Un deseo que reabre posibilidades

1
14

A propósito del intento de cierre del espacio cultural La Casona de los Olivera, en la ciudad de Buenos Aires, las acciones e intervenciones artísticas salen a confrontar e invitan a un conjunto de acciones.

Crear hoy es crear peligrosamente”

(Albert Camus)

“Nada es lineal, entonces, todo acontece en un sinfín de pliegues,

porque por debajo de ese juego macropolítico hay una miríada

de interacciones micropolíticas produciéndose

a las que siempre hay que estar ligado,

porque allí siempre se reabren las posibilidades”

(Suely Rolnik)

 

I- Cuando el deseo toma la calle

En el transcurso de los últimos años se ha venido prestando mayor atención a una cierta política de enunciación y apropiación colectiva dentro de las prácticas artísticas contemporáneas. La misma se caracteriza por la subversión de la lógica del intercambio y negociación hegemónica en favor de un concepto de apropiación basado en el deseo, el cual se mueve más allá de intereses económicos y/o institucionales. Estos gestos comparten un sello liberador, una reflexión al interior de las dinámicas de consumo y  negociación dominantes, así como un claro anclaje en su contexto social inmediato que intenta quebrar paradigmas de las estructuras tradicionales tanto en la teoría como en la práctica.

Uno de las caminos de este tipo de políticas y prácticas se manifiesta en la “Acción en la reja” realizada desde La Casona de los Olivera, en la ciudad de Buenos Aires. A partir de una Convocatoria para acciones e intervenciones artísticas, vecinos y empleados crearon un ¨Plan de Resistencia y Fortalecimiento¨ que consiste en el señalamiento del cierre y abandono del Centro de Arte Contemporáneo que funcionaba en los recintos de esta casa.

Dicha planificación comenzó con la colocación de un cartel sobre la reja perimetral de La Casona, informando su cierre que, debido al buen estado general de la fachada del edificio, no se advertía. Según los agentes que llevan a cabo esta acción, la importancia del plan acordado consiste en informar y visibilizar esta irregularidad al tiempo que defiende y exige el cumplimiento de la Ley 1153 de gestión asociada. Dentro de esta estrategia, se realizan acciones artísticas que se desarrollarán los días domingo, acompañadas de charlas, visitas y experiencias que retoman el lazo directo del espacio cultural con la comunidad.

Bajo la declaración “Para defender la apertura de La Casona de los Olivera, para que siga siendo un espacio de desarrollo para los artistas de la ciudad, para que los chicos de las escuelas sigan aprendiendo sobre su patrimonio y sobre el arte, para garantizar la continuidad como espacio de encuentro social con el arte y la cultura”, cada acción propuesta por quienes participan en esta campaña se formula como una respuesta a la insolvencia de la gestión y compromiso de la actual administración para la creación y mantenimiento de infraestructuras institucionales.

Al respecto, las acciones que acompañan el plan desarrollan una clara metodología de evidenciación que, dirigida a la comunidad, entiende a la práctica artística como un producto colectivo donde el deseo se convierte en la capacidad principal para el cambio y la fundación de nuevos paradigmas de acción cultural. El mismo comienza aquí a tener lugar de una manera simple, ensayística, tentativa: a través de una serie de acciones, eventos y encuentros informales donde se trata de construir y responder a una situación particular.

Teniendo en cuenta estos indicios, “Acción en la reja” politiza, haciendo común, las tácticas individuales, mediante su presencia visible y colectiva, en un claro intento de asentar prácticas de resistencia que nos obligan a pensar críticamente sobre la discontinuidad estructural y ambivalencia que existen en nuestras instituciones culturales. De esta manera, las acciones que se realizan buscan mecanismos integradores producidos por artistas, trabajadores del campo artístico y personas en general a quienes los inestables procesos de acción estatal sobre la cultura convierten en precarios. Su formato surge como un experimento, con la intención de extender el área de influencia hacia sectores de la población generalmente extraños al medio artístico-cultural. Poniendo especial foco de atención en que la gente tenga conocimiento y apreciara el impacto de la vigente política cultural y las reformas que la misma tiene en sus vidas cotidianas, este tipo de prácticas es el camino posible para hacer visible el desacuerdo, anhelando que tal visibilización política pueda inspirar otras cooperaciones que tuvieran lugar más allá del campo artístico, en la concientización y deseo de ser-pensar-hablar desde un espacio común, compartido desde la condición afectiva de una práctica precaria y frágil.

 

II- Prácticas afectivas

Estos proyectos vinculares y de fuerte carácter ético-político caracterizan la orientación social de las intervenciones que lleva adelante “Acción en la reja”. En conjunto con la metodología empleada que sostiene este tipo de interacción están las tácticas afectivas utilizadas para hacer posible, desde el deseo, un sentido de colectividad durante la experiencia artística. La experimentalidad y el juego parecen ser las insurrecciones necesarias para que la resistencia se construya desde un conjunto social heterogéneo. Para abrirnos a este deseo de participación, algunos de los proyectos artísticos presentados en esta primera etapa de “Acción en la reja” utilizan elementos estratégicamente afectivos y reflexivos con el propósito de cultivar una atmósfera de articulación y relación.

Proyecto carreradeautitos experimentales dispositivos y artefactos (1)

En el proyecto “Carrera de autitos”, los artistas inauguran el juego, una de las funciones elementales de la vida,  pidiendo la participación activa de la gente a partir de una convocatoria de autos y artefactos. Las reglas se crean y recrean teniendo en cuenta las condiciones de cada situación específica de acción [1]. Por otro lado, los flujos del deseo fracturan los límites de circulación de la información y sus formas en el proyecto “Busco Leedor” de las artistas Cecilia MAGNO y Silvana CASTRO. Se trata de una edición de distribución gratuita, autogestionada y publicada semestralmente para circular en el entorno urbano. Cada número de la publicación, a partir de una consigna, convoca a 10 artistas para que la intervengan con imagen, texto, reflexión o poesía-visual [2].

