivales internacionales, pero no hemos logrado viajar por falta de presupuesto. En realidad, hacemos una constante inversión de pasión, talento, tiempo y dinero.

¿Qué te aportó tu carrera de Psicóloga social para la conformación del grupo?

Mi formación como psicóloga social me aportó la capacidad de observar los diferentes roles que se manifiestan en todos los grupos humanos, ver cómo se comporta el cuerpo,  respiración, tensiones, miradas, gestos, en relación a los otros, y al mismo tiempo escuchar lo que se dice, lo manifiesto y lo latente. El cuerpo siempre nos cuenta algo, si sabemos leerlo.

¿Considerás que tu labor y la del grupo están suficientemente difundidas?

No, no están suficientemente difundidas, la Compañía que dirijo cumple 16 años, y yo particularmente hace más de 20 años que vengo trabajando en el área de la danza, la inclusión e integración de las personas con discapacidad. El tema de la discapacidad socialmente no tiene buena prensa. Otro aspecto por el cual muchas veces he sentido que estoy trabajando contra molinos de viento es la escasa conciencia social dada por la falta de accesibilidad física y sobre todo comunicacional: transporte escaso o inadecuado, taxis o remises que no nos quieren transportar las sillas de ruedas, baños inaccesibles, teatros  escasamente adaptados al público con movilidad reducida, pero totalmente inaccesibles a artistas con silla de ruedas, por lo que, aparte de actuar, tenemos que  ocuparnos de subir y bajar las sillas y las personas al escenario, armarles camarines especiales, etcétera.

Este proyecto que se fue haciendo realidad  paso a paso y tiene ya importantes raíces es lo que  mantiene viva mi voluntad para seguir más allá de los obstáculos. Por tal razón hemos puesto mucho trabajo y dinero para comunicación y prensa del evento que realizaremos el fin de semana.

¿Cómo se originó el proyecto de este primer encuentro entre Argentina y Uruguay?

Por el conocimiento y amistad que tengo con Lila Nudelman, bailarina, coreógrafa y docente de Uruguay, quien ha tomado seminarios y talleres de Danza Integradora que he dictado en Argentina y quien ha replicado un proyecto de las mismas características en Maldonado, Uruguay.

¿Cuál es esa otra mirada que querés provocar en el espectador a partir de tus espectáculos?

El cambio de mirada tiene que ver con cambiar las representaciones sociales que la sociedad toda tiene sobre la danza y la discapacidad, poder derribar los miedos que los seres humanos tenemos ante lo diferente y comprender que la persona con discapacidad es un ser humano que debe ser tratado como tal, no como pobrecito. Para producir cambios es necesario cuestionar la mirada del cuerpo perfecto, desandar prejuicios y liberar a los cuerpos de sus propias ataduras, alimentadas por la mirada social que rechaza a todos los cuerpos que no encajan en sus normas. Creo que en este nuevo milenio, los espectáculos del Grupo ALMA ofrecen la posibilidad de reforzar los derechos humanos, el arte y la cultura de todas las personas, dignificando la vida y los valores humanos más allá de las diferencias físicas o mentales. Invita a la sociedad a cambiar  la mirada sobre la discapacidad, a valorar la riqueza de la diversidad  a reencontrar la alegría a pesar de la adversidad y a descubrir el talento de las personas discapacitadas mejorando la accesibilidad comunicacional de todos.

¿Hay algún tipo de música que se preste mejor para tus espectáculos?

Todas las músicas son posibles, depende lo que queramos transmitir. La  obra que haremos en el teatro Roma de Avellaneda el viernes 27 a las 21 es Rueda de Tangos, con música  de grupos bien contemporáneos, como  Gotan Proyect,  Narco Tango y Bajo Fondo ente otros.

Sos una pionera en tu concepción de la danza, pero ¿sentís que a partir de vos puede haber continuadoras?

