Desde Córdoba: Una visita al Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Caraffa

0
11

El Museo Emilio Caraffa es un espacio de privilegio para el Arte Contemporáneo no sólo por su renovada arquitectura, sino por lo que implica como lugar de exhibición. Sus muestras son renovadas periódicamente. Esto permite al espectador ver en simultáneo todos los meses a artistas consagrados y emergentes, tanto de nivel nacional como internacional, los cuales trabajan en diferentes disciplinas.

images

A partir de las modificaciones edilicias realizadas en el 2007 el MEC triplicó su espacio expositivo ofreciendo  no sólo seguridad, sino control ambiental.

Actualmente el museo está exhibiendo:

Carmelo Arder Quin: La invención lúdica

Actualmente puede verse una retrospectiva del uruguayo Carmelo Arder Quin, quien presenta por primera vez su obra en la ciudad de Córdoba. La misma  reúne pinturas, esculturas y documentos de este pintor, que inaugurara en el 30 una obra cuyo lenguaje es genuinamente geométrico.

Quin es el fundador de la “Revista Arturo” en los inicios del “Grupo Arte Concreto Invención” y el “Movimiento Madí “ desarrollado en Buenos Aires. Previa influencia previa de Joaquín Torres García coterráneo del mismo.

Los elementos que definen su obra son el movimiento, el ritmo y el plano todos en continua expansión conceptual.

Una excelente y completa retrospectiva de una obra radical que obedeció a la dialéctica del “Manifiesto Arturo”.

 

Oscar Brandán: La estética del devenir

El cordobés Oscar Brandán inicia su actividad en 1958 de manera autodidacta ya la vez como alumno de Ernesto Farina en Córdoba, y de Vicente Forte en Buenos Aires, formándose posteriormente en la UNC.

En 1966 impulso la creación del Primer Festival de Formas Contemporáneas.

Su obra da cuenta de diferentes lenguajes, escultura, dibujo y pintura. Sus instalaciones lo colocan como un precursor de estas en Córdoba.

Esta retrospectiva le permite al espectador incursionar en una estética cuya densidad tanto cromática, como sicológica nos muestra sus escenarios metafísicos, y sus personajes espectrales.

 

Luciana Bertoloni: La piel está fría

Luciana Bertoloni nace en 1973 y estudia en la Escuela Provincial de Bellas Artes.

Esta muestra abraca su producción de los dos últimos años. La misma gira en torno al universo de la infancia.

Desde la técnica de combinar Hierro, Fibrocemento y Vitrofusión crea juguetes e imágenes, como un modo de retornar a la infancia. Estos objetos y personajes nos hablan de la magia, de la inocencia, pero también de la vulnerabilidad, de allí el cruce con lo lúdico y lo dramático.

Al preciosismo y a su impecable factura se suman la forma, la ingenuidad y el frío que nos ofrecen sus objetos.

 

Carlos Gómez Centurión: Digo la cordillera, el viaje como obra.

Las pinturas de CGC son literalmente un viaje a la tierra, donde conviven lo conocido con lo desconocido y lo efímero con lo eterno.

Con un equipo conformado por el ingeniero Xavier Ochoa, por el cineasta Gustavo Muñoz, el poeta Gustavo Romero Borri y en un viaje posterior con el semiólogo Cristián Varela y Fernando Farina, su curador, y con un cargamento tirado por mulas, CGC se sumerge en el mundo secreto de la montaña. Allí escucha su lenguaje, el que luego traslada a su obra. Sus grandes telas traducen esa mirada, que va hacia una memoria abierta.

 

Rodrigo Fierro: Entre flores y hielo

Una muestra fotográfica cuyas marcas son la creatividad, y el testimonio de una pregunta que indaga sobre los fenómenos del mundo en que vivimos.

Botellas de agua recortadas con un bloque de hielo dentro con flores y plantas de las Sierras de Córdoba en transparencia.

El colorido y la belleza de esta naturaleza congelada alude al género de la “naturaleza muerta”.  A la vez que invoca a la práctica japonesa de la Ikebana. Estas fotografías, que son resultado de un proceso nos transmiten un cuidado por la naturaleza, en cuyas imágenes congeladas vemos tanto un ejercicio estético, como espiritual.

 

Walter Páez: Por una Famatina libre

A una imaginación genuinamente surrealista, se suma un alegato a favor a Famatina, gigantesca montaña amenazada por la megaminería, la que Walter conoce desde su Chilecito natal.

Dibujos, pinturas, grabados, objetos donde confluyen el humor y el sentido artesanal  conforman su propuesta artística. En ella se cruzan el expresionismo abstracto, con el surrealismo arriba mencionado en una mezcla libre de colores y figuras , que nos hablan de la exaltación  del poder de la imaginación contra una civilización mecanizada.