Cecilia Magno & Silvana Castro_Proyecto editorial Busco Lector (1)

La línea del afecto, que construye el plano de la acción, resulta productiva en estos proyectos por su naturaleza transformadora. Su carácter nos permite deslizarnos hacia una posición paradójica entre lo “real” y lo “no real”, en el sentido que incorpora palabras, gestos y objetivos “reales” que se enmarcan en un contexto nuevo e inmaterial, creado en un tiempo y espacio determinado.

Los beneficios de este desplazamiento de categorías, disciplinas y terrenos de diálogo permiten al deseo enfocarse en ciertos modos en los que se puede al menos comenzar a poner en cuestión la división clásica del trabajo artístico, la dinámica que supone a un nivel de gestión pública y lo que la misma puede manifestar al interior de la sociedad. Así, las prácticas afectivas pueden estimular un deseo de participación que ayuda a crear una comunidad espontánea aunque se construya desde un lugar precario, aparentemente vulnerable. Enseñando un nuevo sitio de resistencia, el afecto y el deseo garantizan la libertad de movimiento a través de la cual se potencian los encuentros que atraviesan diversos planos de la estructura social.

III- Palabra, acción y encuentro

Sin duda alguna, el deseo beneficia la configuración de la experiencia en La Casona. Dejando atrás consideraciones en las cuales el deseo significa carencia y limitación a un tipo de ejercicio pasivo de la imaginación, estas acciones lo resitúan como intensidad capaz de alterar composiciones del cuerpo social y de sus estados normalizados; siendo él mismo el que produce lo real, involucra sus fuerzas en todos los procesos de producción de la vida. Esta concepción en torno al deseo ayuda a discutir las maneras en las que se crean conexiones, transiciones y dislocaciones que tienen el potencial de producir entidades de reflexión, extendiendo nuevos modos de interacción.

Me gustaría retomar el argumento que Félix Guattari le supo entregar al deseo. El autor señala que para que la fuerza del deseo sea emancipadora y no restauradora de un orden de dominación debe ser colectiva; debe extenderse a través de todos los estratos sociales y de allí a la calle. Para él, “el deseo liberado significa que el deseo escapa al impasse de la fantasía privada: no se trata de adaptarlo, socializarlo, disciplinarlo, sino de conectarlo de tal manera que sus procesos no sean interrumpidos en el cuerpo social y que su expresión sea colectiva”.

Esa fantasía privada, que sujeta y somete las líneas de fuga del deseo en el orden social,  cobra vital importancia en la obra de OMAR OMAR a través de un trabajo de apropiación y deconstrucción de una frase de Jean Baudrillard: «´I´ll be your Mirror´, ´Yo seré tu espejo´ no significa ´Yo seré tu reflejo´ sino ´Yo seré tu ilusión´» [3]. En esta preposición, la seducción pasa a ser un instrumento capaz de hacerle frente al poder ya no desde sitios de supremacía jerárquica, sino que lo hace a partir de un lugar menor notando que lo real es construido. El artista evidencia las relaciones entre la seducción y el poder a partir del juego del lenguaje, un lenguaje que se reterritorializa en una actividad concreta que edifica, encima de un espacio propio, un texto que tiene poder sobre la exterioridad de la que antes ha sido aislado. Reflejo e ilusión nos retan a dejarnos atrapar por la seducción, simbólica y formal, de un lenguaje en el que continuamente, evocamos y captamos al otro y es en ese juego con el otro donde encontramos nuestra propia identidad; una nueva política de la forma se despierta para afectar los modos de producción de subjetividad socialmente impuestos.

OmarOmar_Yo Seré Tú Reflejo, Yo Seré tú Ilusión-2013-stencil sobre cartón (3)

Es precisamente al hacer visibles aspiraciones sociales y acciones “ilegales” que tanto la práctica artística, el deseo y la política de apropiación colectiva se actualizan mediante la campaña de “Acción en la reja”. Adoptando una estructura política rizomática, flexible y en conjunción con prácticas performativas, se mantiene una continua coreografía transversal entre diferentes contextos y terrenos. En esta campaña se hace posible pensar algunos agenciamientos en los que nuevos encuentros y relaciones puedan formar espacios micropolíticos a los cuales, como señala Rolnik, “siempre hay que estar ligado, porque allí siempre se reabren las posibilidades”.
Para más información:

[1] – Proyecto “Carrera de autitos”

Artistas: Valeria Dalmon, Lautaro Yepes, José Oms, Diego Dubatti, Mariano Sivak.

www.carreradeautitos.blogspot.com.ar

 

[2] – Proyecto editorial “Busco Lector”

Artistas: Cecilia Magno y Silvana Castro.

www.castromagno.blogspot.com.ar

[3] – Proyecto “Yo Seré Tú Reflejo, Yo Seré tú Ilusión”

Sténcil.

Artista: OmarOmar.

www.omaromar.com.ar

 

Lugar: La Casona de los Olivera (Av. Directorio y Lacarra, Parque Avellaneda)

Cronograma de acciones: Días domingo 8 y 22 de septiembre,  6 y 20 de octubre y 3 de noviembre a partir de las 15hrs.

 

  • Sergio Rodríguez

    Nos encantó y apoyamos la iniciativa. Muy lindo todo lo que estuvo, excelente lo de Busco Lector.
    Sergio