Unasur Cine 2013: Horas Extra

4
12

El diario más vendido de Ecuador es el sensacionalista diario Extra, de la ciudad de Guayaquil. El antropólogo visual Frantz Jaramillo registra en su documental un universo terrible y fascinante a la vez.

Horas Extra es una película de frases fuertes. Algunas están colgadas en carteles bien exhibidos en las paredes de la redacción de un diario sensacionalista, otras se dicen.

“Gritamos donde los demás susurran” parece una buena definición para pensar esa proyección en vivo de la miseria humana: asesinatos, choques, crines pasionales, sicarios, peleas callejeras. Acciones que tiene su correlato en la fotografía de cuerpos despedazados, golpes evidentes, mucha sangre siempre. Noticias que gritan desde la realidad de la vida violenta de una ciudad latinoamericana.

Horas Extra resulta la tesis de grado de un antropólogo visual, de FLACSO, el ecuatoriano Frantz Jaramillo. Una experiencia bien desde adentro del periodismo más sensacionalista. La referencia inevitable es la pionera Tinta roja de los argentinos Céspedes y Guarini, un documental inaugural también en el método de observación documental que este documental usa parcialmente.

Entrevistas de escritorio y salidas con los cronistas a la calle culminan en una pieza que resulta atrayente, una película enamorada de su objeto. Llama la atención la antigüedad de los empleados de la redacción: 15, 17, 20 años, la mayoría habiendo pasado por distintos puestos: un buen periodista tiene que escribir de cualquier cosa. El cualquier cosa es deportes, farándula, prensa roja. Esto último es, claro, el fuerte del diario de Guayaquil.  “La gente nos trae sus muertos a la puerta del diario, porque saben que la única justicia que van a recibir son las fotografías que les sacamos.” Esta especie de periodismo justiciero que la pelicula redime.

“En fila violaban a su hija de 9 años”. “Fue por dinero y salió paralitico”. Titulos en rojo y letras grandes. El amarillismo miente, el sensacionalismo produce emociones. Algo de esto nos queda claro, y la película se ocupa de inspeccionar los secretos del éxito: un publico popular ávido de situaciones privadas extremas, seducido por titulares shoqueantes, fondos de color y de vez en cuando chicas con poca ropa. En definitiva, un trabajo que se trata de pensar qué es lo que va a provocar circulación

Como curiosidad el editor general de diario Extra, Henry Holguín (foto del copete) a quien llamaban El verdugo de la cronica roja, falleció de un infarto en diciembre de 2012 y la crónica de su muerte es generosa en detalles sensacionalistas, http://extra.ec/ediciones/2012/12/08/cronica/se-apago-la-vida-de-henry-holguin/

Compartir
Artículo anteriorJorge Sanjines: entrevista
Artículo siguienteAdiós Ayacucho
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.
  • Remache Elva Cecilia

    Felicitaciones: Adriana Portela por su lectura analítica y visual de la realidad sociocultural de un país que como otros de Latinoamérica que se devela en el documental de Frantz Jaramillo en “Horas Extra” , cuando nos permite visualizar como muchos profesionales en comunicación, sociólogía, docencia entre otros, miran de soslayo, como diciendo ¡ no hay más ciego que el que no quiere ver! y pasan por la vida sin detenerse a meditar o ha cuestionarse cómo se genera esa violencia, ¿ que es parte de nuestra cotidianidad. que es lo que irónicamente produce esa seducción en el lector, ¿ realización y subsistencia a quienes optan por la especialidad del sensacionalismo? ¿satisfacción subliminal de la justicia en grupos humanos excluidos? ¡sí! eso es gritar en susurro desde la entraña del monstruo y desentrañar el lado oscuro de la luna para acelerar el proceso lento de un falso desarrollo. Frantz nos reta ha desmitificar realidades y asumir compromisos. sociales.

  • En nuestro país, la crónica roja, es un tema “tabu” o prohibido para ciudadanos metidos en el armario… La imagen objetiva de un hecho -descrito tal como está allí en la calle- que el propulsor de este estilo Politzer, es un asunto periodístico de doble entrada: “consitar atención del público y garantizar la sustentabilidad del medio”…. Claro que hay detractores, por lo general los periodistas pacatos, que prefieren maquillar o deformar o esconder esa realidad que se expone impactante, descarnada y sangrienta. Enfrentar a traves de un documental filmico la interioridad de un medio declaradamente “sensacionalista” como es el Extra, es un reto, y es valiente, y permite descubrir que en el núcleo de ese medio, hay seres humanos, profesionales con experiencia que hacen lo suyo, orgánica, sistemátática y sustentadamente, Que desde su posición y convencmiento tienen una base ética, que debe respetarse (libertad de expresión) estemos o no de acuerdo conesa tesis profesional. HJ

  • Leedor.com

    Hola Elva y Eduardo. Gracias por sus comentarios. Esta película nos hizo descubrir a los que la vimos en esta función de Unasur 2013, no sólo a mi, sino a otros colegas tambien una realidad profesional de periodistas reales que salen a la calle a buscar la noticia y en los que, como decís Eduardo, hay claramente un amor tremendo por el trabajo que hacen. Es bastante clara la diferencia entre el amarillismo y el sensacionalismo que la pelicula postula. Por lo cual, el sensacionalismo en esta critica no esta usado despectivamente sino como un valor concreto de enfrentarse a ese mundo de sensaciones que es la cronica roja. Un saludo a ambos

    • es irónico que el premio más ambicionado por lo periodistas profesionales, análogo al nobel en literatura, es el Pulitzer, es decir, creado por el sustentador de la “crónica roja” cuestionada por quienes propugnan o se escudan en el amarillismo; sinembargo éstos ambicionan algún día lograr el premio Pulitzer por su labor, que muy pocos obtienen en el mundo. Yo considero que no es el soporte ni la forma cómo se expresa un hecho, lo válido el contenido e impacto de ese hecho, y que por lo general se lo encumbre en una sociedad pacata, por lideres pacatos y por comunicadores pacatos. La alternativa en socidades como las nuestras es la denuncia frontal de las desigualdades y lo que hoy se conoce como “asimetrias” que no es más que la explotación social y el ejercicio tiránico del poder con otro apodo… Es necesario aprender a leer los mensajes comunicacionales de los medios, con autonomía ideológica y críticamente, y a esto sí debe termerse por parte de quienes han hegemonizado el liderazcgo en sociedades caracterizadas por esas “asimetrías sociales”.