Sandro, San Martín y Cristina Coll

1
10

En este feriado argentino que recuerda a uno de los dos grandes Libertadores de América, José de San Martín, se dispara esta relación libre a partir de la contundente obra de la artista Cristina Coll, su Juana Azurduy.

- Publicidad -

Pensando en José de San Martín y en Juana Azurduy, cuyo monumento ha desatado una disputa simbólica instalada desde lo político, con el nuevo slogan transversal: Colón o Azurduy, que involucra no solo a la inexistente gestión cultural metropolitana con las terminantes decisiones del gobierno nacional, sino a debates historiográficos, feministas, anticolonialistas, estéticos e intelectuales, todos profundamente mediáticos además, arribamos a este 19 de agosto, cumpleaños de Sandro (Roberto Julio Sánchez 19 agosto de 1945 – 4 enero 2010).

Y lo primero que surgió en la mente fue este trabajo,  inolvidable, de la artista argentina Cristina Coll. Aquí está para verlo y luego seguir la lectura.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=lvECw59ik1Y[/youtube]

Cristina Coll exhibió este video en el Panteón de los héroes, la impecable muestra curada por Isabel PlanteSebastián Vidal Mackinson en referencia a las celebraciones del Bicentenario, que tuvo lugar en Fundación OSDE, del 31 de marzo al 28 de mayo de 2011.

En la narrativa que proponía toda la exposición, esta pieza fluía maravillosamente, porque aparecía justo cuando el discurso propuesto podía parecer un tanto historicista, incluso academicista. En realidad, funcionaba en simultáneo, porque podía escucharse al ir llegando al punto que la circulación preveía, pero sin comprender bien qué era. Acompañaba el caminar, el observar, y otro detalle muy interesante desarmaba cualquier intento cronológico posible de reconstruir, cosa que hubiera sido lógica pensando que era justamente, una muestra relacionada al aniversario de los 200 años de historia.

Pero no era cuestión solamente de que esa imagen paródica, irrespetuosa, post-histórica que había logrado Cristina Coll con su fotoperformance funcionara aquí, en Buenos Aires. La pieza fue llevada luego a Lima por nuestro proyecto Itineraria que llevamos adelante con Laura Reginato, para la sección Derivas. Esto significó que, en el patio de la escuela de artes Corriente Alterna de Lima, con profesores, alumnos, artistas, en pantalla gigante, con una terrible luna limeña, el 7 de noviembre de 2011, con los parlantes al taco, como se diría coloquialmente, resonó otra vez Sandro y las imágenes de Cristina Azurduy llorando a su marido Padilla, con solo su chaqueta roja de soldado de Güemes y el ojo de la cámara captando sus rasgos mestizos y dolientes. Y en Lima, funcionó.

Pero hubo más. Después de esto fuimos a Valparaíso, al Encuentro de Críticos y Curadores de Photoespaña, dirigido por Gerardo Mosquera. El 10 de noviembre me tocaba leer una ponencia, con Anna María Guasch de interlocutora (nada menos), y mi trabajo versaba justamente sobre la heterotopía/heterocronía/utopía de ese otro Desde Aquí, el que podían proponer, cada una desde un registro de disparos distintos, la obra de Cristina junto a la de la fotógrafa argentina-estadounidense, Alessandra Sanguinetti. Y Cristina, obviamente impactó.

Argentina, Perú, Chile, son los países que San Martín unió en su recorrido, ese San Martín que supo decir que él, ante todo, era americanista, como la Juana, y por supuesto, como Sandro de América. Entonces, a recorrer recordar tejer escuchar estos micro atlas recónditos que hacen a otra política de imágenes y sonidos que nos confronte y nos recoloque en otras preguntas, en este feriado de todxs.