Unasur Cine 2013: Diego Mondaca

1
8

Acompañando su película en el Festival Unasur Cine que terminó el pasado sábado, el director boliviano Diego Mondaca visitó San Juan y conversó con nosotros sobre este documental fuerte y revelador que es Ciudadela. Diego Mondaca presentó en este Festival su producción Ciudadela, donde vuelve, tal como en su corto anterior, a posar su mirada en ambiente carcelario. En este caso se trata de la cárcel de San Pedro, que tiene la singularidad que los presos pueden vivir con sus familias, donde la seguridad está a cargo de los propios reos y son ellos mismos los que garantizan el funcionamiento del centro de reclusión. AF: Habiéndote formado en la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños en Cuba cual fue el motivo que te llevó a encarar tus dos primeros trabajos en ambiente carcelario? DM: Creo que el desarrollo de mi trabajo en las cárceles, como fue en La Chirola, y en Ciudadela responde a unas preguntas que me comienzo a hacer sobre la condición humana, en esa capacidad del ser humano de volver a su forma, a levantarse después de un periodo psicológicamente muy hostil. En La Chirola y en Ciudadela sus personajes tratan de mostrar estos conceptos de resilencia, estos conceptos de la condición humana AF: En tu película Tonia Mechica, uno de los personajes, dice “estoy acá para no separarme de mi marido y estoy con mis hijos” ¿Enzalsás la fuerza de los pobres por mantener la unidad familiar a pesar de todo? DM: No. No creo que sea una condición de los pobres. Sí es de todos. Es nuestro carácter gregario, necesitamos estar en grupo para poder sobrevivir. Hoy la vida nos conduce al individualismo, pero es la condición de grupo lo que nos va garantizar esa supervivencia. AF: La religión, el folclore y el deporte se dan la mano en esta cárcel. DM: Sí. Es una cárcel construida sobre pilares parecidos sobre los que se construye cualquier sociedad, cualquier ambiente. Esta reproducción de manifestaciones dentro de una cárcel evidencia la necesidad de esta gente de participar y de comunicarse. AF:  El hecho que esta cárcel esté en una zona fuertemente aymara ¿tiene vinculación con las característica de la misma? DM: Claro. Bolivia es una país de indígenas. El 80% es indígena, entonces estas manifestaciones ancestrales se manifiesta de muchas formas, a pesar de toda la maquinaria de discriminación que tambien ha sufrido nuestra cultura AF: Tu objetivo parecería ser restituirles la dignidad de las personas que habitan esta cárcel de San Pedro. La construcción de una mirada ética que se acerque a ellos para desmitificar su mala imagen luchar contra cualquier tipo de violencia y marginación. No? DM: Sí, basicamente. Es un acercamiento respetuoso. Mi punto de vista es desprejuiciar estos espacios y dignificar la  vida de estas personas. AF: Tu película seria  un grito contra esa hipocresía, contra ese mundo invisibilizado? DM: Es una llamada de atención ante nuestra indiferencia, nuestro silencio a un espacio que recluye a una cantidad inmensa de personas que son tambien parte de la sociedad. AF: Como fue tu experiencia de exhibir Ciudadela en Santa Cruz de la Sierra que según nuestra mirada tiene un sector de la población fuertemente fascista? DM: bueno, es una pena que se tilde a Santa Cruz con ese tono tan complejo. Yo te diría que ese núcleo fascista que apuntas son cinco y esos cinco no representan nada en una sociedad día a día por ser incluyente, y luchando por encontrarse. La reacción ante Ciudadela fue muy positiva. Tuvimos salas llenas y el debate evidencia que esa ciudad es parte de Bolivia, lucha ser parte de Bolivia y en ese sentido eso demuestra que los fascistas son pocos y se van a acabara pronto. AF: Muchas gracias, Diego, por traernos Ciudadela. Una película que parecería que no dice nada pues simplemente reivindica la vida como un rayo de luz.

  • Roxana Russo

    Hermosísimo documental, riguroso, noble, transparente tanto en su relato como en su intención. Bien, Alfredo, por la entrevista con este talentoso director.