Vacías

0
11

Humor y desfachatez para hacer temblar los cánones de la feminidad. En el Teatro La Ranchera

El misterio de lo femenino

¿Vacías de qué? ¿Vacías de todo o vacías de nada? Vacías, y puntos suspensivos después, porque esta obra que nos propone su directora, Vida Morant, nos deja perpetuos espacios para colmarlos de infinitos conceptos sobre lo que es ser mujer, una definición que nunca se acaba, que está en constante movimiento y siempre colapsando. De eso se trata “Vacías”, de quebrar los lugares fijos, de vaciar el abecedario en los cuerpos femeninos para volver a escribir sobre ellos otros conceptos, otros contenidos, otras historias probables.

Tres actrices en escena y tres feminidades completamente distintas unidas por una amistad que solo puede ser sostenida por el amor. Volver a la infancia una y otra vez para desenmarañar la esencia, jugar para encontrar una mínima respuesta o una máxima contemplación.

Con una escenografía en blanco, negro y grises, “Vacías” nos arroja cientos de interrogantes y nos clava el aguijón: “¿y si todo estuviera por hacerse?”. Ni blanco ni negro, ni hombre ni mujer, grises; grises en el medio, grises en los extremos. Borrar para volver a escribir, escribir para volver a borrar.

Vida Morant, Checha Kadener y Paula Diaz Martina le ponen vida a tres mujeres cuyas feminidades están definidas por su historia y no por sus corporalidades, y si están enlazadas por una honesta amistad, también lo están por un universo repleto de diferencias en cuanto a la sensibilidad, la soledad y las formas de enfrentarse a situaciones cotidianas y, sobre todo, a la existencialidad que casi siempre, resulta estar vacía.

Vacías” le corre el velo a lo evidente, se propone destejer conceptos más allá de los límites del mundo, nos ofrece una pizarra gigante para hacer borrón y cuenta nueva, o al menos, dudar de aquello que está escrito.

Vida Morant supo, con gran dosis de humor y cierta desfachatez, hacer temblar los cánones de la feminidad y remover las neuronas para que nadie intente responder “qué es ser mujer”. ¿O acaso alguien se arrogará el derecho de querer definirnos?

En el Ciclo 2013, la Legislatura Porteña declaró a la Obra de interés de la Ciudad para la promoción y Defensa de los Derechos Humanos.