Sí, totalmente y de eso estoy feliz y muy orgullosa de abrirles nuevos caminos a los numerosos alumnos que he formado, hoy bailarines, coreógrafos, directores y docentes, que han multiplicando este maravilloso hacer en diversas instituciones del ámbito público y privado, haciendo sus proyectos en escuelas, centros de arte y salud, en relación con diversos grupos sociales, jóvenes en situación de calle, incluyendo personas con discapacidad. En este momento, toda la  actividad desarrollada es un referente importante a nivel social  en nuestro país y en el exterior, que va multiplicándose y dejando huellas, en el campo del arte, la salud y la educación para contribuir a cambiar las representaciones sociales que la sociedad tiene sobre la discapacidad el arte, la inclusión y la integración.

Relacionado con lo anterior, ¿qué proyectás para el futuro pensando en un crecimiento de tus propuestas?

Proyectar el futuro significa multiplicar lo realizado y crear nuevas redes sociales en el campo del arte,  la educación y la salud; contar con sustento económico para poder llevar nuestras obras a reencuentros artísticos en el exterior.Ya estoy gestando una nueva obra  que estrenaremos a mediados del  próximo año, la realización del Primer Encuentro Latinoamericano de Danza  Integradora para septiembre de 2014 y seminarios de formación en el interior del país. Además, proyecto poner en marcha ADIA, Asociación Danza Integradora Argentina, de la cual ya tenemos personería jurídica para poder movernos en otros escenarios y seguir construyendo redes para un mundo mejor. Los próximos pasos están dirigidos a tener una casa propia con salas de ensayo para crear una escuela y ofrecer más oportunidades para que las personas con y sin discapacidad puedan integrarse y mejorar los niveles de comunicación a través de la danza y apostar al Grupo ALMA para que este pueda vivir de lo que trabaja, dando más funciones  y talleres y capacitación donde sea requerido   

 

¿Podrías dar una definición de “belleza” a partir de tu propia labor?

No me gustan las definiciones cerradas porque la vida es compleja y está en cambio constante. La belleza la encuentro en cada clase, cuando veo a cuerpos muy limitados, que en pequeños movimientos, muestran todo su caudal sensible y expresivo, y en cuerpos  muy entrenados, cuando se entregan a lo que están haciendo y bailan con libertad dejando de pensar en la técnica. Me conmueve cuando estos cuerpos tan diversos se encuentran y surge en presente la danza, desde la verdad interna de los que bailan, sin artificios.  Encuentro la belleza también en lo imperfecto, porque frente al arte, la gravedad pierde su peso, lo denso se hace liviano, la oscuridad se vuelve luz, la discapacidad se puede transformar en  belleza y capacidad, y lo siniestro se vuelve maravilloso.

Acerca del Grupo ALMA

tango maraton 2011-0417

El Grupo ALMA incluye e integra a personas con silla de ruedas, poniendo en tela de juicio las condiciones que se le suelen exigir a los cuerpos danzantes. Es una Compañía de danza contemporánea pionera en Argentina, que promueve la Danza Integradora y hace realidad el concepto de inclusión y diversidad. Desafía los límites que impone la vida, a favor de una Danza accesible a todos que abre nuevas puertas a los bienes de la cultura y trasciende las barreras artísticas sociales y culturales Cada ser humano, cualquiera sea su condición, puede desplegar su potencial y hacer realidad sus sueños.

Objetivos del grupo:

  • Constituir una compañía con excelencia técnica y artística, que marque una nueva estética desde la ética de cada cuerpo
  • Producir un cambio de mirada en las concepciones actuales de danza y en la conciencia del público, para elevar el sentido de lo humano, haciendo realidad las utopías.
  • Crear espectáculos de alta calidad artística, haciendo visibles las capacidades y la belleza encerrada en cada cuerpo
  • Dejar de lado modelos prefijados, creando una nueva estética que no responde a cánones fijos de belleza; sino que considera el sentido ético y sagrado de cada cuerpo y alberga el texto personal de cada uno en el seno del grupo
  • Ocupar un lugar en la oferta de espectáculos del país y el exterior, generando nuevos públicos que hagan un aporte a la danza de este milenio.

1